Relato porno Toda para ti Heitch xxx

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

3.00 / 5 (8 votos)

Toda para ti Heitch

Categoría: Erotismo y Amor Comentarios: 0 Visto: 7595 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 04/08/2014, por: admin

¿Prefieres porno de calidad antes de leer? CLICK AQUI

Ese dia ya no me importo nada. Recuerdo la ansiedad que tenia por ese momento proximo a suceder.
Yo ya sabia lo que él habia estado haciendo mientras trabajaba lejos de casa, y entonces pense porque motivo no podia hacerlo una vez yo tambien. Si a fin de cuentas él no respeto su palabra de fidelidad. Y aunque no sea de esas personas que pagan de la misma forma que fueron lastimadas, en este caso podia hacer la excepcion.

Cuando sono el timbre aquella noche, mi corazon latia tan fuerte que parecia lo tenia en la garganta. Alli estaba Heitch. En el primer instante me agarro la culpa y remordimiento previo, no queria abrir la puerta. Queria que se fuera y no deseaba hablar del tema nunca mas como si no hubiese pasado nunca ni por mi cabeza.
Pero lo hecho esta, tampoco tenia que dejar de validar todos los deseos que alguna vez tuve. Asi que dije: -Es mi momento-.

Mientras él subia a mi dpto. yo repasaba todos los detalles que habia preparado cual tonta en su primera cita. Aunque ciertamente era la primera vez que hacia esto, por ende valia estar algo nerviosa.

Nos conocimos en un trabajo que yo tuve. Trabajaba en el mismo sitio que yo. Cada vez que nos cruzabamos nos mirabamos y tirabamos algun bocado para sacar al menos 3 minutos de charla. Cuando no me registraba (por hacerse el interesante/o porque durante un tiempo estuvo noviando con alguien de ese mismo lugar), deseaba que me hablara de cualquier manera. Lo saludaba con un simple -Hola- y no recibia ni una mirada. Posteriormente cuando él notaba mi desinteres; buscaba algun momento para excusarse, pero eso no me simpatizaba.
Yo tambien estaba de novia desde aquel instante que lo conoci. Siempre fiel, siempre ubicada en cualquier tema que Heitch quisiera sacar y a mi me sonara desubicado, ponia un freno. Pero despues de muchos intentos de conversaciones hasta un poco mas personales, tales como los que luego de un tiempo se supone que interesan cuando conoces a alguien, la amistad se volvio logica y dejamos unos hilos al viento con temas mas picantes. Algun empujon para sentir la piel del otro (jugueteos), sonrisas para distendernos, producirme un poco mas para que me note aunque solo como coqueteo (a proposito) aun creyendo que nunca jamas ibamos a salir realmente.
Me invitaba a tomar un trago, a comer aunque sea en un fast-food con tal de salir conmigo. Y yo siempre firme le respondia que no, que tenia novio y no era de esas mujeres que iban por detras de la pareja.

Por eso supongo que al llamarlo para vernos despues de unos años sin saber del otro, lo tento y no pudo negarse (aunque intento demostrar lo contrario); a tal encuentro.
Por telefono hablamos bastante despues de esa primera conversacion. Le dije mas o menos los horarios para poder charlar tranquilos y al mes de hablar le propuse vernos. Vale destacar que en esas charlas telefonicas, incluso entradas altas horas de la noche, de a poco nacio un deseo de finalmente ver; sentir; oler; apreciar, al otro. Cada vez hablabamos mas y mas cosas intimas de nuestras parejas. Los hombres dicen muchas cosas negativas cuando quieren ligar con otra mujer; de su propia pareja. En cambio yo media todo lo que decia, solo queria que supiese de mi lo justo y necesario, pues no tenia intencion de que supiese nada puntual mas lo que yo queria decir, y si indagaba de mas le daba vuelta la conversacion (y soy bastante buena en eso).

Quedamos ese dia en vernos por la tarde, mi pareja tenia un viaje de trabajo y seguramente (por no confirmar lo logico), se quedaria mas de la cuenta solo para ver a su amante.
Como me entere de su infidelidad? Mensajes, mails, llamadas muy tarde por la noche, fotos. Y llego un punto en el que no quise decirle mas nada. Supongo que él siempre supo que me entere, pero al no confirmarlo de su boca haciamos de cuenta que no sabiamos nada puntual. Y como siempre me demostre de perfil bajo nunca sospecho de mi. Admito que hasta yo me extrañe de estar cometiendo este adulterio. Pero a mi edad con tantas cosas ya vividas, no me interesaba realmente su opinion (o las de los demas).

Cuando llego a mi puerta, toco sutilmente. Despacio y temerosa (aunque bastante segura), camine hacia ella para abrirle. Gire la manija, suspire y prosegui a abrirle…

…Nos miramos de arriba a abajo y sonreimos un momento hasta que lo invite a pasar.

Yo -Veni, pasa-

Él -Estas hermosa y muy sexy-

Yo -Gracias, vos igual-

(risas mutuas)

El estaba vestido con una camisa negra y una campera igual, un pantalon negro, y se notaba q habia hecho ejercicios este ultimo tiempo. Llevaba aun el cabello corto, y un rico y suave perfume. Sus tipicos accesorios… Y un ramo de flores con chocolates en la mano.

Él -Son para vos-

Yo -No tenias por que, muchas gracias-

Él -Todavia no puedo creer que estemos viendonos-

Yo -Lo se, yo tampoco lo creo. En fin, pasa; ponete comodo, como en tu casa-

Me habia vestido muy sensual, totalmente a proposito. Estaba mucho mas delgada que cuando me vio por ultima vez. Llevaba un vestido corto translucido con algo de brillos; sin brasier y una colaless de encaje tambien transparente a tono con el vestido. Unos tacos altos que hacian ver mis piernas mas esbeltas. Maquillaje suave acentuando mis ojos y uno de mis perfumes favoritos. Cabello lacio de peluqueria previa con un leve movimiento.

Lo invite a tomar asiento en el sofa, mientras caminaba hacia la cocina a dejar lo que me habia traido y poner las flores en un jarron (aunque me dio pena pensar q luego de aquel dia debia tirarlas porque nadie podia saber del encuentro/pero conserve 2 en un libro).

Tome asiento junto a él, y lo tome de las manos y le dije q estaba muy contenta que hubiese podido venir, que me alegraba mucho verlo. Contesto lo mismo y seguimos conversando ya sueltos de manos. Para mi haberlo tocado ya era una señal de deseo que le estaba dando a su persona. Lo unico que deseaba era estar con Heitch toda la noche.
Conversamos de los trabajos que tuvimos y de ntras parejas. Iba y venia con la misma mujer que conocio por la que a veces me dejaba de hablar. Y yo por otro lado estaba feliz de que esa maldita obtuviese su merecido ya que sabia que lo engañaba desde que lo conocio. No justifico a Heitch porque desconozco su papel, pero de seguro no era un pan de Dios tampoco, ya que se encontraba en mi casa y ambos sabiamos el proposito final de esa cita.

Interrumpi la conversacion preguntandole si queria pedir unas pizzas ya que no habia tenido tiempo de cocinarle algo rico. Lo cual era mentira porque no tenia ganas ya que estaba preparandome para la noche. Afirmo mi pregunta, llamamos y a la espera del delivery continuamos hablando.
Justo cuando la charla se puso mas candente llego la orden. Le sugeri bajar a buscar la comida ya que con aquel atuendo no era razonable ir. Y por supuesto asintio. Mientras yo prepare la bebida y prendi la tele bajita para tener otro perfil del momento. Le pregunte si queria ver una pelicula luego de cenar y me dijo: -Excelente, una de terror?- y encantada de la vida respondi: -Si te gustan por supuesto-

Mientras cenabamos nos pusimos mas cariñosos verbalmente. Me dijo que se moria de ganas por salir conmigo cuando nos conocimos, pero que entendia y respetaba mas alla de su insistencia, que era una mujer fiel. Lo cual me dio pie para explicarle muy a la ligera mi situacion amorosa actual con quien él ya conocia de todos esos años de conocernos.
Y ahi empece a verlo con otros ojos, cuando me conto sobre su vida sentimental con esta mujer mayor que él por unos tantos años, q ya tenia un hijo de un matrimonio previo y que él sabia las cosas que ella habia hecho todo el tiempo que estuvieron juntos. Lo cual me llevo a preguntarle porque no la dejo. Y respondio que posiblemnete por la misma razon que yo a mi pareja…

Terminamos de comer y me acerque a él sutilmente con la excusa de darle un abrazo merecido y con deuda, desde hacia mucho tiempo. Me abrazo. Acaricie su mejilla y la bese, me empujo hacia su pecho y me abrazo con mucho cariño. Luego no recuerdo que dijo pero bromeo para distraernos de ese momento solo unos minutos.

Preparamos la pelicula y le pedi que me acompañe a la cocina a hacer rosetas de maiz. Preparamos unos cafes y fuimos al living para continuar la velada. Cual novios o amigos muy cercanos subi mis pies hacia un lado del sofa y apoye mi cabeza sobre su hombro, él me abrazo y le dimos play al film.

Entre escena y escena nos cubriamos con el otro por los sustos o tomas fuertes que nos hacian sobresartar. Apoye mi mano en su pierna/rodilla y el la tomo con la suya entrelasando los dedos. Mire de reojo. Luego acaricio mi mano, gire la cabeza y lo mire con una baja sonrisa, e hizo lo mismo. Acomode mi cabeza otra vez en su hombro. Empezo a acariciar mi brazo, la habitacion estaba al oscuro practicamente, una luz de lejos ya que el resto lo alumbraba la pelicula. Asi que sin pensarlo cerre mis ojos dejandome llevar por esas caricias que habia anelado por tanto tiempo, y suspire, pero aquel suspiro me delato. Solto mi mano y giro mi cabeza para besarme. Sin mas, gire todo mi cuerpo despacio y le segui el juego. Despues de todo era lo que ambos estabamos esperando desde que paso por la puerta. Su beso era suave, tierno, sentido. Se me estremecio el cuerpo, senti un cosquilleo en la panza. Sus labios, su lengua, su olor, su manera de acariciarme mientras me besaba. Senti que todo era perfecto. Me incorpore de rodillas al sofa y me sente encima suyo enfrentandolo, estire mi mano hacia el velador que estaba al lado nuestro para apreciar mejor ese instante, puse pausa (soy de esas personas que no pueden con sus caprichos para con algunas cosas), lo mire de frente, acaricie su rostro, sus labios y lo bese; de igual manera que lo hizo conmigo, suave, tierno, romantico…

Me abrazo, y siguio jugando con su lengua en mi boca, yo estaba muy exitada, mas que desde hacia mucho tiempo, la locura de estar haciendo algo prohibido para mi pero con una justificacion que yo misma me ponia.
Acaricio mis piernas, beso mi cuello y me recosto sobre el sofa para despues ponerse ensima mio. Nos besabamos, mientras subia mi vestido de a poco. Lamia mis pechos, los pezones, mordisqueaba por sobre el vestido los senos. Y luego me incorporo para que me lo quitase. Accedi y me recoste nuevamente. Yo por mi parte le quitaba la camiza a los tirones, y le desabrochaba el pantalon. Podia sentir su pene erecto pozado en mi vagina, frotandose y precionando sobre ella. Mientras él seguia idolatrando mis senos (que no son pequeños) y repetia que siempre los deseo, los quizo tener entre sus manos, sus labios.
A mi nunca me llamo tanto la atencion que jugasen con ellos, ya que no sentia nada demasiado, pero ese momento lo cambio todo, las ganas de dormir con él hicieron que por primera vez sienta algo mas que el toqueteo tipico. Nos besamos mucho mientra nos manoseabamos. Con mi mano lo tomaba del cuello y la otra acariciaba su cuerpo hasta llegar al pene. Grueso, resto, largo.

Heitch tomo mis brazos y los coloco arriba de mi cabeza y me pidio q los mantuviese asi, mientras bajaba con hermosas caricias y besos hacia mis pechos, seguia por mi ombligo, caia de lleno en mi sexo. Jugo un rato con su boca en mi vagina por ensima de la ropa interior. Despues la saco. Y empezo a besar con ligeros picos y lengua mi vagina sin abrir los labios vaginales. Luego acomodo mi postura mas recostada aun con las piernas hacia arriba, las separe una hacia cada lado, arriba del respaldo del sofa y la otra al piso. No me quito los tacos porque dijo que lucian sexys. Al cambiar mi postura mis labios vaginales se separaron un poco y él paso su lengua sutilmente por la rajadura. Yo pensaba y deseaba que me introduciera su lengua hasta el fondo, pero él tenia otros planes. De a poco al mojarse por su saliva y mis fluidos. Con sus manos empezo a abrirla lentamente y siempre mirandome a los ojos para ver mi expresion. Yo no daba mas, estaba en mi climax pleno, no queria que parara nunca, jamas habia disfrutado de un sexo oral tan explendido. Cuando vio que estaba bastante exitada ya, de a poco jugaba al mete-saca con la lengua. Mojo un dedo, luego dos y me los introducia mientras su lengua tambien jugaba alli. Circulos, arriba y a bajo, lamidas bruscas qu me sacaban el aire y suaves de a ratos, y eso dedos hicieron que despues de un rato ya no pudiese aguantar mas el orgasmo. Sostuve su cabeza contra mi vagina y grite al venirme.
Se limpio ligeramnete la boca y me beso. Nunca me gusto sentir mi propio sabor en la boca. Pero no me importo en ese momento. Me sentia su putita y recien comenzaba.

Me dijo: -Te voy a hacer sentir mejor que nunca, voy a hacerte mi mujer ésta y todas las noches que me lo permitas-. Ahi casi me dio otro orgasmo (risas).

Algunas extremidades de mi cuerpo se adormecen luego del orgasmo; por lo que debo esperar un momento para incorporarme nuevamente. Pero entre el jugueteo ni se noto. Quite su calzoncillo arrodillandome justo frente suyo en el sofa. Me arquee hacia delante para comenzar  mi acto de sexo oral. Jugue con la lengüita y le di muchos besitos tal como él lo hizo conmigo, y con cara de niñita (para mas morbo) empece a lamer. Primero la puntita, cirlulitos, hacia como si no me entrara en la boca, despues lo lamia a lo largo y seguia con los circulos, lo masturbaba con mi mano mientras lamia sus bolas. Eso lo exitaba demaciado. Despues de a poco lo introduje en mi boca completo y a su vez lo masajeaba con mi mano al entrar y salir de mi boca. Iba rapido y despacio, lo lamia todo el tiempo. Cambiaba de mano y le pedia q me dijera si queria que hiciera algo en particular. Pero se nego diciendo que todo lo que estaba haciendo estaba perfecto. Sus pelotas se hinchaban y podia sentirlas y saborearlas, su leche pronto vendria en mi boca y yo me sentia su perra. Para que me viese de cuerpo entero alternaba las manos y me acariciaba los senos, o la vagina. Tomaba sus manos y hacia lo mismo sobre mi cuerpo. Se notaba que estaba disfrutando tanto como yo.
Me advirtio que se venia pronto y le pregunte como queria. Respondio: -En tu boca, todo en tu boca-. Nos preparamos, me arrodille en el suelo y a punto de hacerlo se masturbo para apuntar la salida del semen directo a mi boca, mientras; yo jugaba con mis senos para que me viera. En un abrir y cerrar de ojos tenia la boca llena de su exquisita leche blanca. Pude notar por la cantidad y bizcosidad que hacia bastante no tenia sexo. Nos limpiamos rapidamente y le mostre como niña buena que me habia tragado toda su lechita rica, mas habia limpiado todo su pene con mi lengua sin dejar rastros del fluido.

Tomamos bebidas de la mesa para quitarnos un poco los gustos de nuestras bocas y me acurruque un momento sobre él en el sofa. Luego lo mire y lo bese, y le pedi que me hiciera suavemente el amor como a nadie jamas. Asi que nos paramos y lo lleve a la habitacion. Me subi de rodillas a la cama y me voltee para verlo y extender mi mano para que se recostara conmigo. Empezamos a besarnos lentamente, estabamos completamente desnudos, una luz tenue nos alumbraba, era el momento perfecto, nos acariciabamos todo el cuerpo, se coloco ensima mio de frente (acostados) y yo enrosque mis piernas por sobre su cintura, queria sentir su pene de nuevo en mi vagina. Lo abrazaba y su espalda se notaba trabajada, sensual, era irresitible. Supongo que de tanto desearnos todo era perfecto.

Acordamos no usar preservativo porque queriamos sentir todo mas real. Me preocupe en parte pero como antes no lo habia usado con mi pareja; no me importo. Ademas habiamos hablado de todo y eramos dos personas sanas lo cual no era problema para ninguno de los dos.

Me beso los senos, los lamio, los mordisqueo otra vez. Con las manos en ellos bajo por el cuerpo y empezo a darme el mismo rico sexo oral que antes. Lengua adentro y afuera, besos que me hacian retorserme, me agarre del borde de la cama con fuerza del palcer que sentia. Entonces llego el momento. Me miro y jugo un rato con su pene sobre mi vagina y cuando lo iba a meter. Me incorpore y le cambie el papel: -ahora te domino yo-. Lo acoste boca arriba y me sente sobre su pene. Jugue y roce mi vagina humeda sobre su miembro. Y cuando parecia que metia la puntita; la sacaba. Estaba completamente exitado pero le gustaba el juego. Me corri hacia un lado y tome su mano para que tocara mi vagina mientras yo le practicaba ese sexo oral que lo habia vuelto loco. Unos 5 minutos despues, me subi sobre el para practicar el 69 y asi estuvimos como 10 minutos mas, hasta que le pedi que se venga conmigo en el orgasmo y llegamos juntos.

Medio entumecida aun. Lo acaricie por todo el cuerpo mientras me montaba de frente a él e introducia muy suavemente su pene en mi vagina. Era grueso y largo, era exquisito. La respiracion de ambos era debil. Asi que muy lentamente recuperabamos aliento. Ya luego de un momento, arranco la cabalgata suavesita y excitante. Me tomo de las caderas y acompaño con sus manos el movimiento. Entonces empece a gemir del placer que sentia estar montada sobre su hermoso miembro. Le pedi que se recostara sobre mi y fue mas delicioso aun. Metia y sacaba, mojaba metia y sacaba, estabamos tan calientes y sedientos de sexo entre nosotros que el estar ahi era como no tener fin alguno. Cambiabamos de posicion, de costado con mi pierna hacia arriba él humedecio sus dedos y acariciaba mi clitoris mientras me follaba. Yo estaba en la novena nube. Despues la posicion perrito, que a proposito le fascino que separase tantos las piernas y de a momentos yo hiciera el movimiento adelante-atras que tanto nos calentaba. Estabamos por venirnos nuevamente, y le dije que lo queria en la colita. Asi que tomamos el lubricante y me lo introdujo tan lento que el dolor fue el placer que colmo mi vaso y a los veinte mete-saca nos corrimos juntos otra vez.
Mi pareja jamas me prestaba esa atencion al momento del sexo ultimamente, casi nunca se queria correr conmigo metiendo excusas (supongo que estaba demasiado embelezado con su nuevo amorio). Yo sabia que esta noche marcaria la diferencia pero no queria engancharme tanto, aunque era algo tarde.

Nos tumbamos sobre la cama rendidos del placer. Intentabamos acariciarnos pero estabamos muy agotados fisicamente.

Me pare y le dije que tomaria un baño y me dijo que él tambien lo haria. Fui la primera. Sali, y luego Heitch. Mientras él se duchaba acomode todo lo mas rapido posible. Lo espere y mientras pensaba que pese a la noche agitada y cansadora que habiamos tenido, yo queria tener mas sexo con él. Queria seguir cual puta con sus clientes de turno.
Cuando salio se sento junto a mi en el sofa, completamente agotado. Y sorpresivamente me empezo a besar. Recuerdo que apoye mi mano en su pierna cubierta por una toalla y comenzo a acariciarme los seños y la cola otra vez. Pude notar su ereccion ya que me acurruco recostada en sus brazos, a lo que conversamos:

Yo: -Crei que estarias muy cansado-

Él: -Lo estoy, pero fue fantastico, nunca habia tenido sexo de este modo. Estoy feliz de que me hayas llamado…-

(risas de los dos)

Yo: -Tengo muchas ganas de volverte a ver…-

Él: -Cuando vos me digas yo estare aca con vos disfrutando de la noche, o la tarde…-

Yo: -De verdad tengo que confesarte que te desee siempre desde que te vi, rogaba por encontrar el momento para estar a solas con vos…-

Él: -A mi me pasaba igual. Te quise y no pude demostrartelo nunca hasta esta noche, te segui queriendo desde entonces y deseando volverte a ver-

Yo: -Me paso igual. Sera el destino? Vos crees en eso?-

Él: -Ja ja ja. Puede ser. Te deseo en alma y cuerpo-

Lo mire mientras jugabamos con una de nuestras manos entrelazando los dedos, nos miramos y nos besamos. Le pregunte si se iba a quedar conmigo a dormir y me pregunto si mi pareja vendria, a lo que respondi que no. Entonces accedio. Ni siquiera le pregunte por la sucia de su mujer.
Nos fuimos al dormitorio y nos recostamos para descanzar. Nos dormimos como niños luego de un dia agotador. Al despertarnos desayunamos ligerito. Y cuando ordenamos la cocina yo no pude aguantar la tentacion de volverlo a someter. Me quite la bata de seda y estaba completamente desnuda (completamente). Camine hacia el dormitorio y le hice señas para que me siguiera. Me sente frente a mi comoda a arreglar un poco mi cabello. Heitch se coloco detras mio y me acariciaba los hombros y los besaba, y seguia por mi cuello. Me levante del asiento y lo sente a él. Me sente sobre sus piernas enfrentada y lo bese. Nos tocamos todo el cuerpo, le encanto mi cola y empezo a jugar con el agujerito, mete y saca con el dedo. Despues me pare y me di la vuelta, estaba tan mojada que tome su pene y lo meti lentamente por mi vagina a espaldas suya. Agarro mis senos y besuqueo mi cuello. Yo cabalgaba en distintas poses, hacia circulos con mi cuerpo que lo enloquesian. Me di vuelta y lo monte de frente. Tuvo mis senos practicamente todo el tiempo entre sus manos y boca. Luego me tomo de las caderas y asentuo mis movimientos haciendolos mas bruscos. Me vine al instante pero no le avise nada. Me agache de rodillas frente a él y le practique sexo oral, a punto de estallar le dije que lo queria sobre mis pechos y enseguida se corrio. Casi nada podria decir ya que la noche anterior estaba seco casi de todas las veces que lo hicimos.

Me fui al baño y él ya se sentia cansado y no pudimos hacerlo bajo la ducha.

Ni siquiera se porque aguante tanto si nunca soporto mas de dos veces por noche, me sorprendi.

Vio como me duchaba y se metio conmigo para “ayudarme” me hizo muchos mimos vaginales y anales mientras me bañaba. Pero no para correrme, solo recorrio esa zona. Me exitaba cada vez mas. Me dijo que la proxima ibamos a hacerlo por detras porque era una de sus fantasias.

Al terminar de arreglarse, tuvo que irse y yo debia limpiar todo rastro de la noche anterior. Aun asi aunque mi novio no llegase antes de los 3 proximos dias.
El portero del edificio estaba de vacaciones como la mayoria de la gente de los dptos., por eso tambien fue tan oportuno el momento.

Cuando se fue nos despedimos con un largo y enamoradizo beso, y se marcho.

Nunca pase una noche tan encantadora como esa en todo el tiempo que llevaba noviando. Lo nuestro parecia amor del verdadero. Pero no dije nada, para no crear ni crearme falsas espectativas o a él.

Mi pareja volvio 5 dias despues y jamas se entero de nada por nadie o rastros. Ni siquiera tenemos mas de dos veces a la semana sexo, seria mucho decirlo.

Y Heitch y yo, nos vemos cada vez que podemos y hablamos de nosotros como una futura posible pareja, viendo como hacemos para encarar esta nueva aventura que nos domina cuando nos vemos.

¿Estas cachond@ despues de leer el relato y quieres porno? CLICK AQUI

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR