Relato porno Hijo Hermoso xxx

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

3.44 / 5 (457 votos)

Hijo Hermoso

Categoría: Incesto Comentarios: 5 Visto: 55430 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 04/05/2016, por: Anonimo

¿Prefieres porno de calidad antes de leer? CLICK AQUI

Hola mi nombre es Martha tengo cuarenta años de edad, les contare mi historia de incesto.

Tengo dos hjjos, el mayor tiene veintidós años y el menor diez. Hace dos años me separé del padre de mis hijos, ya que el es un puto de verdad, y eso no me gusto para nada, nos separamos y cada quien tomo su vida como queríamos.

el ya vive con una ex amiga mia, la muy puta vivía con el antes que nos separaramos, eso me di cuenta después y me dolio mucho.

Con lo de mi hijo comenzó todo hace seis meses, cuando fuimos a un parque, donde hay piscinas, caballos para andar, y bicicletas. Ese dia nos fuimos temprano para estar todo el dia en la piscina, ya que mis hijos, no salen a los parques muy a menudo.

Cuando llegamos al parque mi hijo mayor, que por cierto se llama Roberto, se quito el pantalón y la camisa y quedo en bóxer, frente mio, a él no le dio pena, pero a mi si, y le dije: <oye Roberto, no te da pena que te miren asi desnudo, las chavas, y principalmente tu madre> Roberto me contesto: <y ¿por qué me tendría dar pena? voy a alucinar lo que tengo> Y no es porque sea mi hijo pero es es bello y tiene un cuerpo delicioso. yo le dije: <que bárbaro eres Roberto, pero allá tú>

Ese momento que se desnudo, me sentí atraída, he inconscientemente lo abrazaba y lo acariciaba cuando se acercaba a donde estábamos, y le decía a él que era bello mi hijo. Él solo se reía hermoso.

Ese día estuvimos hasta las cinco de la tarde, y al llegar a la casa pude notar que esta mal, y le pregunte: <Roberto te miro un poco mal, ¿Qué te pasa hijo? Nada madre, respondió Roberto. Le dije que se fuera a descansar y que le iba hacer un te y le llevarías un calmante para la calentura.

Cuando le llevé el té, y las pastillas, Roberto estaba solo en bóxer. Cuando lo vi, sentí una excitación radical y sentí que me mojaba la concha. Le di las pastillas y el té, el me agradeció y lo deje descansar. Yo no cerraba los ojos por la preocupación, no quería que se enfermara, ¿a qué madre le va a gustar que sus hijos se les enfermen? a nadie obvio, y cada rato lo iba a ver.

En eso que iba y venia del cuarto de él, me decía: <que bueno esta mi hijo, pero es una locura pensar tener algo con él, pero me da excitación. Las cosas prohibidas son las más ricas, ya veo.>

En mi cuarto pensaba acostada ¿cómo se sentiría estar con un hijo teniendo sexo, y ser penetrada por la raja y el culo? Me gustaría intentar, pero ¿cómo?

Pensé en buscar una computadora, y busqué, consejos para seducir un hijo para tener sexo con ellos. Lo que el buscador me llevo a un sitio de relatos incestos y leí como una madre sedujo a su hijo. Me gusto y pensé en no perder más tiempo. Yo sabia que me constaría, pero no iba a dar mi brazo a torcer.

Lo fui a verlo de nuevo, pero me fui con un baby doll transparente y una tanga linda que tenia puesta, de esas que se meten el trasero. Y entre a su cuarto y mire que tenia los ojos cerrados, le llamé y el me respondio, y le dije: ¿Te sientes mejor hijo? Él me ve, y se puso mas rojo de lo que estaba por la calentura, y me dijo: <madre ¿te vale venir así en paños menores?> Yo le dije: <¡ay hijo!!.. es que no pienso en nada más que en ti, no ves que me preocupas como estás de enfermo, no pienso si estoy vestida o no, lo que yo quiero es verte bien.> Él me agradeció: <Gracias mamá> Yo con le dije a Roberto: <Roberto, pero tu que dices, ¿me miro bella así o no?> Roberto me quedo viendo a los ojos, y me dijo: <Claro mamá que te ves bien, eres hermosa, y ¿por qué no buscas a un hombre que te enamore y te haga feliz, por que lo mereces?>  Yo me reí, y le dije: <¡ay hijo! los hombres se burlan de uno de mujer, pero tienes razón, algún día seré feliz, ya verás> Yo me despedí de Roberto con un beso, pero según Roberto se lo iba dar en la mejía, pero yo a propósito se lo di en la boca, y le dije: <Disculpa hijo fue un accidente> su beso sabia amargo, por la calentura, pero más me llene de deseo por estar con él.

Al siguiente día, me levante temprano a verlo, pero él ya estaba en la sala, y bañado. <Cómo te sientes hijo> Roberto me respondió: <bien madre> y le dije:  <que buen hijo. ¿quieres comer algo?> Él me dijo que sí, que tenia hambre.

Les hice el desayuno a mis hijos y yo con el pensamiento de estar con Roberto. Mientras comíamos, yo lo observaba, y el me miraba y me sonreía. mi hijo menor Mainor, se fue a la escuela, y Roberto por su estado no fue a la universidad. y pensé: <Me voy a poner ropa pequeña, y sin tanguita, para que me mire y tal vez a si se excite y podamos hacerlo.>  pues procedí con mi plan. Me puse un Short pequeño y flojo, de modo que al sentarme se me viera la raja,  y una camiseta y sin sostén, ya tenia los pechos duros de la excitación, y los pezones parados me mire al espejo y me miraba como una puta, la verdad, pero rica, porque tengo un cuerpo lindo, la verdad.

Ese día no fui a trabajar, llamé al trabajo con la excusa de que tenia a mi hijo Mainor enfermo y lo llevaría al medico. Mi jefa acepto y me dijo que me tomara tres día para cuidar a mi hijo.

Salí de mi cuarto y me puse a limpiar a la casa, Roberto estaba en la sala mirando televisión, y cuando me ve, se puso rojo, y le pregunté: <qué te pasa Roberto?> Yo con una sonrisa y excitada le preguntaba. él me dijo con la cabeza agachada: <Nada mami> Yo le pregunte: ¿Verdad que me miro hermosa hijo? Que días que no me vestia así.> Roberto Respondió: <Si mamá, te ves bella y tienes unas piernas lindas> cuando escuche eso me puso a mil, y le pregunte: ¿verdad que sí?  ¿hace cuanto no estás con una mujer? Él me respondió: Ya tiempo, mamá, me he concentrado en mi estudios y lo sabes, pues en ninguna case me he quedado> Yo mientras él hablaba me senté en un mueble frente a él, y me abrí para que él me viera la raja, y le dije: <¿Te gustan de verdad mis piernas Roberto? Sabes, yo me cuido, y lo puedes ver, y si quieres tocar, lo puedes hacer> Pude ver que sus ojos le brillaban y me miraba fijamente a mis ojos, y me dijo: <No sé, mamá>  Yo me paré y le dije: <no tengas miedo, no pasa nada hijo> Le tome su mano y la puse en mis piernas. él estaba rojo y obvio de la excitación. y le dije: <Sabes Roberto, yo me depilo las piernas y también la raja y el culo, me gusta estar limpia y sin ningún mal olor. ¿quieres ver Roberto?>  Mi hijo Roberto, que lo amo, No me respondía, pero en la mirada lo pedía. Así que me baje el Short hasta abajo y el me dijo: <Mamá, ¿qué haces? soy tu hijo> Yo le dije: <no pasa nada, hijo, quiero que tengamos confianza uno con el otro. cuando yo te pida un masaje tenes que hacerlo. y cuando tu necesites uno te lo hare> Roberto me dijo: <Bueno eso si, ahí tienes razón>  Yo le pedí un masaje y es no puso resistencia. pero yo no quería masaje, yo quería que me cogiera, y yo di el primer paso, lo bese y él se asusto, y sin decir ninguna palabra, lo volví a besar, y está vez es se dejo.

No besábamos locamente, con lengua, nos chupeteábamos, y el me quito la camiseta y me empezó a mamar lo pecho delicioso. yo nunca pensé que mi hijo tenia esa facultad para mamarme los pecho delicioso, ya que nunca me lo habían mamado así.  Le baje el pantalón y el bóxer, y se la empecé a mamar su verga, que deliciosa, la tenia grande de unos veinte centímetros y gruesa. cuando me la metí a la boca, su sabor me hizo que se la mamara lento, me gusto su sabor. después de unos minutos, él me tomó y me uso boca arriba y me la metió despacio, yo no podía contener el placer y comencé a pujar, ya que a mis hijos los tuve por vía cesaría, de modo que la tenia no tan abierta, yo le decía: <Ay ay ay Roberto, que rica tu verga, ¿te gusta mi raja mi amor? No sabe que desde ayer te deseaba> y cuando estoy a punto de correrme grito: <Ay ay me corro, hijo, más duro, más duro, por favor. ah ah ah toda toda> me corrí, y Roberto me puso en cuatro patas y me la metió toda, jugaba con mi raja, me la metía de un solo, y me la sacaba toda. yo solo gritaba, después siguió dándome duro y rápido, me corrí de nuevo. Eran como las diez de la mañana y nosotros seguíamos cogiendo. Es eso el se corre afuera de mí. Nos tiramos en el sofá, y nos mirábamos y lo besé y el también correspondió. Me dijo: <Quiero darte por el culo> yo le dije: <Está bien hijo> se acostó en el sofá y yo me unte saliva en el ano, y le unte saliva a el en su verga, y le agarre su verga y me la puse en mi ano, poco a poco me iba bajando hasta que ya la tenia toda adentro, empecé a saltar, despacio y poco a poco mas rápido. Le decía a Roberto: <¿te gusta mi ano? ay que rico mmmm delicioso. nunca me había entrado verga como la tuya> Roberto solo suspiraba, y en eso el se empezó a mover y me hacia saltar, nuestras pieles sonaban y yo gritaba. Pasaron como una media otra y a mi lo que me salía del ano era pura agua, sentí que Roberto se corrió dentro de mí. ¡qué caliente sentía su leche, y todo mi ano!!

Ese día lo pasamos haciendo toda la mañana, y en la noche, para que Mainor, no nos viera, Pero poco después nos descubrió y lo convencí para que no hablara, y como lo convencí, bueno con sexo. Después les contaré como desvirgue a Mainor.

Espero que le haya gustado. Si les guata comenten, Más adelante le contaré lo de Mainor. Bay

¿Estas cachond@ despues de leer el relato y quieres porno? CLICK AQUI

Últimos Comentarios Agregados

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR