Relato porno El Dia Antes De La Felicidad xxx

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

3.62 / 5 (47 votos)

El Dia Antes De La Felicidad

Categoría: Gay Comentarios: 0 Visto: 2004 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 27/03/2017, por: allesmathieu

¿Prefieres porno de calidad antes de leer? CLICK AQUI

Me llamo Daniel tengo 26 años, cabello ondulado castaño oscuro, me dedico a distribuir productos a bares y restaurantes vivo con mi hijo actualmente solos, actualmente vivo en España, pero soy de Costa Rica.

Mi vida ha transcurrido digamos normal en mi sentido privado, hasta cierto punto de adolescente me internaron a un colegio casi solo habían varones esa fue mi primera vez que tuve una relación con otro chico pero no es en si lo que os quiero contar, luego de mi compañero del internado anduve con chicas no era mi prioridad buscar contacto gay pero claro si se daba la oportunidad pues no me negaba hasta los 18 años solo estuve con 3 personas de mí mismo sexo contando el del internado.

Quizá este comportamiento me hizo lo que soy ahora, a los 18 años estuve con una chica “Giulia” de la misma edad yo ambos nos conocimos en la Universidad, nuestra relación pues era de lo más genial, jamás he conocido nadie como ella, en el sexo pues éramos como si no hubiera mañana, como si del sexo dependiera nuestra vida, como si el sexo nos diera todo lo que necesitamos de la vida, nos acompañamos y eso fue más beneficio aun para ambos, vivir juntos sexo, sexo y sexo habían ocasiones cuando estábamos en casa todo el día me decía que me quedara sin ropa y cuando ella quería me abrazaba por detrás y me agarraba el pene hasta que fácilmente y rápido lograba una erección y ella encaminaba su boca hasta engullir lo que más le gustaba.

De mi parte pues, en momentos del día no me resistía verla desnuda , la agarraba por atrás y le pasaba los dedos por la vagina siempre mojada no sé cómo le hacíamos para estar siempre excitados, me encantaba hacerle sexo oral igual que ella a mí y siempre terminábamos con mi polla dentro de ella, era una vida de lo mejor que se puede tener cumplimos 1 año de vivir juntos hasta que ocurrió lo que no teníamos pensado, estaba embarazada yo con 19 años no sabría qué hacer, siempre nos protegíamos ella pues creo que lo tomo más calmada casi nunca la vi preocupada como yo, peleábamos continuamente, me faltaban dos años para terminar mi carrera universitaria.

Mis padres no sé cómo se lo tomarían la familia de ella tampoco, ambos veníamos de familia de clase media tanto ella como yo éramos hijos únicos y digamos que económicamente estábamos bien, pero mis padres eran más permisivos que los de ella, estaba aterrado con esa situación ya casi no teníamos sexo y cuando lo teníamos era sin tanta satisfacción y ella lo notaba hasta que me dijo que era mejor contarles a nuestros padres.

Fue así les contamos a mi mama  y papa jamás olvidare esa mirada perdidas como en el fondo diciendo, “maldito pendejo (sí, mi mama era algo pasada de palabras a veces) para esto te mantenemos, te damos todo y así nos pagas” mama lloro pero creo que el que más se sentía perdido era yo, mi papa solo me dijo que otro día hablaríamos y nos fuimos de la casa con mi novia, pensábamos ir donde la familia de ella pero no era mucho.

Luego dos días después fuimos a la casa de ella y pues recibí algo que ni yo me lo pensaba, sus padres enojados me dijeron que me fuera y que su hija se quedaría ahí, deje la universidad esa semana caí en depresión, alcohol casi a diario a las tres semanas apareció Giulia lloramos juntos en todo ese tiempo no la había podido contactar porque los padres le habían privado de todo contacto conmigo, solo llego a traer sus cosas y llorando se fue, prometiéndome que pronto se arreglaría todo

Pasaron unos meses y comencé a trabajar en un bar no recibía mala paga, y creo que esto me sentó muy bien porque me hizo más independiente y con los pies en la tierra, mis padres no querían que dejara la universidad pero ya no quería regresar, Giulia siguió estudiando siempre llegaba a verme al trabajo, hasta que tuvo el bebe, ese día creo que hasta sentía cada latido de mi corazón a mil por hora llegue al hospital y vi ese pequeño hermoso mi hijo, estaba tan feliz, ese día yo no era ni la sombra de cuando supe que estaba embarazada.

Incluso esa semana hicimos las pases con la familia de ella todo era como antes, con la ayuda de mis padres nos fuimos a un apartamento mas comodos, Giulia termino su carrera y nos turnábamos para cuidar el bebe lo que menos queríamos era contratar a alguien para que cuidara mal a nuestro hijo.

Cuando cumplio un año mi hijo, que por cierto se llama Alessandro cuando le hacia cambio de pañal, se le veía tan delicioso el ano rosadito húmedo y la piel tan suave muchas veces le tocaba y solo se reia pero me detenia pues era mi hijo, pues ya con Giulia vivíamos juntos de nuevo pero ya no teníamos tanto sexo como antes.

Así que en tantas calenturas y mis contradicciones de mi conciencia cuando lo cuidaba a Lucas me anime y le pase la lengua que al parecer le gusto y a mí también, desde ese día era como ya mi tarea designada comerle su ano rosadito a veces solo le levantaba las piernas y me ponía a mi tarea o me acostaba y lo sentaba en mi cara agarrándolo para tenerlo más cerca me encantaba su olor su piel su color como le quedaba mas rosadito cuando se lo terminaba de mamar.

Nunca le hize cosas fuertes como intentar penetrarlo o meterle los dedos me bastaba con la lengua y mi polla siempre estaba a reventar, fue asi como después de 8 meses me decidi por probar sexo oral con el, mi hijo pasaba mas tiempo conmigo que con su mama y me tenia mas afecto a mi que a ella, asi que ya casi a los dos años mi hijo poco a poco le fui ensenando como chuparme la polla a esa edad no se pero casi siempre los niños tienen la boca mojadita suave y eso me prendia tanto a veces lo besaba me encantaba que movia su lenguita un poco torpe ese sabor tan dulce tan rico de un niño es lo mejor que se puede probar muchos me entenderán y como cuando tenia sexo con Giulia y me decía de pasar desnudo por la casa asi me la pasaba con mi hijo siempre desnudos, en la tardes que no trabajaba veíamos una película y me agarraba la polla y le decía que si quería y el con gusto veía la película y con la polla adentro de su boquita.

El semen siempre le gusto, la primera vez que me corri se asusto y le dije que estaba bien no era necesario que lo probara y a levantarme iba para limpiarme pero el acerco su boca y lo probo y le dijo que le gustaba claro en sus palabras de niño porque apenas podía hablar y siguió chupando a dejarla limpia lo bese se sentía tan rica su boca su textura después de mamar con sabor a semen siempre me ha calentado tanto incluso con Giulia lo hacia y pues así se basaba nuestro tiempo juntos siempre en besos, sexo oral y a el le comia su ano rosadito, yo no se si el sentía satisfacción alguna como placer por su edad pero era claro que le gustaba mi polla y el semen.

En ocasiones me sacaba hasta 4 veces la leche, les cuento mas o menos con detalle llegaba de trabajar y Giulia se iba, cuando se iba me daba un baño con mi hijo y nos íbamos a la sala o a mi habitación desnudos, prendíamos la tv pero no la mirábamos casi nunca, el se ponía sobre mi y sentir su piel suave me la ponía dura en segundos lo abrazaba le pasaba los dedos por su anito rosa y le besaba la boquita luego le daba vuelta que me quedara justo en la boca su ano y con esfuerzo el llegaba su boquita a la cabeza de mi polla me la chupaba y yo me daba gusto con su ano hasta que me corria y se lo tomaba toda me la limpiaba bien y quedaba siempre sobre mi veía la tv con su mano en mis bolas después como a los 10 minutos comenzaba a mamar se veía tan lindo y jamas me hubiera imaginado que me llegaría a pasar eso.

Luego dormíamos unas dos horas y me volvia a dar otra mamada por lo general me daba 3 diarias fueron pocas cuando me hizo mas de 3, ese día lo bañe y ahí me la chupo otra vez, cenábamos y esperábamos a mama a que llegara como si nada había pasado y cuando ella me llamaba que llegaría tarde le decía si quería un poco mas y el siempre con gusto me daba una mamada rápido, les dire que no era una mamada de profesional porque un niño no entiende mucho aunque le expliques siempre lo hara un poco torpe pero la satisfacción de sentir una boquita tan pequeña y que sea tu hijo aunque no lo haga perfecto pues se siente lo máximo.

Ahora mi hijo esta por cumplir 6 años hemos hechos cosas más que esa como su primera penetración, desde que la mama de Alessandro se separo de mi vivimos mas al limite juntos en mis vacaciones mas que todo, casi siempre desnudos lo consiento y somos felices muchos de ustedes entenderán como se siente esa felicidad en carne propia

Los saludo a todos y gracias por leer, no se que tan bueno soy escribiendo quiza no me comparo a muchos buenos relatos que he leído por aquí no era ese mi punto sino de algún modo quise compartirles esto de mi vida.

 

¿Estas cachond@ despues de leer el relato y quieres porno? CLICK AQUI

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR