Relato porno Historia de mi vida (1) xxx

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

2.94 / 5 (17 votos)

Historia de mi vida (1)

Categoría: Gay Comentarios: 0 Visto: 9084 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 18/08/2013, por: cdanto

¿Prefieres porno de calidad antes de leer? CLICK AQUI

Quiero contarles mi historia. Hace mucho que vengo pensando en hacerlo pero no me animaba. Por razones obvias voy a ocultar mi nombre y cambiar el de los personajes. Asimismo ocultaré algunas de las circunstancias de lugar. Lo que pasa es que estoy en pareja desde hace dos años y el no conoce mi pasado altamente promiscuo.

Me llamo L, tengo 28 años, soy profesional y administro los bienes heredados de mis padres. Mi padre falleció cuando yo tenía 3 años y mi mamá se hizo cargo de los negocios lo que la obligaba a estar fuera de casa con regularidad. Yo me crié con una especie de institutriz y una empleada cama adentro.

Desde chiquito supe que me gustaban los varones. Jamás tuve traumas con mi homosexualidad, mas bien todo lo contrario. Mis primeras relaciones las tuve con un compañero de colegio, su nombre era Maxi (es nombre de fantasía). Iba a un exclusivo colegio de Buenos Aires. Era mi compañero de banco desde chicos y cuando empezamos la secundaria (o su equivalente) despertamos al sexo. Una tarde lluviosa de invierno estábamos encerrados en mi dormitorio. La empleada se acostó a dormir la siesta. Estando en la cama el empezó a manosearse el pene. A mi verdaderamente me excitó, no podía quitarle los ojos de encima.

El se percató de mi desaforada visión y me preguntó

–      Te dejás?

–      Si. Respondí inmediatamente y me quité la ropa

Me puse boca abajo y el se recostó encima de mi. Fue desastroso!!, los nervios, la falta de experiencia y la ausencia de lubricación conspiraron para mi primer penetración anal. De todas formas el roce de su pija en mi cola, el contacto piel a piel y un par de leves entradas de su “cabecita” fueron suficientes para excitarme. Desde ese día fueron frecuentes las caricias y los toques. Nos encantaba recostarnos mientras el me solicitaba que le toque la pija yo le pedía que acaricie mi cola y mis piernas.

Averiguamos como lograr una buena penetración. Lubricación y dilatación eran las claves. Conseguimos vaselina y una tarde Maxi comenzó a meterme uno de sus dedos en mi culito embadurnado con vaselina. Cuando pensamos que estaba dilatado me puse en cuatro, el se arrodilló detrás de mi y me penetró. Me dolió bastante pero no grité. El, de a poco, empezó a bombearme hasta que me la metió casi toda (era un miembro chico). Al cabo de unos pocos segundos sentí que mi cola se mojaba con algo tibio. Me había acabado adentro!!!. Recuerdo que nos reimos mucho por la situación.

Maxi me culeaba dos y hasta tres veces por semana. Ya éramos amantes expertos!!!. Un día me pidió que le chupe la pija. No sabía como pero intentando se aprende, así que se recostó en la cama y le empecé a lamer el glande y a tragarme su tronco. Me encantó el sabor de su verga!!!.

En ese momento yo tenía 13 años y a pesar de que estaba muy a gusto con Maxi mi cabeza pensaba en otro tipo de aventuras. Caminando por la ciudad solía excitarme al ver a chicos marginales, soñaba y fantaseaba con ser poseído por uno de ellos. Mientras tanto, en la intimidad de mi cuarto comencé a vestirme con ropa de mi mamá. Primero una blusa, después una pollera y por último el maquillaje.

En mi edificio vivía un gay. Era un chico de unos 25 años al que solía cruzármelo por los pasillos o bien en el ascensor. El se daba cuenta de mi condición porque yo era muy amanerado. Un día me invitó a su departamento a charlar. Me contó que trabajaba como productor de moda y que integraba un grupo de transformismo. El me inició en todo lo relacionado al crossdressing. Con el aprendí a maquillarme, a depilarme y a producirme diosa!!

Este chico (Lucas) fue el que me ayudó en la compra de mis primeras prendas femeninas.

Empezamos a usar la casa de la abuela de Maxi para nuestras citas. Maxi vivía a cuatro cuadras de mi edificio y a la vuelta de su edificio vivía su abuela. La casa solía mucho tiempo deshabitada porque ella viajaba a visitar a su hija que vivía en Mendoza y al otro hijo que no recuerdo donde vivía. Como a la abuela de Maxi cada vez le gustaba menos la capital pasaba muchos días afuera. Los padres de Maxi estaban separados y el vivía con su madre que se la pasaba trabajando todo el día.

Así empezamos a coger en la casa de la abuela de Maxi, yo me sentía mucho mas tranquilo porque mientras cogíamos en casa estaba latente el temor que o bien me descubriera alguna de las mujeres que trabajaban en mi casa.

Desde que empezamos a coger en la casa de la abuela de Maxi me sentía mas “perra”.  Me excitaba muchísimo el sexo anal y chuparle la pija pero lo que mas me calentaba era todo la previa. Caminar hasta la casa de la abuela de Maxi, encontrarnos, desnudarme, el tocarnos y sentir nuestros cuerpos a mi me llenaba la panza de cosquillas. El sábado por la tarde era mi día preferido y si era frío y lluvioso tanto mejor. Una tarde después de chupársela un rato Maxi eyaculó encima del acolchado. Con mis dedos tomé un poco de semen y me lo tragué. Me gustó su sabor y lamí el acolchado para tragármelo todo. A partir de ese día Maxi solía acabarme en la boca o en la cara.

Cuando terminamos de cursar, durante el verano, tuvimos sexo regularmente. Pasé 20 días con mi mamá en Punta del Este y extrañaba horrores a Maxi. Ese año mi mamá no viajó tanto, solía pasar mucho tiempo en casa aunque estaba más preocupada por los negocios. Igualmente ella es muy liberal y cuando le conté de mi elección sexual (se lo conté a los 22 pero ella ya lo tenía clarísimo) me bancó.

Unos días después de empezar las clases se me acerca uno de mis compañeros de aula (en total éramos 5 varones). Mauro me preguntó directamente si me “dejaba coger” por Maxi. Primero lo negué pero fue el mismo Maxi que me confesó que se lo había contado. Mauro me dijo que el también quería cogerme. Lo dudé un par de días y acordamos que la casa de la abuela de Maxi era el lugar apropiado. Nos encontramos un viernes por la tarde y Mauro me cogió mientras Maxi miraba y se masturbaba. Fue una experiencia genial, me encantó que me coja otro compañero de división.

Durante unos días repetimos la experiencia. Íbamos los tres y me cogía uno de ellos y el otro miraba. Una tarde les pedí si no me dejaban que se las chupe a los dos. Esa fue mi primera experiencia con dos pijas en la boca, tenía catorce años recién cumplidos!!!. Me fascinó tragarme la leche de los dos.

Tener sexo con mis compañeros era algo habitual. Había dos encuentros casi fijos, miércoles y sábado, y a veces a instancias de cualquiera de los tres nos juntábamos otro día.

Era de esperar que mis otros dos compañeros se enteraran. Así que no pasó mucho tiempo para que Hugo y Román su sumaran al “grupete orgiástico”. Primero fueron encuentros individuales y con el tiempo evolucionamos hacia el sexo grupal. Esas vacaciones de invierno tuve varios encuentros con los cuatro. Me encantaba que me la den por el culo mientras simultáneamente se la chupaba a otro. Esas tardes solíamos empezar con una serie de mamadas rápidas para entrar en calor y luego comenzaban a penetrarme. Eyaculaban en mi cola o en mi boca indistintamente. Me encantaba ser el putito de mis compañeros.

Una tarde decidí darles una sorpresita. Arreglé con Maxi ir temprano a la casa de su abuela y me vestí como mujer para esperar a los chicos. Me puse un vestidito blanco, ajustado y muy cotito. Me puse una bombacha diminuta, un corpiño con un pequeño push up. Mi amigo gay me ayudó a depilar mi escaso vello de las piernas (yo era super lampiño) y además me prestó maquillaje. Estaba hecha una “diosa” y me encantaba convertirme aunque sea por un rato en la “hembrita” de mis amigos.

Todavía guardo el recuerdo de sus caras al verme. Estaban alucinados con mi apariencia!!. No se porqué habrá sido pero ese encuentro fue el mejor. La pasamos genial. Me cogieron varias veces e incluso dormimos la siesta juntitos. Esa noche cuando llegué a mi casa me ardía muchísimo la cola pero estaba feliz!!!

Esto prosigue…..

¿Estas cachond@ despues de leer el relato y quieres porno? CLICK AQUI

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR