Relato porno Mi primera vez xxx

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

3.14 / 5 (28 votos)

Mi primera vez

Categoría: Gay Comentarios: 0 Visto: 24513 veces

Ajustar texto: + -

Publicado el 01/07/2013 por: Anónimo

Luego del encuentro donde nos pajeamos con el colo, yo había quedado algo conmovido…….y con culpa. Mi vida pasaba por la parroquia y mis condicionamientos sexuales eran muy fuertes, pero el placer de sentir un pene en la palma de mi mano y su semen chorreando era realmente una revolución en el interior. Fue así que al otro día, sábado, cuando mi amigo de enfrente de mi casa me invitó nuevamente (esta vez fue más directo y lo hizo personal) acepté sin dudar y fuimos a la “casita” de nuestros secretos sabiendo lo que en ella pasaría.

Enseguida me preguntó:

-¿Te gustó lo de ayer?

-Sí, pero no lo deberíamos hacer más.

-No te preocupes, después te confesas y listo

La verdad que durante años esa fue mi vida, confesarme cada vez que tenía sexo con un hombre, pero lo real es que nunca me sentí muy mal por lo que hacía. Mientras charlamos los dos nos quedamos en calzoncillos, así nada más, como hacía calor simplemente nos sacamos la ropa.

-¿Te gusta mi pito? Preguntó

-Sí. Le dije sin dudar, medio inconsciente de lo que significaba eso

-Dale agarralo de nuevo que ayer me gustó como me hiciste la paja

Y así lo hice, como si tuviera experiencia en el tema; metí la mano por su parte púbica y tomé su pene duro y caliente igual que el día anterior. Él se bajó la ropa interior y el miembro se puso erecto de tal forma que lo apreté y acaricié casi deseándolo.

-¿Sos puto?

-No. Dije rápidamente, aunque en mi interior un SÍ fuerte se estaba formando.

-¿No queres que te la ponga?

-No sé, ¿no me va a doler?

– Dale tratemos, te lo hago despacio

-Bueno. Dije mientras me baja mi calzoncillo y me ponía en cuatro patas.

El colo se arrodilló detrás mío y  me apoyó esa cabeza roja y caliente en mi ano, esa sensación fue toda una experiencia para mí, me calentó más y se dio cuenta, quiso meterla tomándome por la cintura, pero me dolió y se lo dije, por lo que le puso saliva y ya sí, de a poco, fue ingresando. Dentro mío sentía un dolor que me hacía gozar, me gustaba y lo deseaba.

-Si te hago mal decime. Comentó

– No, esta bien, dale despacio

Apenas entró toda su pija empezó a bombear, como eso sí me dolía, le pedí que pare, pero solo fue moviéndose más suavemente y ahí podía sentir como su pene crecía dentro mío y sus gemidos me hacían esperar su leche caliente en mi cola.

No aguanto más. Llegó a decirme

Y pude sentir como ese liquido suave y tibio me invadía, se quedó quieto un poco y en mi interior palpitaba parte de su ser que no dejaba de llenarme al tiempo que yo, sin tocarme, chorreaba mi leche sobre el piso.

Cuando la sacó sentí un vacío que me hizo gemir más y desee ese momento intensamente.

-¿Te gustó? Preguntó

-Sí. Respondí tímidamente, pensando que me consideraría un puto y todavía no quería eso

-A mí también, me gusta tu cola, ¿te cojió alguien antes que yo?

-Nadie, es la primera vez, no se lo cuentes a nadie

– No te preocupes, es nuestro secreto.

Y así fue por un tiempo, luego me enteré que se lo contó a alguien más que también quiso estar conmigo. Pero el colo fue único para mí, estuvimos mas o menos 2 años teniendo sexo regularmente (a veces todas las semanas, todos los días, o una vez al mes)

Aún siento el aroma de su piel adolescente y me excito……….pero perdí su rastro.

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies