Relato porno Se cogieron a mi esposa Alejandra (06) xxx

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

3.25 / 5 (36 votos)

Se cogieron a mi esposa Alejandra (06)

Categoría: Confesiones Comentarios: 0 Visto: 3225 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 14/01/2019, por: Anonimo

¡ULTIMO DIA! SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION) CLICK AQUI

Se cogieron a mi esposa Alejandra (06)

El muchacho cogía  a mi esposa en todas las formas que conocía, hasta el momento que descargo en la vagina de ella grandes chorros de semen, Ale gemía como loca, parecía estar muy a gusto con la verga que le había tocado esa noche, yo en tanto me acerque para penetrar a mi esposa y cuando estoy encima de ella, el moreno me dice que eso no me estaba permitido que yo era solo un mirón y debía conformarme con ello, porque mi esposa debía estar tan solo para él y para quienes Martin se lo ordenara en esos días, di unos pasos asía a atrás y me senté en un sillón, Alejandra estaba tan linda, recién cogida, su respiración entre cortada, esos pechos que subían y bajaban, de su vagina chorreaba semen, Alex  acerco su mano al sexo de ella y haciendo como una especie de cucharita con sus dedos extraía semen de la vagina de mi esposa y se lo depositaba en los labios de ella, que se encargaba de succionar, era muy excitante ver a mi esposa así entregada…la noche paso entre más sexo, gritos y gemidos, así me quede dormido en un sillón hasta las 9hs, momento en que me desperté porque alguien tocaba el timbre, mire para la cama y allí estaba mi esposa y Alex los dos totalmente desnudos profundamente dormidos, al preguntar por el portero eléctrico quien era, desde abajo me responden que venían de parte del Abogado Martin M. a buscar a la señora Alejandra….

De inmediato desperté a ambos ella se arregló a las apuradas, me dio un beso otro a Alex, le agradeció por la noche que le hizo pasar y se fue, no sin antes decirme que nos hablábamos, el muchacho también se arregló y antes de irse me estrecho su mano me dio un billete de 200 dólares, me dijo:

    • Le dejo este dinero, porque su esposa se lo merece, es una mujer fantástica en la cama-

 

    • Gracias, no es necesario-

 

    • Si, si lo es porque tenía usted razón vale más que mil dólares, cuando decida prostituirla de verdad contácteme le puedo conseguir buenos clientes, no como los que les va a dar hoy Martin-

 

    • ¿No entiendo?, Martin no va a dar una fiesta con amigos? –

 

    • Nooooo, Martin la va a hacer coger con tipos de bajo nivel social y él va a cobrar por eso-

 

    • No lo puedo creer-

 

    no lo sabía? – pregunto Alex

Yo estaba que explotaba de la bronca, Alex se despidió y se fue, yo llame a Martin mientras me vestía para saber adónde se habían llevado a mi esposa.

    • Hola Martin-

 

    • ¿Hola Gus querido, que anda pasando?, se portó mal Alex?

 

    • ¿No nada de eso, contame adonde andan con mi esposa? –

 

    • ¿Con tu esposa? – yo acá tengo una putita, pero tu esposa no se-

 

    • ¿Bueno entiendo, adonde anda mi putita? –

 

    • Bueno mira, Mi putita, porque te recuerdo que es mía estos días, está por comerse dos hermosas vergas de unos pescadores mientras esperamos al capitán del barco que nos va a llevar unas horitas mar adentro, porque los muchachos son casados y no quieren tener problemas con sus mujeres, me entendes-

 

    • Entiendo pero adonde están? Así voy con ustedes, Porque este no era el trato-

 

    • Es verdad no era el trato, pero tampoco era que me llames anoche como lo hiciste. y bueno unos amigos quisieron conocerla, te paso un poquito con ella para que no te pongas mal-

 

    •  Ok-

 

    • Hola amor, está todo bien acá, es gente muy buena- dijo Ale que había tomado el celular de Martin

 

    • Hola amor, tenes que cuidarte, que usen condón-

 

    • Pero papi sabes que me gusta sentir las vergas desnudas y bien adentro-

 

    • Lo se cariño, pero cuídate SOS mi reina-

 

    • No, no amor estos días soy la puta de Martincho-

 

    • Como Martincho?-

 

    • Te cuento un secretito- decía esto en un tono mucho más bajo de lo anterior

 

    • Si decime-

 

    • Martincho me compro un montón de ropa y zapatitos nuevos si me vieras… doy muy, muy putita amor, y me gusta muchooo…. además, me dijo que por cada verga que me penetre me va a dar 100 dólares. Eso me tiene muy excitada

 

    • de verdad te gusta esto? – te podés convertir en puta-

 

    • mi amor… vos no deseabas esto?, bueno te dejo porque si solo se le chupo no cobro nada-

 

    • amor, amor. –

 

    • hola Gus tranquilo- dijo Martin otra vez en el teléfono- es muy putita tu mujer y como le gusta el dinero-

 

    • bueno decime adonde y cuando los veo? –

 

    son las 10hs espéranos a las 13hs aproximadamente cerca del puerto y no llames más porque me desconcentras a la puta-

de pronto me encontré preparando las maletas solo en el departamento y pensando en Alejandra que para Martin ya parecía llamarse” la puta”, el juego que habíamos empezado la había puesto en un lugar que a mí no me gustaba, pero debo confesar que me excitaba mucho, cerca de las 13hs me fui rumbo al puerto los nervios me jugaban una mala pasada, pero la excitación más aun ya que no podía bajar del auto debido a la erección que tenía. A las 13 30hs aproximadamente arriba un barco pesquero y comienza a sonar mi celular respondo:

    • hola –

 

    • hola Gustavo- era Martin-te llamo para avisarte que ya estamos amarrando, te pido que te acerques al barco y traigas unas toallitas húmedas. –

 

    • pero paso algo? –

 

    • nada Gus tranquilo, tu chica es una leona, la verdad es que te envidio, coge muy bien y lo mejor es que lo hace con amor-

 

    • voy por las toallas –

 

    Escucha, te van a saludar los muchachos porque no los vas a ver cuando llegues –Martin pone el cel. en altavoz y se escucha que todos gritan –Gracias Gus- acompañado por risas silbidos y aplausos

Compro lo que me habían encargado y subo al barco a buscar a mi esposa, al entrar a un lugar parecido a un camarote, pero más amplio y con feo olor, ahí la veo a Ale totalmente desnuda tirada sobre un colchón viejo toda llena de esperma por todo el cuerpo, los ojitos y carita de cansada, estaba como drogada, en ese momento entra Martin y me dice:

    • ¡Que putita!!!-

 

    • ¿La drogaron? -le dije enojado

 

    • Solo un poquito porque estaba muy mareada, limpiala así nos vamos, que se tiene que recuperar para otro servicio-

 

    • Hijo de puta, no va a haber más servicios-

 

    ¿Cómo qué no? – mira lo que tiene en el bolsillito de la pollerita-

Reviso la pollera y encuentro 500 dólares y un sobre con lo que parece ser cocaína

    • ¿Y esto que es? – dije yo

 

    • Tu esposa se prostituye por dinero con los pescadores y además tiene sustancias ilegales que consume y convida –

 

    • Vos sabes que eso es mentira-

 

    • Queres ver la filmación? –

 

    • Sos un hijo de puta-

 

    Ok, pero límpialo porque si no llamo a la policía-

Yo ardía de bronca se la habían cogido cinco tipos en un poco más de tres horas, mientras limpiaba su cuerpo ella reía, hablaba cosas incoherentes, tenía el pelo mojado, pasaba toallas húmedas por todo su cuerpo ella excitadísima me decía cógeme papi. Cógeme, yo no daba más quería penetrarla, acariciaba su clítoris, me baje los pantalones y cuando estaba a punto de penetrarla me dijo

    • No soy tu puta, soy la puta de Martincho ,no te pases-

 

    • Pero soy tu esposo-

 

    • Pero soy de él y tengo que coger con quien él me diga-

 

    • Alejandra, soy tu esposo, yo te metí en esto-

 

    • Si lo sé y te gusta Verne así cogida. verdad? ¿Te calienta? —

 

    • Sabes que si-

 

    Bueno entonces para cogerme anda y arregla con Martincho, pero solo él decide quien me coge y quien no-

Yo no daba crédito a lo que oía, pero la calentura me podía más debía pedir autorización para coger a mi esposa así que Salí busque a Martin y le dije:

    • ¿Estoy muy excitado quiero cogerla…puedo? – no podía creer lo que había dicho.

 

    Solo una chupadita de concha y limpiala bien que ya nos vamos-

Volví un poco triste pero el morbo de saber q se la habían cogido tantos me podía, al final había convertido a mi esposa en una puta y un poquito drogadicta… pero me dedique a limpiarle muy bien sus agujeritos con mi lengua mientras me masturbaba frenéticamente, al terminar la ayude a vestirse y nos fuimos. Ale estaba un poco aturdida pero feliz, me conto que no eran todos pescadores los que la habían cogido, sino que el capitán había traído a tres tipos más con pinta de vagabundos mal olientes, que ella en principio nos los quería aceptar pero que Martin le ordeno que lo hiciera, así que fueron seis quienes usaron sus orificios, pero que el servicio del capitán había sido gratis porque él ponía el barco, incluso dos de los tipos habían hecho pis en su cara y  su cabello, ese era el olor feo que yo sentía. llegamos al departamento Ale entro a ducharse ya estaba mucho mejor, pero en una hora debíamos estar en la finca de Martin, al salir de la ducha la ayude a secarse y vestirse me estaba visiblemente agotada por lo que unte crema por todo su cuerpo, eso nos ponía muy caliente a ambos, pero cuando intente demostrarle lo excitado que estaba y quise penetrarla volvió a decirme:

    • Gus sabes que te amo, pero no puedo permitir que me penetres cuando soy la Puta de Martincho-

 

    • No puedo entender eso Ale, que te dio este abogado para que le seas tan fiel?-

 

    • Voy a ser sincera contigo amor, el me da seguridad, a su lado sé que me va a cuidar-

 

    • Si ya veo- dije en tono irónico – hoy hasta te hicieron pis en la cara-

 

    • Eso fue a pedido de Martincho, él sabía que me iba a gustar y de verdad que me encanto-

 

    Pero amor mañana me vuelvo a Bs As. Deseo hacerte el amor-

 

    Tendrás que esperar hasta que vuelvas a buscarme, además en la cena de hoy seré su novia y hasta me prometió que el seria quien me penetraría, debe decir que tiene una verga hermosa, sabrosa- Agrego ella

 

    Ese no era el trato, él debía llevarte –

 

    Lo sé, pero soy yo quien se quiere quedar a ser la puta de Martincho-

 

    Siento que esta vez perdí, no tengo palabras-

 

    No amor ganaste y mucho porque desde ahora seré puta para siempre, tomemos estos días como mi bautismo de fuego al sexo por dinero, te voy a hacer muy rico amor, seré la puta más deseada-

El juego con Alejandra había tomado mucho vuelo y si bien me preocupaba un poco los carriles que había tomado, también debo decir que la excitación no me permitía pensar, porque creo que todos en un punto u otro, deseamos tener una puta como esposa, bueno yo había conseguido tener una hermosa y buena puta.

Dejamos el departamento llevándonos todas nuestras pertenencias pues ya no regresaríamos, Ale estaba vestida fatal con un vestido negro que le había comprado Martin, bien pegado al cuerpo, sin corpiño para no tener marcas y tampoco calzones por el mismo motivo, unos zapatos negros charolados y una cartera pequeña en compose terminaban el atuendo, se la veía con mucha clase, al subir al auto me dio un beso y dijo:

    • Recuerda a que desde este momento soy la novia de Martincho-

 

    • ¿Bien y eso que quiere decir? –

 

    • Quiere decir que no podés tocarme a menos que él te lo indique-

 

    Pero este no era el trato-

Ella llevando su mano a mi paquete y con voz de nenita mala pero sensual dijo:

    • Debes ser un buen cornudito ¿vos no quieres que vuelva a la cárcel, no mi amor? –

 

    Está bien pero no te pases-

Al llegar a la finca eran ya cerca de las 21 hs estábamos retrasados, Martin salió a recibirnos me dio un abrazo y mientras lo hacía me dijo al oído, – tranquilo Gus, esta noche vamos a disfrutar, busca una mesa y sentaste que yo me quedo con tu esposa-, luego abrazo y beso a Alejandra como si fuese de su pertenencia, la tomo de la cintura  y los tres juntos nos dirigimos al salón de fiestas, me llamo la atención que éramos todos hombres, alrededor de unos quince o veinte quizás, todos muy bien vestidos para la ocasión, excepto yo que llevaba puesto una camisa y un pantalón de vestir muy casual, la cena era muy amena todos reían y bromeaban, Martin cada tanto besaba a mi esposa como si esta de verdad fuese su novia, en un momento llegan cuatro hombres más, dos de ellos morenos altos que llevaban turbante, era evidente que eran árabes, se ubicaron en la mesa cercana a la mía, el vino, champagne y otros alcoholes pasaban por las mesas, ya a la hora de los postres, los mozos retiran todas las cosas y entran dos odaliscas muy sensuales con poca ropa que danzaban alrededor de las mesas, el clima empezó a cargarse con ambiente a sexo ya que los tipos bailaban con las chicas mientras las manoseaban, tocaban sus nalgas, sus pechos, incluso había un gordito que hasta se animó a sacar su pene sema erecto para ofrecerlo a las bailarinas, una de ellas lo tomo entre sus manos se agacho y paso su lengua de cabo a rabo, luego las bailarinas se retiraron entre los gritos de los hombre exaltados, las luces tomaron fuerza nuevamente ya que un rato antes las habían bajado durante el show y entonces el anfitrión Martin tomo la palabra, les agradeció a todos por haber venido y bla bla bla, luego saco de su bolsillo un paquetito que se lo dio a Alejandra y mientras el hablaba ella vertió el contenido del sobre en un plato pequeño y luego de mucho cortar con una tarjeta el polvo blanco, con un sorbete introdujo la sustancia en su nariz, al momento Martin seguía con su discurso y hasta que en momento dijo:

    Muy bien señores la subasta va a comenzar-

Acto seguido tomó a mi esposa de la mano y la subió a la mesa, yo no podía creer lo que estaba por hacer este hijo de puta con mi mujer.

    • Pueden observar esta hermosa hembra que hasta hoy era mi novia, está muy bien cuidada, ya saben que por mis tantas ocupaciones tengo poco sexo, así que cogió muy poquito-

 

    • Ofrezco 100 dólares – dijo uno

 

    • De ninguna manera- dijo Martin- señores miren esta hermosura no estamos jugando-

 

    • 1000- dijo otro

 

    Hay estamos mejorando- dijo el abogado- pero déjeme darles una muestra de lo que es capaz de hacer, para esto los invito a los que estén interesados en esta belleza a bajar las cremajeras de sus pantalones y mi novia pasara a darles un beso en sus penes-

Acto seguido la ayudo a bajar de la mesa y la dirigió al primero de los penes que ya la esperaba erecto, Ale ya presentaba signos de inestabilidad en su andar, mi esposa comenzó con la mamada primero a uno a otro y luego al siguiente hasta acabar con todos, fue tan así hasta yo tuve mi premio, no podía perder esa oportunidad, ella volvió a la mesa al lado del abogado y comenzó a besarlo apasionadamente él se despegó de ella y dijo:

    Bueno, bueno parece que han logrado calentar a mi chica, así que, en consideración a lo visto, no la voy a subastar-

Lo que provoco gritos e insultos por parte del hombre, Martin pedía calma, pero todos habían quedado calientes con mi esposa y eso era muy visible, entonces cuando los ánimos se apaciguaron el abogado volvió a decir:

    • ¿La oferta la haremos de esta manera, se hará la subasta para saber quién la monta primero, pero todos los que paguen podrán beneficiarse con mi chica que hoy está muy caliente, no es verdad mi amor? – pregunto el

 

    Si es verdad, me gustaron muchas de las vergas que probé- dijo Ale

Entre aplausos y silbidos el abogado quito el vestido de Ale dejándola desnuda tan solo con sus zapatos puestos a la vista de todos esos tipos que saltaban de alegría, entonces él dijo:

    • Acá tenemos a la puta toda para ustedes, escucho las ofertas de quien va a ser el primero señor, queda muy claro que siempre hablamos en dólares-

 

    • 300- dijo el gordo

 

    • 500- apunto otro

 

    800-otro

La cifra subía cada vez más hasta que uno de los árabes levanto la mano y dijo:

    • Ofrezco 50.000 pero con la condición de que se vaya conmigo a Dubái-

 

    No es lo que pautamos- dijo Martin

mientras todos los otros hombres enmudecieron al igual que yo. Y es que el árabe se quería llevar a mi esposa.

    • Cuál sería la última oferta- dijo el árabe

 

    • Es que no era la condición llevarla- dijo Martin- todos los amigos quieren probar este bombón- replico

 

    Muy bien, amigo permitiré que lo prueben, pero me la llevo conmigo-

El abogado entonces me miro y supe que él no se quería perder ese negocio, pero yo no iba a aceptar que se lleven a mi esposa, entonces hábilmente el abogado exclamo:

    • Preguntémosle a ella que es lo que quiere, pues se trata de un viaje muy lejano-

 

    ¿Tú ya la ibas a vender por toda la noche- dijo el árabe que no quería perder su presa (mi esposa) – qué más da que se vaya una semana conmigo a Dubái? –

Volvió a mirarme Martin y ante mi mirada pasiva dijo:

    • Creo que no habrá inconvenientes si firmamos un compromiso de devolución en una semana-

 

    • Que así sea- dijo el árabe

 

    • Pero creo que sería justo demostrar generosidad y dejar que los muchachos se diviertan un poquito con ella-

 

    • Para que veas mi generosidad, mañana por la tarde pasaremos por ella, te daré 20.000 más de lo acordado y que la fiesta continúe-

 

    • Muy bien, que así sea, pero que día la traerás de vuelta a casa- dijo Martin, buscando mi complicidad

 

    El próximo fin de semana estará de vuelta-

El abogado volvió a mirarme y yo hice lo propio con Ale quien me miraba rogando mi permiso, entonces en cuestión de segundos miré a Martin, di nuestra aprobación y el exclamo:

    Trato hecho, a divertirnos-

Yo no podía salir de mi asombro, el árabe se llevaría a mi esposa que a estas alturas estaba drogada y comenzaba a lamer los primeros penes que le acercaban, todos gritaban borrachos acariciando el cuerpo desnudo de mi mujer pronto una verga invadió su vagina ella gemía como loca, los tipos pellizcaban sus pezones, el que la estaba cogiendo acabo sobre sus nalgas y otro tomo su lugar, pronto este también se vacio pero adentro, esto habrá causado alguna sensación en Alejandra que a los gritos comenzó a decir el orto, quiero que me hagan el orto pedia, casi de inmediato un hombre alto, flaco comenzó a jugar con su glande en la entrada del esfínter de Ale que se encontraba en posición de perrito, cuando ella noto lo que el hombre hacia agarro el pene de este y lo guio hacia adentro, mientras arqueaba la espalda, el metió por completo la verga en el interior de mi mujer, ella lloraba y reía mientras decía:

    • Gracias Martincho por esto –

 

    • Sos muy buena puta, te lo mereces- respondió el

 

    • Quiero vivir cogiendoooooo, ahhhhh comoooooo me gustaaaaaa-

 

    • Disfruta mi amor que en Dubái te espera mucho más- decía Martin

 

    • ¿Pero no es que va a coger con el árabe nada más? – pregunte en voz baja acercándome a al abogado

 

    • ¿Vos crees que el tipo la quiere para el?, la lleva a un prostíbulo a trabajar de puta, en una semana con el cuerpito de tu mujercita gana tres veces más de lo que pagó, es por eso que deja que todos gocen de ella –

 

    • ¿La convertiste en puta? –

 

    ¿No era eso lo que deseabas?, la tenías haciéndola coger hasta por perros y ahora te asombras?, pero ahora vas a ganar buenos dólares con ella-

Mientras Martin decía esto a Ale le estaban haciendo una doble penetración descomunal.

Ya las cartas estaban echadas Ale iba a comenzar su vida de puta internacional. Pero ahora todos la llenaban de leche.

Esta historia no termina acá….

FARAONGUS

SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION) CLICK AQUI

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR