Relato porno Mi triple fantasía se hace realidad xxx

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

2.89 / 5 (54 votos)

Mi triple fantasía se hace realidad

Categoría: Infidelidad Comentarios: 1 Visto: 39099 veces

Ajustar texto: + -

Publicado el 01/08/2013 por: Anónimo

Mi fantasía hecha realidad (II)

Escrito por Verónica

Os dejo la primera parte de este relato por si alguien no lo ha leído

Mi fantasía hecha realidad.(I)

MI TRIPLE FANTASÍA SE HACE REALIDAD

 

Hoy comienzan las vacaciones para mi familia, yo como tenía planeado a última hora le dije a mi marido que tenía que demorarme unos días en ir al pueblo por cuestiones de trabajo y ha colado.

Esta mañana me he despertado con cierto sentimiento de culpabilidad por haber mentido a mi marido pero no me arrepiento, de todos modos he querido hacer algo por sentirme mejor y cuando me he despertado he bajado mi mano a la polla de mi marido y le he acariciado, cuando he visto que se despertaba me he perdido entre las sábanas y me he puesto a chuparle la polla con mucha pasión, se le ha puesto dura (hacía tiempo que no veía eso) y me he quitado las bragas, me he puesto de lado dándole el culo y me ha echado un polvo de esos de un minuto, espero que le haya gustado porque ha sido como un regalo antes de la infidelidad de la que va a ser objeto.

Me he levantado y me he duchado, he preparado el desayuno para mi marido y los niños y me he despedido de ellos dándoles un beso.

 

Verónica –  Conduce con cuidado mi amor y vosotros portaros bien, mamá irá pronto al pueblo.

Marido –  No te preocupes todo irá bien, espero que termines pronto de preparar la documentación para el dichoso juicio.

Verónica – Si, yo también lo espero pero en el mejor de los casos me ocupará una semana.

Marido – ¿Qué le vamos a hacer? Al fin y al cabo como están las cosas como para no decir que si al jefe.

Verónica – Bueno, portaros todos bien, en unos días nos veremos, voy al trabajo…

 

He puesto cara de circunstancias como si me apenara y he ido al coche, lo he puesto en marcha y he salido, en realidad había quedado con una amiga en el centro y hemos ido de compras y a tomar unas cañas.

Mi marido y los niños han desayunado y a media mañana han cargado el coche y se han ido, ahora estoy sola, tengo toda la casa para mí y pienso aprovecharlo.

Estoy nerviosa, no sé que pasará ya que estos últimos años mi vida sexual ha sido bastante pobre y no sé si daré la talla como zorra pero no será porque me faltan ganas.

La semana pasada comencé a preparar mi orgía personal, me imagino un bukake después de haber sido follada por todas las partes por donde se me pueda follar y haber chupado esas pollas que tengo en mi mente como una verdadera chupona, bueno, como decía, la semana pasada comencé a prepararlo todo al principio no sabía de dónde sacar tres hombres que se prestaran a tener una orgía conmigo a la vez aunque no me ha sido tan difícil como creía, lo que más me preocupaba era encontrar a hombres que me resultaran atractivos, al menos que no me resultaran desagradables.

Me apunté a una web de contactos (www.fuegodevida.com) y allí encontré a Pedro, es un chico de unos 30 años, buen cuerpo, morenazo y abierto a todo tipo de encuentros sexuales solo que nada de relaciones homosexuales y eso no lo pido, solo quiero me lo hagan a mi no entre ellos jaja, me quedaría bastante decepcionada si me dejaran de lado y se pusieran a follar entre ellos, la cosa es que vi unas fotos del tal Pedro y me gustaron, además me dijo que tiene una polla de 22 cm no está nada pero que nada mal y además coincide con mi dildo lo que me da una idea clara de lo que me voy a comer.

A los otros dos los encontré porque puse un anuncio en internet y se apuntaron los dos a la vez, al parecer son dos amigos a los que les gusta compartir, no se bien como serán físicamente pero se que uno tiene 36 y el otro 37 años, todos un poco más jóvenes que yo, no está nada mal.

Son las dos, he quedado con mis amantes a las ocho de la tarde y voy a preparar el salón donde quiero hacer mi fantasía realidad, he puesto unas telas rojas sobre unas lámparas de pie, eso dará ambiente, también he puesto el colchón de mi cama en medio del salón quitando la mesa y las sillas, unos cuantos cojines, mi querido dildo, unas esposas, un par de botellas de cava y creo que lo demás ya lo tenemos los participantes.

Ya son las cuatro, todavía no he comido, los nervios me han dejado olvidado el apetito pero voy a comer un par de plátanos y una coca-cola, necesitaré tener algo de energía a ver si se me termina la fantasía antes de comenzar, después de todo el esfuerzo y mentiras que he hecho solo faltaría.

Son las cinco, he comido algo y voy a ducharme, igual es un poco pronto, me prepararé un baño de agua caliente siempre relaja y no se me puede olvidar depilarme, no quise hacerlo antes para no despertar sospechas en mi marido ¿para qué me iba a depilar si iba a estar dos semanas sola y trabajando? aquí no hay playa… sospechoso…

Son las seis, ya tengo mi chochito totalmente depilado, le he dejado una fina línea negra indicando por dónde tienen que entrar las pollas de mis amantes por si alguno se despista, tengo el culito sin un pelito como el de un bebé y me voy a meter en la bañera, el agua está tibia, las sales me relajarán y me sentiré más limpia si cabe aunque lo que busco es ensuciarme.

Son las siete, es casi la hora, me he untado el cuerpo en crema hidratante, hasta me pongo cachonda solo por sentir la suavidad de mi piel, cuando he llegado a mis labios vaginales no he podido resistir la tentación de jugar con ellos un poco y con mi clítoris, me he dado cuenta de lo caliente que estoy cuando con tan solo rozar mi clítoris me ha subido una quemazón placentera hasta la boca del estómago, si sigo tendré un orgasmo y quiero guardarme todo para las ocho.

Las siete y media, voy a vestirme, tanga negro transparente, sujetador a juego, medias negras con liguero a juego, camisa blanca de ejecutiva, falda negra con raja en el lateral insinuando el liguero y para rematar zapatos negros de charol con tacones de aguja, pelo recogido y labios rojo fuego creo que no voy a defraudar.

Suena el timbre, son las ocho menos cinco, me recorre un impulso nervioso por todo el cuerpo, el estómago se me sube a la garganta y tengo que tragar saliva, hay alguien esperando al otro lado de la puerta, abro la puerta y ahí está Pedro, le hago pasar y le doy dos besos…

 

Verónica – ¿Cómo estás? Tu debes
ser Pedro si no me equivoco.

Pedro – Así es y tu eres Verónica, estas preciosa, eres mucho más guapa en persona que lo que había visto en tus fotos.

Verónica – Gracias, tu tampoco estás nada mal, pero que nada mal… ¿quieres una copa de cava mientras esperamos? los demás deben estar al caer.

Pedro – Si, gracias.

 

Le sirvo una copa a Pedro, me sirvo otra para mi, nos sentamos uno al lado del otro en el sofá y nos miramos, siento que el corazón me va a estallar, tomo un sorbo de cava mientras Pedro clava su mirada en mi escote, en mis piernas, en mis labios, en mis ojos y en ese momento siento su mano abrir entre mis muslos, le miro a los ojos sorprendida y entonces el abre mis piernas y yo me dejo llevar en ese momento suena el timbre.

 

Verónica – No te preocupes cariño, pronto podrás hacer lo que te plazca conmigo.

 

Abro la puerta y ahí están los dos hombres que faltan, es una agradable sorpresa, no están mal a ver qué tal están desnudos.

 

Hombres – ¿Es Verónica?

Verónica – Si, aquí es… bueno y vosotros os llamáis??

Hombres – Yo soy Marcos y él es Álvaro, encantados.

 

Nos damos dos besos y les invito a pasar, Pedro se levanta, se acerca a ellos, se dan la mano y se presentan, yo estoy detrás y oigo como Pedro les dice lo buena que estoy, eso me sonroja, no sé bien como comenzar así que les invito a tomar una copa, Marcos y Álvaro se sientan en el sofá, Pedro en el sillón y yo quedo de pié frente a ellos, me desnudan con la mirada y me siento cada vez más y más sucia y me gusta mmmmm…..

Verónica – Bueno chicos, ya sabemos todos para qué estamos aquí así que comenzaré yo, está todo permitido excepto la violencia, en cuanto ya no podáis más habremos terminado, si no me siento cómoda u ocurre alguna cosa que no me gusta simplemente lo diré y se habrá acabado.

Dicho esto comienzo a desabrocharme la camisa, un botón tras otro hasta que mis senos quedan al aire, ellos miran el espectáculo y beben me acerco a Pedro, rozo mis pechos en su cara, alguien toca mi culo y yo se lo acerco para que su mano entre más entre mis nalgas, me arrodillo, desabrocho el pantalón de Pedro y comienzo a chuparle la polla mientras está sentado en el sillón y comienzo a entrar en un estado de placer interno, como si estuviera en un sueño, los otros dos comienzan a desnudarse, mientras le mamo la polla a Pedro dos hombres uno por cada lado desnudos con sus penes todavía entre flácido y erecto están cerca de mi, cambio a la polla de mi derecha sin soltar la de Pedro de mi mano, la mamo y se pone dura, mi boca se llena de saliva por el placer que me supone tener estas pollas solo para mi, me giro y comienzo a chupar la de la izquierda Pedro se pone en pie y los tengo a los tres frente a mi, arrodillada, chupando dos pollas y masturbando la tercera.

Uno de los tres se pone tras de mi y me levanta, mi lengua lame mis labios, estoy como loca y quiero estar arrodillada chupando pollas pero lo que viene me gusta más, siento como varios brazos se hacen con mi camisa, alguien me baja la falda, mi sujetador se cae y siento como me pellizcan los pezones, se me ponen duros y el placer recorre mi cuerpo por completo, una mano está bajo mis bragas dos dedos entran en mi vagina y mmmmmmmmm comienzo a lubricar, si sigo así tendré un orgasmo antes de que pase nada de verdad, ahora ya estoy desnuda y me tumbo en el colchón una polla enorme se pone a la altura de mi cara, me pongo de rodillas y sigo chupando, alguien abre un bote de lubricante y me lubrica el ano, su dedo entra en mi culo, ahora ya tengo dos pollas en la boca y chupo con todas mis ganas, es mejor de cómo lo había soñado.

Siento como me levantan el culo y como me penetran, entre mis piernas se derrama mi flujo vaginal, mi coño se derrite y siento tanto placer que casi no puedo chupar bien las pollas que tengo en mi cara, alguien coge mi cabeza y una polla de 22 cm entra completamente en mi boca, casi no puedo respirar pero me encanta, estoy cada vez más y más excitada, un hombre se tumba me coge del brazo y me acerca a el yo le monto, la polla de 22 cm ronda constantemente mi cara, parece que le gusta como la chupo y sigo haciéndolo pero he perdido de vista al tercero aunque pronto adivino donde está cuando otra polla entra por mi culo lubricado aunque poco acostumbrado al sexo anal y siento un placer que ni me hubiera imaginado; estoy siendo penetrada vaginal, oral y analmente y es igual que mi fantasía.

Los tres hombres hablan entre ellos, me ponen a cuatro patas y uno tras otro me follan el culo, nunca imaginé que me gustara tanto el sexo anal, cuando el tercero me está penetrando el primero vuelve a poner su polla en mi cara y siento dentro de mi boca su semen caliente, chorreando, ahora si me siento sucia, como yo quería, otra polla entra en mi boca todavía chorreando semen y esta vez la corrida cae en mi cara mientras siento como el tercero se corre en mi culo, sus tres pollas están ahora chorreando semen y yo me apresuro a seguir mamandolas me encanta, el sabor del semen, la humedad en mi boca, en mi coño en mi culo, en todo mi cuerpo, la polla de Pedro se ha vuelto a poner dura y me pone en la postura del misionero y comienza a follarme aaaaaaaaahhhhhhhh acabo de tener un orgasmo, les chupo las pollas a los otros dos, una se pone dura a la otra le cuesta y así estamos hasta las doce de la noche… estoy agotada…

He tenido ocho o nueve orgasmos, he perdido la cuenta, se han corrido en mi cara, en mis tetas, en mi culo y creo que en todo mi cuerpo, estoy llena de semen, uno tras otro se han ido a lavarse y se han vestido excepto Pedro que todavía quiere que le haga una última mamada, el mientras los otros dos se van Pedro está sentado en el sofá y yo, agotada, se la sigo chupando hasta que se corre dentro de mi boca, me trago su semen y se levanta, va al baño, escucho como el agua corre, sale vestido, me da las gracias y se va..

Estoy tumbada en el colchón en medio del salón de mi casa, cubierta de semen, con el culo casi dolorido y el coño enrojecido y me siento bien, relajada, ha sido como un sueño pero es real, me voy al baño y me doy una ducha, estoy cansada pero tomaré una copita más.

Me pongo la bata, me siento en el sofá y me preparo un ron con coca-cola, me encanta, fresquito me lo tomo mientras pienso que quiero repetir esta experiencia, no solo esta experiencia quiero probar muchas otras cosas, muchos otros hombres quizá también mujeres, mira, estos días que voy a estar sola podría intentarlo con mi amiga Lola, siempre me ha parecido que le gustaba ¿por qué no?

 

Lo que si voy a hacer va a ser seguir buscando en las páginas de contacto, ya estoy en www.fuegodevida.com y si encontré a Pedro encontraré a otros que también quieran sexo sin tabú con una mujer como yo… no sé que me deparará el futuro solo sé que lo voy a vivir a tope, por fin me he soltado y ahora sé que las fantasías se pueden hacer realidad.

 

 

 

Últimos Comentarios Agregados

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies