Relato porno Disfrute del marido de mi amiga xxx

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

2.20 / 5 (15 votos)

Disfrute del marido de mi amiga

Categoría: Confesiones Comentarios: 0 Visto: 11295 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 28/07/2014, por: admin

¿Prefieres porno de calidad antes de leer? CLICK AQUI

Hola, me llamo Susana,

Os voy a confesar algo que me ocurrió sobre el verano del año 2005, para ser más exacta un 17 de Septiembre, no estoy avergonzada por todo lo ocurrido pero si os debo admitir que me siento extraña con solo recordarlo, pues me excito con facilidad, se que es difícil comprenderlo tanto como a mi explicarlo. Todo lo ocurrió va en torno a unos de mis mejores amigos (son parejas), los cuales no haré referencia a ellos referente a sus nombres en ningún momento y solo los llamare, como suelo llamarles con cariño papi y mami, pues ellos siempre quedaran de esta manera en el anonimato. Todo comienza en el momento de la anunciación de su boda, en ese mismo día ya me pidieron que debía de ir acompañada, de cualquier de mis amigos. La cierta verdad es que no sabía a quien llevar, por lo que se lo pedí a mi último amigo especial… Miguel. De Miguel que queréis que os cuente, que es un hombre felizmente casado…no conmigo, el cual tiene 36 años y para todos mis amigos ignorando lo dicho, es mi actual novio.

Bueno comenzare a explicaros algo acerca de mí, como soy, lo que me gusta y de esta manera me iréis conociendo (aunque bastante sabéis de mi), hasta confesaros lo ocurrido… vale. Si tuviera que definirme en una sola frase, no lo sabría pero que puedo deciros de mí, como os he comentado previamente, soy una chica de 23 años y os diré mis rasgos mido 1.75m, 90/59/88 aprox., de ojos castaños, morena y mis cabellos normalmente los llevo suelto, delgada pues suelo cuidarme… hago mucho "ejercicios". Tengo unos pechos firmes (los cuales mis amigos y amigas dicen que son preciosos) y unas nalgas duras y firmes (opinan que tengo uno de los mejores culos que han visto), me considero una mujer súper morbosa, aunque de esto ultimo sus opiniones lo deja para el dormitorio.

Me considero una chica simpática, abierta (a veces demasiado…), extrovertida, atractiva e inteligente, en otras palabras una sin vergüenza integral, aunque eso si muy buena gente, simpática y bastante loca… vamos una chica con la que se puede pasar un buen rato (joder, pido algo más de 15 minutos…). Me gusta conocer gente, descubrir cosas nuevas, divertirme, lo típico de una chica de mi edad (tengo una manera especial de ver la vida). Me gusta salir, hacer locuras, aunque me sea difícil de reconocer que me gusta beber demasiado (joder, no soy alcohólica… pero debería controlarme).

Os debo comentar, que mis experiencias son producto de mis fantasías, las cuales las intento hacer realidad en la manera de lo posible, sin importarme a veces el resultado y ni tan siquiera me paro a pensar en las posibles consecuencias, pues pienso que podría alterar el resultado final, llegando a no ser tan satisfactoria (aunque a veces algunos resultados los lamenten en mi propia piel). Que puedo deciros más de mí, me considero una persona sencilla, en ocasiones orgullosa, aunque a vez demasiado cariñosa y siempre intento esconder esta faceta mía. Soy una persona bastante activa, tozuda, desconfiada, responsable, sincera y normalmente aunque las verdades ofenden, nunca me ando con rodeos. En fin, no se como definirse mejor, en todo caso hacerlo vosotros mismos.

Como os he dicho, me considero una mujer muy morbosa y caliente, me gusta probar cosas nuevas y sobre todo provocar a los hombres a mi alrededor (obviamente se que soy deseable… no solo por que lo dice mi chico). Os admito que me gusta vestir provocativa, ya sea en invierno con faldas hasta mis rodillas (me gusta notar al andar, el roce de mis muslos desnudos (os puntualizó la parte superior de mis muslos, aunque no me considero fetichista, pero siento devoción por las medias de ligas… me vuelven loca), y cuando el sol aprieta (más por la llegada de la primavera), comienzo a llevar minifalda con medias, piratas o con pantaloncitos muy cortos, y en verano cuando mas calienta el sol, me suelo poner sobre todo "culotes" y si estos son de color blanco, mejor que mejor pues noto que a los hombres que hay a mi alrededor, les vuelve loco y a mas de uno seguro, que su perdición (aun más cuando no suelo llevar braguitas o estas son de tipo tanga).

Os debo comentar que hasta que se caso mi amiga Andrea, salía normalmente con ella y unas amigas incluida mami (por ese año tenía 21 años), me considero muy buena amiga de ella, según sus propias palabras casi hermanas. Os debo poner en referencia que nos conocíamos desde el instituto e incluso un poco antes, pero más tarde conocí a papi el cual me lo presento ella, como una persona plasta total, mi amistad con el fue algo extraño pues desde el primer día supo conocerme, me daba opiniones que otros no sabia como darme o no sabia como explicarse, siempre que el llevarme a la cama no fuera parte. De Papi os puedo decir que es moreno, con los ojos castaños mide 1´85 m., muy guapo, un encanto, muy buena gente y que tiene 25 años. Por lo que a partir de ahí nos hicimos inseparables, pasamos mucho tiempo los 4 juntos.

Por Mami se que Papi, siempre esta haciendo mucho deporte… entre otros fútbol, baloncesto y voleibol, en otras palabras se cuida mucho, pero lo importante por lo menos para mi, que es muy buena gente y que siempre esta hay cuando lo necesito y desde que salíamos en pandilla se convirtió en mi confidente, me gusta contarle todo lo que hago y sobre todo respecto al sexo con mi novio, le comento la ropa interior que me compro y la ropa de baño. En mas de una ocasión me ha acompañado a comprarme ropa y en mas de una ocasión interior (llegue a sorprenderle mirándome por encima de la cortinilla), pero sabéis me gusta expresarle con todo tipo de detalle de cómo me sienta y si puedo le mando alguna fotografía para que pueda opinar, sabiendo que entre el y yo nunca habrá nada pues somos muy buenos amigos. Aunque también os digo que he notado como me mira, se perfectamente lo que significa esa mirada por Miguel, y por palabras de Mami se que es bastante bueno en la cama, quizás algunos de esos calentones sea… yo la razón o sea el fruto de la satisfacción de Mami. Cierta vez le comente a Papi, que opinaba de Miguel y me contesto que lo considera un chico muy majo aunque sinceramente no le considera íntimo, pues tampoco habían hablado para llegar a tanto, que incluso cuando más han intimado ha sido, cuando solíamos salir los cuatro, cuando solíamos salir de marcha algunas veces.

Recuerdo que hablamos abiertamente, tanto que hasta me comento que se iban a casar, me sentí que quizás mi amistad, podría ser utilizada por otros para poder romper su relación, pero Papi fue quien me calmaba con palabras que en verdad te llegaban al corazón, por lo que comencé no se por que motivo a mandarle mensajes al móvil, cualquier excusa era buena, sobre todo si era para confesarle como me lo monto con Miguel pues me excita muchísimo, para abreviaros nuestros mensajes era algo fuero de lo normal. Os digo más, me gusta explicarle con todo tipo de detalles cosas muy intimas, de lo que hago con mi novio, le cuento el como y el donde. Como lo hacemos, que me hace previamente, si llevo en ese momento ropa y cual llevo. Me gusta mandarle mensajes del tipo de ropa que me voy a poner, e incluso le mando algunas fotos a su email personal, preguntándole como me quedan, pues me gusta su punto de vista y en todo caso que me recomendaría, ya sabéis ese estilo de cosas. Recuerdo que este verano pasado, le mande un mensaje el cual le comente que me había ido de compra con Mami, que me había comprado algunas ropitas y entre las cuales había varios culotes.

Sabiendo perfectamente que sabría lo que era, pues creo que tonto no es, aun más sabiendo como es Mami. Recibí al momento un mensaje suyo el cual me comentaba que ignoraba que era (joder, pensé que picaron, pues se que sabe perfectamente lo que era), le reenvié el mensaje con la sorpresa de agregarle una foto que me hice en ese momento con el móvil, comentándole que eran unos pantaloncitos muy cortos (blancos), de esos que por detrás se me salen los cachetes (las nalgas) y que por delante de lo marcado que quedan, se me nota totalmente mis labios vaginales. Hoy aun más, pues los tengo hinchados de haberme depilado, acabando por explicarle le comente imagínate como me quedan, toda rasurada e incluso apenas se me nota, ni mi tanguita pues se me a introducido por mi rajita (soy mala lo admito, y me gusta pues me imagino como se habrá puesto, pues nada mas ponérmelo se lo enseñe a Miguel, el cual se puso de un calentón que tuvimos que follar en ese preciso momento varias veces, a modo de que se le bajara). Para finalizar, me gusta preguntarle como lo hace el con Mami, pues me gusta saber si coincidimos a la hora de disfrutar, o si Mami es tan morbosa como yo, tanto dentro como fuera de la cama, me gusta saber como y hacer posible donde.

Aunque mi chico Miguel, ignora mis mensajitos con Papi (y Dios, no lo quiera que lo sepa), e de igual manera pienso lo mismo de Mami, aunque ella de forma indirecta le comente en mas de una ocasión, que llevo un tiempo mandando mensajes a un extraño, todos subidos de tono y de los mas provocativos, a lo que Mami me comenta que mientras no se entere Miguel… no importa, además de tacharme de putona en plan cariñoso entre risas. Lo que si os debo decir, que hasta ese día nunca ha habido nada directamente en persona entre nosotros, pues tanto el como yo somos discretos. Lo que os voy a confesar ocurrió, durante el mes de septiembre del año 2005, en el transcurso de su boda. Estuvimos con su familia en todo momento, se nos casaba algo más que unos amigos, una hermana y un hermano, e incluso por un momento llegue a pensar en no presentarme pero no pude decir que no, por lo que debíamos asistir mi chico Miguel y yo, hasta ese día mi vida era normal. Durante la semana habíamos echo los debidos preparativos, ya sabéis hora con la peluquería, el vestido comprado, medias pues así lo requiere el protocolo y ropa interior para la ocasión e intruso había ido días antes a depilarme, tanto las cejas como el resto del cuerpo (…me gusta que me lo haga una profesional).

Pero llego el Sábado lo cual comienza las prisas, nada mas despertarme tuve el extraño presentimiento de culpabilidad, no me preguntéis el que pues intruso yo misma lo ignoro, además a lo largo del día estuve nerviosa. Desayune en compañía de Miguel (os debo mentar, que según el estaba en plan de separación), pensando que tenía muchas cosas que hacer mas por la insistencia de Miguel, por querer quemar parte de ese desayuno. Me fui preparando para la boda, aunque esta fuera a mediodía, me toca ponerme guapa sola, lo primero que hice fue meterme en el baño para darme un baño de lo más relajante, observando lo bien que me dejaron pues no solo mis pierna se veían hermosa y brillante sino hasta mi pubis, el cual mostraba mis labios vaginales hinchados por el agua caliente, mas al estar completamente rasurada (normalmente no me depilo completamente la ingle, pero lo hice por expreso deseo de Miguel).

Cuando llego la hora de vestirnos, delante del espejo en mi dormitorio comencé con el ritual, colocándome mis braguitas tipo tanga de hilo de color rojo (esta me la había comprado para la ocasión, me encantan son muy divertidas, pero hay que tener cuidados pues son propensas a las infecciones vaginales, por lo que hay que ser muy higiénica para llevarlas), continué con el sujetador uno de esos del tipo sujetador "palabras de honor" sin tirantes (son muy cómodos pues al ser de algodón y lycra apenas notas las costuras al frente) y abrochados por delante, de los que me hacían un escote precioso. Recuerdo que Miguel como suele ser habitual en el, se había sentado enfrente observando como me vestía, mientras el aun permanecía casi desnudo con solo con una toalla reliada en la cintura como única prenda, comenzó a masturbarse dejando en el ambiente del dormitorio ese olor a miembro hambriento. Miguel me comentaba que le gustaba mi sujetador, pues me iba a quedar un escote le iban a dar ganas durante la boda, de meter la mano dentro de el a modo de buscar algo y quedarse acariciándome los pechos un buen rato, sin sacarlas ni incluso para ir a mear… Bueno continúo, me puse unas medias de esas de tipo ligas antideslizantes (pero de todas formas pensé que si durante el baile me agobiaban, siempre me las puedo quitar).

Hasta pensé incluso en no ponerme medias por ser verano, mas por lo calurosa que soy pues me suelo poner crema autobronceadora en las piernas, hasta que estén morenitas luego me echaría leche corporal de esa que te da "brillito"… vamos, que parezco que llevo medias. Bueno para finalizar me puse el vestido, que me había comprado para la boda, un vestido precioso de color rojo, con tirantes y que me llegaba hasta los pies, unos zapatos negros de tacón y una chaquetilla tipo torera con un broche a juego con los zapatos. No solo me veía hermosa, sino hasta Miguel me comento entre halagos lo radiante que estaba, comentándome lo malito que estaba y si teníamos tiempo para algo más, recuerdo que le comente que aun faltaba pintarme por lo que le mande a la cocina, a que me preparara algo fresquito. Nada más marcharse Miguel hacia la cocina, al ver el móvil no me pude reprimir, sentí una enorme necesidad de contarle a Papi a través de un mensaje, como me había vestido yo para la boda y preguntándole que tipo de traje se iba a poner y la ropa interior que había elegido para la ocasión, por su silencio deduje que estaría bastante ocupado, como debería de estar yo. Pero minutos después sonó el móvil a modo de mensaje era Papi, me comento que tipo de traje y que la ropa interior era un secreto de alcoba, que hasta pasado esta noche no me lo podría decir.

Cuando llegamos a la iglesia, comenzamos por lo típico que era el de saludar a la familia y felicitar a quien le tocaba, la boda fue preciosa muy normal y riguroso como debe de ser, pues se casaron en la Esperanza de Triana en la calle Pureza. Busque tanto a Mami como a Papi, para verlos antes de casarse…para verlos por última vez como amigos por separados, pues a partir de ese día me será extraño verlos como matrimonio. Como suele ser algo normal, primero llego la novia muy guapa y hermosa la cierta verdad es que se me escaparon varias lagrimas, le desee suerte y todo aquellas cosas que solemos decir, más tarde llego el novio… papi, que nada más verme y fundirnos en un abrazo entre besos, dejo caer el comentario que cree que se ha equivocado de persona para casarse, entre risas. La boda fue maravillosa y emotiva, hasta cantaron el coro del Roció de la Esperanza de Triana, nada más salir se marcharon a donde tenían previsto hacerse las fotos. Mientras nosotros nos quedamos en compañía de otros amigos y familia, ya casi pasado mediodía llegamos a la Hacienda donde se iba a celebrar el convite en Bodegas Góngora, un lugar el cual esta impregnado de bodegas de vino, decorado con toneles y viñas, un lugar fantástico para una fantástica pareja, donde no iba a faltar de nada, jardines, una carpa en la entrada, e incluso castillos hinchables para los más pequeños, los salones interiores eran enormes… muy amplios.

Lo primero que hice pues es algo normal en nosotras, era el poder ir al baño por lo que les pedí a Andrea y Claudia (otras amigas) si deseaban acompañarme. Una vez llegamos a la entrada de los salones, un metre muy galante y correctamente nos comento que no podríamos usarlos, mas por estar cerrado a la espera que entren los novios al salón y estos lo inauguren. Por lo que nos indico otros servicios, estos estaban mas oculto adentrados en los jardines, tanto Andrea como yo nos dimos cuenta la innumerables lugares que había, en los cuales cualquiera de nosotras nos podríamos perder en compañía de otros que no fueran nuestras parejas, sin que nadie se diese cuenta. Una vez llegado los novios, e inaugurado el salón pasamos a su interior, donde una vez en el salón buscamos nuestra mesa, encontrándola y observando que esta era de seis comensales. Por suerte para nosotros nuestros amigos, nos pusieron en compañía de otros amigos, donde estuvimos todos comiendo, bebiendo y pasando durante toda la velada muy bien. Recuerdo que se acercó a la mesa Mami, más por saber como nos encontrábamos, si todo estaba bien y dentro de nuestro gusto, cuando creíamos que esta se iba a marchar se agacho pidiéndome si le podría acompañar al baño.

Recuerdo que entre otros comentarios, me comento que no habían salido algunos preparativos como ellos habían planeado, incluso que estaba muy nerviosa y al mismo tiempo muy contenta, que se sentía muy excitada más por la llegada de la noche, donde Papi la introduzca en brazo en su casa, y la lleve a la cama (casi me hace vomitar). La cierta verdad, es que hubo un momento en el cual me comporte como verdaderamente soy, pues comencé a indagar a base de preguntas que pensamiento tenía sobre esa noche (joder, sabía que me metía donde no me llamaban), le pregunte sobre que iba a hacer ella, e incluso le sugerí que esa noche debía de comportarse sobre todo como una guarra, después de comentarle algunas cosas salimos del aseo. Mami me comento que Papi estaba totalmente empalmado (ojo a modo personal, no para calentarme aunque a veces es tan mala como yo). Bueno sigo, continuo comentándome que Papi le había comentado, mientras se estaban haciendo el reportaje fotográfico, que desde que salio de su casa se la había puesto muy dura, llegando a frotarse en todo momento a modo de justificación, con ese bulto duro. Llegando a comentarme avergonzada, que hasta ella misma echo la mano hacia atrás, a modo de asegurarse que eso era lo que pensaba, llegando e incluso a asustarse (joder, la verdad no era por echarme flores, pero creo que la culpable era yo).

Nada mas salir del servicio, sonó mi móvil a modo de mensaje, observando de quien procedía me fije que era de Papi, el cual una vez abierto leí, que este me comentaba que lo hermosa que estaba con ese vestido rojo… tanto que se había puesto malísimo, con la idea de irse al servicio a poder desahogarse. Al tiempo de salir de los aseos nos encontramos entrando tanto Miguel como Papi (la cierta verdad era que esperaba a Papi entrar en los aseos, aun más después de haberme comentado, su idea de desahogarse). Papi son de los tipos de hombre, que destaca por ser galán, atento como pocos y este nos "regalo las orejas entre piropos", comentándonos lo hermosa y radiante que estaba, e incluso tanto o igual que su mujer, acabando por comentar que ambas pongámonos lo que pongámonos, siempre estaremos muy bellas (por no decirnos buenas). Bueno la celebración continuo, después de la tarta como sabéis vinieron los cubatas y para finalizar el baile. Comenzamos todos a bailar, en un momento dado me fije que Miguel se marcho a la mesa a sentarse, la cierta verdad me preocupe un poco, este me comento que era debido que algo le había sentado mal, o quizás la bebida. Acabando por comentarme que pidiera alguien que bailara conmigo, acercándome a Mami pidiéndole que si no le importara que Papi bailara conmigo, por lo que lo hice sin esperar que me repitiera dos veces que lo hiciera.

Recuerdo que bailamos varias piezas entre ellas varias Sevillana y un par de pieza lentas, en la cual bailamos algo mas pegados más por que la música lo requería, rozándonos y frotando involuntariamente nuestros cuerpos. E incluso pienso que mas de la cuenta, aunque entre las Sevillanas y mas tarde la pieza romántica, me encendió… y de que manera, me hizo sentir algo inusual pues hasta ese momento, ni me lo había echo sentir ni Miguel. Recuerdo que sentía mi pubis totalmente humedecido, llegando a temer que se me notara en mi propio vestido. Pues no solo era el sentir su cuerpo pegado al mío, sino como su miembro se restregaba en mi pubis, notando esa durísima erección, incluso sintiendo y no comprendo como, en una pieza en la cual su miembro presionaba contra mi pubis, como algo normal del baile entre abrí mis piernas (previamente me había cerciorado que nadie se percatara). Note como esta continuaba presionando, inicialmente pegándose de tal forma contra mi orificio vaginal, que gracias a la textura del vestido y a mi tanguita, notaba como parecía que se me introducía aunque fuera levemente. Me sentí totalmente ruborizada, llegando a comentarle que seguramente esta noche, en el momento que llegaran a su casa se iba a desquitar con Mami, dejándola no solo contenta sino mas que satisfecha, respondiéndome Papi que nada mas llegar no le iba a dejar ni tan siquiera, que se quitara ni el vestido e incluso menos las braguitas.

Mientras sentía como algo vivo, pues tras escuchar sus palabras, aquello parecía que creía aun mas, llegando a restregarse con mas evidencia contra mi cuerpo, llegué a pensar que lo hacia ya a propósito. Todo iba bastante bien hasta que note desde la pista de baile a Miguel raro, nada mas acercarme le comente si le sucedía algo, comentándome que se sentía indispuesto y mareado, que quería ir a los servicios. Nada mas levantarse volvió a sentarse, pero esta vez de golpe pues había perdido el equilibrio, tras cogerme por la mano me comento que buscara ayuda para que lo ayudaran a ir a los servicios, os juro que en ese momento no supe que hacer. Apareció Mami en compañía de Andrea, la cual le comento que buscara a Papi, una vez llegado y poniéndole en antecedentes, Mami nos comento que se habían dado cuenta desde la pista de baile que algo nos ocurría, que algo le pasaba a Miguel. Recuerdo que Mami (tan atenta con es costumbre en ella), comento a Papi fuera el quien me ayudara a llevarlo a los aseos y que se cerciorara por la salud de Miguel, pues sabiendo como es Papa… Mami se queda mas tranquila (no soy tan mala, comente a Mami que aun que agradecía su gesto, lo importante era su boda, pues era su día, pero como es tan tozuda como cabezota me comento que ahora quien importa, era Miguel).

Lo cierto es que gracias, a la ayuda de Papi me costo poco llevarlo, pero mientras lo llevábamos a los servicios tuve varios roces fortuitos con Papi, dándome cuenta como Mami tenía razón de lo armado que iba (joder, ni los armados de la Macarena), obviamente os admito que me gusto por el morbazo de la situación, imaginaros Miguel delante y Papi detrás frotándose conmigo sin querer, una y otra. Bueno continuo, nada más llegar a los servicio Papi entro previamente a modo de ver si estaban vació o no, tras salir me comento que no había nadie, de manera que entramos los tres y como pudimos lo metimos en uno de los retretes. La situación era bastante fuerte, imaginaros la situación entre el poco espacio del servicio, metimos a Miguel dentro… primero el, mirando este hacia delante al tiempo que se inclinaba. Mientras Papi y yo detrás, de alguna manera franqueándolos sujetándolo uno a cado lado, a medida que entrábamos esto se estrechaban, de manera que yo me fui colocando detrás de Miguel, y Papi se había colocando detrás de mí. Para agraviar aun mas la situación, Miguel se inclino a modo de vomitar o algo parecido, su mismo cuerpo me empujo hacia atrás, de manera que yo misma me inclinaba al mismo tiempo, chocando y de que manera contra el cuerpo de Papi, mientras notaba con todo detalle la tremenda erección de Papi (joder, que malita que me estaba poniendo, y que calor hacia allí dentro).

Recuerdo que en un momento Miguel nos pidió algo de intimidad, pues le daba cosa que ambos estuviéramos allí mirando mientras el vomitaba, por lo que aprovechando que los servicios estaba vacíos y en ese momento no había nadie, nos introducimos en el habitáculo de al lado, la situación ya por si era extraña y además de lo mas comprometida, por no deciros morbosa. Creo que la situación se nos fue algo de las manos, pues tuvimos que cerrar la puerta al escuchar voces acercarse, quedándome pegada a la puerta de modo de poder escuchar mejor a Miguel si este solicitara nuestra ayuda, tras de mi estaba Papi el cual permanecía pegado literalmente, sintiendo en mis nalgas aquello que me hicieron dudar de mi amor hacia Miguel y de mi tremenda amistad hacia Mami, e incluso al mover mi cuerpo, aunque reconozco de forma injustificada… mas por sentir como aquello tan duro y caliente se restregaba contra mi, como se introducía entre mis glúteos, incluso a pesar de mi vestido. Pensé en el calor que hacia en esas instalaciones, pues no solo me sobraban las medias sino hasta el vestido y sino fuera por la situación, hacia tiempo que me lo hubiera quitado aunque solo fuera por algunos minutos.

La culpa fue mía, pues sentí sus manos posarse en mi cintura y me quede callada (pues en verdad lo deseaba), aun mas cuando descendieron hacia mis nalgas presionando mis glúteos, hasta trague saliva con cierta dificultad. Continuando para ascender hacia mis hombros, mientras el silencio era cómplice, pues me gustaba y en ese momento lo necesitaba (aunque no era mi hombre, mi cuerpo pedía lo que en ese momento, lo que Miguel no me daría y la cierta verdad no me pude negar. Seguramente Papi al ver mi actitud sumisa, continúo pegando su rostro a mi nuca, comenzando a besar desde mi cabeza hasta mi cuello y desde aquí hasta mis orejas. Sentí mi cuerpo estremecerse al tiempo que mis vellos ponerse como escarpia, notaba sus ardientes labios recorrer mi cuello, dándome pequeños mordiscos al tiempo que sus besos recorrían mi cuello, hasta llegar a mi oreja la cual recorrió completa desde detrás hasta el lóbulo, me tenía completamente mojada (que morbazo con Miguel al lado). Me fue dando la vuelta hasta pegar mi espalda a la puerta, y acabar por unir nuestros labios en un apasionado beso, donde no solo entrelazamos nuestras lenguas, sino hasta nuestras manos (como amantes furtivos).

Sus manos descendieron hasta mis hombros, las cuales note que pretendían bajar las tirantas de mi vestido las cuales me negué, continuando Papi por bajar sus manos por mi cuerpo, acariciando mi piel mientras una de ellas se dirigía por detrás de mi cuerpo, hasta posarse sobre mis nalgas acariciando mis glúteos por encima de mi vestido. Comenzó a levantar la tela de mi vestido hacia arriba, hasta introducir su mano por dentro de este y posarla sobre mis desnudas nalgas. Os juro que mi respiración estaba tan acelerada, como los latidos de mi corazón. No dije palabra alguna e incluso aun menos cuando consiguió su propósito, acariciándome directamente sobre mi muslo (sobre mis medias). Comentándome en susurros lo malísimo que estaba y notando lo mala que estaba yo, notaba su mano recorrer mi ingle e introducirse por la parte interna hasta llegar a mi orificio vaginal, tuve que soltar un suspiro a modo de satisfacción más que de sorpresa. Miguel me comento que si me pasaba algo, a lo que tuve que responder rápidamente que nada, que solo era por que me sentía apenada por el, e incluso le comente que era mejor que le esperara fuera (obviamente no era cierto, pero pensé que quizás era mejor, decirle eso).

Advertid a Papi que no quería que me quitara prenda alguna, que si pretendía hacerme algo más que besos y caricias, debía de ser con el vestido puesto, por si Miguel pedía ayuda. Papi me respondió que el no tenia problema alguno, pues todo lo contrario le ponía mucho el hacerlo con la ropa puesta, que con todo que a el le gustaba a Mami era todo lo contrario (ya sabéis, solo me levantaré como mucho el vestido, sin quitarme ni tan siquiera el tanga). Mientras notaba su otra mano acariciar mis pechos por encima de mi vestido, continuando en introducir su mano por dentro de este y de mi sujetador, hasta comenzar a magrear mis pechos (comentando que eso le pone aun más malísimo, la dificultad). Os debo admitir, que esos precisos momentos me entro esos remordimiento de coincidencia, llegando a comentarle que no deberíamos de hacerlo, pues éramos algo más que amigo, que prácticamente se había casado hace unas horas (joder, que me lo iba a beneficiar antes que la novia), para más inrí Miguel estaba en el aseo de al lado enfermo y Mami, las cuales somos tan intimas como amigas, estaba esperándonos muy nerviosa noticias de nosotros en la pista y encima de blanco.

No se por que motivo, quizás llevada por la excitación dirigí mi mano hacia su bulto, la pose sobre su caliente miembro, note la duro que estaba y sin pensármelo dos veces, busque la hebilla de su bragueta a modo de liberarlo, tras bajarle la cremallera e introduje mi mano dentro, salteando su bóxer pude notar no solo el tamaño sino lo excitado que estaba, pues estaba impregnada totalmente de sus líquidos preseminares. No lo dude, tras cogersela bien fuerte se la saque fuera al tiempo que Papi, me comento que deseaba que se la chupara, siempre que a mi no me importara (la verdad es que es no, todo lo contrario me encanta), continuo diciéndome que estaba demasiado caliente y deseaba corredse en mi boca, pensé la verdad que poco disfrutaría. Ante mi rostro de desilusión, me comento que tras haberse venido la tendría de nuevo lista, para dejarme más que satisfecha pues esa dureza inicial, era el fruto de haberme visto con semejante vestido y aun más después del bailecito.

Por lo que no me lo pensé dos veces, me fui arrodillando al tiempo que yo misma me subía el vestido hacia arriba… más por no mancharlo y menos romperlo. Hasta tener su erecto miembro a la altura de mis labios, que levantando levemente mi rostro le mire fijamente a los ojos, mientras pose mis labios alrededor de su cabezota enrojecida, comenzando a frotar mis labios a como si fuera una barra de labios, para continuar por separarme de ella y continuar por recorrerla con mi lengua. Me la separe unos minutos de la boca, de manera que le pude comentar que si deseaba decirme alguna guarrada…que no se corte, pero eso si sin mentar mi nombre. Para de nuevo inclinar mi cabeza de modo de poder introducirme su miembro en mi boca, comenzando a tragármela a medida que inclinaba mi rostro, me la fui tragando en su totalidad. Comencé a chuparsela tras sujetársela por la base con una de mis manos, mientras no perdía el tiempo dirigiendo mi otra mano hacia mi entre pierna, de manera que ya os podéis imaginar que estaba haciendo…

Sabéis le pasaba la lengua a todo lo largo de su tronco, hasta llegar a sus genitales los cuales con cierta dificultad me los metía en la boca, tras sacármelos comencé a lamer uno tras otro, como si fueran bolas de helados (un sabroso cucurucho). Para de nuevo continuar hasta su cabezota, el cual comencé a juguetear entre mis labios a modo de fresón, de igual manera me lo fui introduciendo poco a poco hasta notar como iba llegando a mis amígdalas. Cuando quise retroceder, note la presión de su mano sobre mi nuca, obviamente era por que inevitable se iba a venir, después de no más de diez minutos… se corre, por la cantidad y la fuerza de su néctar no pude tragarme toda inicialmente, por lo que comienza a salirme por las comisuras de mis labios discurriendo hacia mi barbilla y desde aquí cayendo hasta mis pechos. Continué chupandosela hasta tenerla de nuevo lista (lo cierta verdad, es que no tardo mucho), el muy cabron eyaculo todo su néctar dentro de mi boca. Tras sacármela e incorporarme le bese a modo de transmitirle el sabor de sus propios jugos, le comente la posibilidad de hacerlo por detrás siempre que a el le gustara, ante su cara de ignorancia me corregí rápidamente comentándole si le gustaba el sexo anal… o sea por el culo.

Papi me respondiéndome que nunca lo había probado aunque no cerraría algún día esa puerta, aun más por que a Mami no le agrada. Mientras sus manos permanecían magreando mis nalgas, me comentaba que le había encantado la vista de mis pechos visto desde arriba, pero sobre cree que más le va a gustar cuando boten al compás de sus embestidas. Continúo comentándome que a Mami, le gusta mucho chuparsela y mientras esta lo hace, saca sus pechos fuera acariciárselos, pellizcarlo e incluso sus mismos pezones hasta besarlos. Me comento que en cuanto a follar, su postura preferida era la chica sobre la mesa tendida o sentada al borde de la mesa, con las piernas bien abiertas y con los pies a ser posible también apoyados en la mesa o sobre sus hombros. Continuo comentándome, que mientras la embiste, lo que mas le gusta es por ejemplo lo que hace su mujer, que es ofrecerle sus pechos a modo de que el los saboree. Aunque la postura ella, echada sobre la mesa mientras sus pechos cuelgan boca abajo, se la pone aun mas dura de solo pensarlo. Observaba como de dura se le estaba poniendo a medida que me iba contando, continuo comentándome que a Mami, le gusta cogerle su miembro para ser ella quien se lo pone en la entrada de su vagina, comenzando a frotarlo de arriba hacia abajo sintiendo lo caliente que esta.

Ella misma es la que empuja su culo hacia atrás, haciéndole entender que esta lista, que vaya metiéndosela poco a poco para que de un golpe sienta chocar sus testículos en su ingle. Le comente como deseaba follarme, pues allí no había ninguna mesa donde pudiera tenderme, y creo que la taza de bate es muy pequeña para experimentar aquello. Sin palabra alguna solo con una sonrisa en su rostro, camino un par de pasos hacia delante hasta llegar al bate, se giro y se sentó sobre la tapa. Tras coger su miembro con una de sus manos al tiempo que se masturbaba, me comentaba que me subiera el vestido hacia arriba al menos, y me sentara encima de el. Al tiempo que me colocaba sobre sus piernas, el mismo comenzó a subirme mi vestido hacia arriba, dejándole ver como eran mi tanguita. Mientras no dejábamos de besarnos, sus manos manoseaban mis muslos hasta llegar a mi pubis, e introduciendo sus dedos por el hilo de mi tanguita, noto después de un ronroneo a modo de aceptación por mi coño rasurado.

Tras sacar su mano de dentro de mi tanga, cogio esta y tras cogerla bien comenzó a tirar de ella, a modo de que se me incrustará aun más dentro de mi rajita. Solté un pequeño gemido no me pude callar, aun sabiendo que Miguel nos pudiera estar escuchando. Sentía las yemas de sus dedos recorrer mis labios vaginales, sus dedos jugueteaba con mi vulva y varios de sus dedos… sobre todo el dedo corazón se me introducía dentro de mi orificio vaginal, hasta sentir el preludio de mi orgasmo… el muy cabron lo sabia. Continuando por introducir varios de sus dedos acariciando la parte interna de mis muslos, continuando por frotar mi vulva, no pude aguantarme por lo que busque su miembro y comencé a acariciársela, subiendo hacia su prepucio para continuar descendiendo por este tronco caliente y venoso al mismo tiempo que su pellejo, comentándole en voz casi en susurros que me la metiera de una puta vez.

Recuerdo con satisfacción, como Papi continuaba poniéndome cada vez más alterada… mas caliente, por lo que pasó su lengua primero por mi cuello lentamente, saboreando mi piel y notando como mi respiración se agitaba. Mientras yo continuaba masturbándome con una mano, cerré por unos segundos los ojos, mostrándome que eso me gusta. Recuerdo que sin comentar nada al respecto, se echo la mano hacia atrás… hacia su espalda y tras coger su cartera, saco de esta un preservativo (debo reconocer que me dejo helada, sin saber que decirle, pues iba preparado). Tras apartar mi mano de su miembro coloco el preservativo sobre este, continuando por bajar la mano tirando de este hasta ponerse el condón, continuo cogiendo su miembro y tras echar a un lado el hilo de mi tanguita me la va introduciendo, hasta sentir su vientre contra el mío y comenzar a cabalgarme. Siento como me penetrar, moviendo sus caderas al tiempo que yo misma me subo hacia arriba, con la intención controlar las embestidas, le ayudo como puedo atrayéndolo hacía mí. No os voy a negar que por unos momentos me deje hacer, al tiempo que mi cuerpo empieza a subir y bajar, moviéndome rítmicamente.

Muy al contrario de los demás chicos, Papi es atento y sabe tratar a las mujeres, pues mientras me penetra, siento sus labios besar mi cuello, y aunque al principio le comente que no me quitara el vestido, note deslizarse las tiras de mi vestido a lo largo de mis brazos hacia abajo, continuando por ver como cae ante mis pies mi sujetador. Sintiendo sus ardientes labios en mis pezones (Dios, como quise gritar en ese momento), notaba su lengua recorrer cada uno de mis senos, besaba mis mamas, para finalizar por engullir mis pezones, llenándomelos con su saliva. Recuerdo que le comente que si me dejaba cambiar de postura, sin oponerse me deja comentándole previamente que no se levantara y mucho menos se moviera, tras levantarme y sacarla durante unos minutos, me gire lo justo para volverme a sentar de nuevo encima, sintiendo como me va entrando. Sabéis quede de forma que le daba la espalda, pero mientras continuaba penetrándome me eche hacia delante de manera que al principio me apoye con las manos contra la puerta, al tiempo que mis pechos botaban al compás de sus penetraciones. Me comento que esa postura nunca la había echo con Mami, que le gustaba y que además era muy placentera, por lo espera hacerlo con ella. Lo cierto que me mordía los labios a modo de silenciar mis gemidos… a modo de que Miguel no escuchara que estaba disfrutando y no era con el.

Lo malo de esta postura es que soy yo quien manda, soy quien controla las embestidas, mientras la noto dentro de mí, siento de nuevo sus besos a lo largo de mi cuello, continuando por lamer el lóbulo de la oreja… Dios como me pone eso. No dejaba de comentarme que le gustaba el tacto de mi piel, que no dejaría de besar mi piel nunca. No puedo mas lo admito, casi en sollozos voy gimiendo, al tiempo que nuestras respiraciones se aceleran, notó como estoy apunto de llegar a mí orgasmo. Comencé a moverme esta vez muy despacio, acelerando el ritmo, moviendo mis caderas de delante hacia atrás, colocando Papi sus manos una a cada lado de mis caderas comenzó a penetrarme fuerte, al tiempo que se levantaba y yo me iba inclinando sobre la puerta, sintiendo como me follaba cada vez mas deprisa. Sentí como unas fuertes embestidas Papi se vino dentro de mí… de su preservativo, descargando todo su placer en mi interior, cerré los ojos durante unos minutos sin dejar de mover mis caderas, para que después de unos minutos conseguí mi orgasmo, terminando ambos finalmente. Continuamos juntos un rato mas abrazados, sin dejar de besarnos, el orgasmo nos dejo sin fuerza, apenas tuve ni fuerza ni para levantarme, Papi se quitó el preservativo y echándolo a un lado, al tiempo que nos besamos con los ojos cerrados, dejándonos llevar de nuevo por la pasión y la ternura.

Sabéis, Papi me confeso que su mayor fantasía era, el poder coincidir conmigo algún día en los servicios, y sin tiempo ni para descansar, escuchamos las voces de Miguel, pidiendo ayuda, como pudimos nos acabamos de vestir y sin hacer ruido aparecimos delante de su puerta. Miguel nos abrió la puerta, comentándonos que se encontraba mucho mejor, tras ayudarlo a salir de ese urinario, nos fuimos caminando los tres hacia la sala de baile, que seguramente estaría Mami esperándonos, preocupada por nosotros. En el transcurso del camino Miguel me comento, que escucho como una pareja follaban en el aseo de al lado y que se le había puesto tan dura, que tuvo que masturbarse con la idea de que esa chica era yo. Me sentí avergonzada, más al estar en todo momento con Mami, no sabia como mirarle a los ojos sin tener un peso de culpabilidad, no dejaba de comentarme que esa noche iba a ser su noche, y no se me ocurrió nada mejor que acercarme a Papi y darle una pastilla de viagra, a modo de compensar el esfuerzo que este había echo sobre mi, tras habérsela pedido previamente a Miguel. Si queréis saber como continuamos, os diré que continuamos siendo amigos aunque no se por que causa, algo distantes como si Mami supiera algo, pero se que Papi nunca le dirá nada. Bueno os dejo, hasta pronto.

Ante todo, debo deciros referente a los comentarios de mi forma de explicaros mis historias. que si mi escritura, no esta bien redactada, que apenas es legible, que tiene dificultad a la hora de leer o incluso que da mal sentido, a la hora de explicar los placeres obtenidos o sentidos. Lo siento enormemente, pero intentare redactaros lo mejor que pueda mis experiencias, me cuesta a veces escribir todos mis sensaciones, pues el plasmarlas creo que es lo mas difícil.

¿Estas cachond@ despues de leer el relato y quieres porno? CLICK AQUI

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR