Relato porno Trío con desconocido del gym y mi novio xxx

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

3.44 / 5 (9 votos)

Trío con desconocido del gym y mi novio

Categoría: Trios Comentarios: 0 Visto: 1750 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 30/10/2016, por: Anonimo

Eran ya las 8 de la tarde, un martes de trabajo agotador. Estábamos en el gimnasio mi pareja y yo. Para poneros en situación, es un gimnasio pequeño donde más o menos nos conocemos todos pero a veces compran bonos turistas que están en hoteles cercanos o trabajadores que pasan días en la ciudad.

Mi chico, como siempre, estaba ensimismado con su rutina de pesas y yo, haría solo cardio porque tengo un reto de evento de spinning por delante.

Cuando llevábamos una media hora, veo aparecer un tío con pinta de extranjero, buen cuerpo, sin exagerar pero una mirada muy morbosa. Pasa por mi lado y me dice “Buenas tardes” en perfecto español y se sienta en la bicicleta estática detrás de mi elíptica. Noto que me está mirando, me giro de reojo y le pillo mirándome el culo con disimulo, a mi, que estos juegos que me encantan, me apetece ser un poco mala y le doy juego. Saco un poco de culo y pongo posiciones un tanto forzadas, me giro y sonrío mientras él se pone rojo pero ya no disimula tanto.

Después de un rato, Alex, mi pareja, viene a preguntarme cómo voy y explicarme lo que le queda todavía, el chico extranjero nos mirar con cara de tristeza, se le termina el juego. Pero no, aprovecho y le doy un pellizco al trasero de Alex mientras le miro a él sonriendo y de nuevo me mira morbosamente.

Es momento de descansar, voy a la máquina de agua a rehidratarme y a los pocos segundos el extranjero (Brian, de aquí en adelante) se me presenta y me explica que está aquí para unas reuniones de trabajo, es irlandés pero vive en Holanda y trabaja como representante de unas bebidas energéticas, sólo estará aquí hasta mañana y todo me lo cuenta en un perfecto español. Veo que mi novio mira desde lejos intrigado, -a mi esas situaciones me dan calor, me gusta su punto celoso-. Así que no me corto y cuando Brian pasa por delante mia para beber, saco un poco mi culo para que inevitablemente me roce fuerte contra él. Brian se ríe de manera nerviosa y me dice que cuidado, que tampoco es de piedra.

Alex, ya se había dado cuenta de todo, por lo que se acercó sabiendo lo que podría pasar. Propusimos a Brian ir a tomar unos vinos por la zona céntrica de Zaragoza, lo que se conoce como el tubo. Entre risas y copas de rioja, íbamos hablando de la vida y cosas banales, hasta que sentada entre los dos, sin preámbulos decido poner mis manos sobre sus entrepiernas, tocando lo suficientemente para notarlo todo, pero sin moverlas de ahí. Unos segundos, sólo unos segundos fue lo que tardaron ambas pollas en ponerse tan duras como una roca. Buena señal.

Les propuse ir a mi piso, está a escasos 2 minutos paseando y así poder “terminar mucho mejor un largo día”.

Al llegar a casa, dejamos  nuestras bolsas del gimnasio en la entrada, y al llegar al salón Alex empieza a besarme con mucho desenfreno y Brian, con mirada incómoda no sabe dónde mirar. ¿La solución? Le meto mi mano dentro de su pantalón, que lleve chándal ayuda mucho. No la tiene nada mal, no es muy grande pero noto que es gruesa al abrazarla con toda la palma de mi mano. Le pajeo por dentro del pantalón y noto como resopla de placer. Paro. Miro sonriente a los dos, ambos rojos por el exceso de vino y calentón. Le pido a Alex que vaya a la cocina y nos sirva una última copa de vino. Brian aprovecha que ahora está más cómodo, no está acostumbrado a verse en una situación así. Nos sentamos en nuestro sofá y sin mediar palabra me abre las piernas y me acaricia el coño por fuera de mi pantalón, también de chándal. Se decide y mete su mano, tiene los dedos fríos pero grandes, sabe dónde tocar para hacerme sentir mucho placer en segundos. Me mira, saca los dedos y se los chupa para seguir tocándome más fuerte.

En ese instante aparece Alex con las copas y me ve a mi, sentada abierta de piernas en el sofá con Brian masturbándome con rápidos movimientos de muñeca y gimiendo de placer. Así que se acerca, se pone al otro lado y después de darme un beso en la mejilla empieza a darme lametazos por el cuello. No puedo más, estoy muy muy caliente, estoy relajada en mi sofá, mientras mi novio me come el cuello –sabe que me vuelve loca- y un tío que acabamos de conocer me está masturbando. Giro mi cabeza hacia Alex y nos liamos, no puedo evitar morderle el labio del placer que me está dando Brian. Cada vez me toca más rápido, no puedo controlarme. Alex le pide que me toque más rápido, que me corra ya.

Espasmos recorren todo mi cuerpo y un orgasmo larguísimo me hace disfrutar de unos de los dedos más morbosos de mi vida. El morbo ha hecho incrementar muchísimo el placer. A estas alturas creo que los dos estarán muy cachondos, así que les pregunto si les apetece follarme. La respuesta es obvia.

En el mismo sofá, me quito los pantalones y las braguitas primero, el sujetador deportivo por último y Alex me coge con un hábil y sutil movimiento para levantar mis piernas y darme un lametazo que me recorre el coño entero. Acto seguido me mete su dura polla, me encanta, había conseguido ponérsela como una piedra con lo de antes. Empieza a metérmela despacito pero enseguida va subiendo el ritmo y la fuerza con su pelvis. Brian, desnudo, se pone a mi otro lado sentado en el sofá con su polla bien tiesa. Yo se la cojo fuerte, le pajeo con movimientos fuertes pero lentos, se la retuerzo despacio y vuelvo a pajearle. Decido ir más allá y le doy un lametazo en el glande, y bien mojado sigo masturbándole. Me hace gestos para que pare y despacio, entre dientes me dice que le gusta demasiado. Entiendo que si sigo así se va a correr pero es lo que me apetece que haga. Mi novio me folla cada vez más fuerte mientras me dice que se la chupe a Brian. Dicho y hecho, giro un poco mi cabeza y lentamente meto toda su polla en mi boca. Al hacerlo, Alex empieza a metérmela muy fuerte y noto como se le pone durísima. Se la chupo muy rápido, la meto y saco de mi boca mientras le acaricio los huevos. Estoy muy mojada. Noto su polla dura dentro de mi boca mientras mi novio me está follando muy fuerte y cada vez se pone más cachondo, ¿Qué más puedo pedir?.

Brian no puede más, es momento de agarrar su polla y pajearle muy rápido a la vez que le lamo suavemente la punta. ¿Dónde quieres correrte? Le pregunto. Y me dice que en mi mano, que lo haga rápido.  Sigo cada vez más rápido y cuando está a punto envuelvo toda su polla con mi mano y noto como su corrida sale descontrolada, llenándome la mano y muñeca entera con un largo gemido suyo de placer. Alex aun no ha terminado, cuando bebe alcohol tarda mucho, por lo que sigue dándome sin parar. Brian sigue sentado a mi lado, expectante, y yo sigo con su polla junto a mi mano y a dos centímetros de mis labios, me da muchísimo morbo. Alex, me coge fuerte de las piernas para levantar más mi culo, siento que me quiere reventar, me la mete con muchísima fuerza y rápido. Me vuelvo loca, no sé ni dónde agarrarme. Sigue y sigue hasta que noto esos calambres que te hacen sentir que vas a correrte muy pronto. Él lo sabe perfectamente y me pide que me toque el coño a la vez. Soy obediente y estoy cachondísima, le hago caso. Me toco todo lo rápido que puedo mientras el me folla muy rápido, cada vez más, noto sus pollazos entrando y saliendo con fuerza, hasta el fondo. Yo no aguanto más y me corro tocándome, entre gemidos y espasmos el da un último acelerón y se corre dentro de mi coño.

Una vez terminada la acción, yo me fui a la ducha mientras ellos se limpiaban. Se pusieron a hablar de cosas de hombres hasta que yo salí, nos terminamos la copa pendiente y nos despedimos de Brian. Alex y yo nos quedamos viendo una peli en el salón hasta que como siempre, me quede dormida apoyada sobre su hombro. Y así fue como arreglamos un duro y cansado día de trabajo.

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR