Relato porno Diana y Alfredo: Amigos de Verdad (Parte 12) xxx

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

3.73 / 5 (22 votos)

Diana y Alfredo: Amigos de Verdad (Parte 12)

Categoría: Infidelidad Comentarios: 1 Visto: 4567 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 02/04/2016, por: Anonimo

¿Prefieres porno de calidad antes de leer? CLICK AQUI

Ufff…….cada vez la llama crece en lugar de disminuir…….siento que pierdo el control sobre lo que está pasando y muestra de ello, es que de últimas fechas, quería ir acabando esos encuentros con mi amigo Alfredo, e incluso pasó por mi mente renunciar al trabajo y dedicarme a mi hogar, pero por alguna u otra situación, algo se atravesaba y el tiempo pasaba sin dar punto final. Además de lo anterior, el destino me ponía una prueba más: De unas fechas para acá, justo mi esposo, empezaba a reforzar sus fantasías de verme atractiva y de imaginarme cogiendo con Alfredo. Sus palabras eran para mí, droga que me prendía mucho y me inquietaba al grado de enloquecer de deseo por coger más y más.

Las palabras de mi esposo, seguían generando cosquilleo en ambos, pero más aún, mi esposo increíblemente, era el que estaba poniendo más leña al fuego últimamente y ello estaba dando pauta a que incluso, ahora la situación se torne mucho más morbosa que antes!! Siii, así como lo leen….más morbosa, porque ahora mi esposo es quien quiere que nos reunamos los tres deliberadamente, con tal de poner a prueba sus celos, o por ver hasta dónde puede ser el o yo, capaz de alimentar el morbo a esa fantasía, o no sé si para ponerme a prueba al estar en medio de los dos, o simplemente para orillarme a caer en alguna trampa. Él dice que quiere creer en mí y que para ello, salgamos los tres como muestra de que hay más amistad que deseo de parte de mi amigo!.

Ante eso…..como frenar esta situación??

Por ello, después de la última salida con mi esposo, y la insistencia más firme sobre la fantasía que rondaba en su cabeza, no hizo más que generar una enorme excitación en mí, lo que provoco que mi mente comenzara a abrirse a una posibilidad…..la posibilidad más loca hasta ahora en esta aventura: Compartir una noche de diversión entre mi esposo y mi amigo-amante conmigo…..los tres juntos, con el riesgo de todo!. Y es que no es lo mismo que mi esposo y Alfredo se encontraran en la escuela, donde la multitud de la gente impedía un contacto más directo, a que ahora, estuviéramos solos los tres, conviviendo, tomando e incluso hasta bailando con ambos. Eso sí es morbo puro!

Pues continuando con este Relato, después de la juerga con mi esposo, nos levantamos ya muy tarde…….de hecho fui la primera en abrir los ojos, y al ver la hora, abrí mis ojos desorbitadamente….eran las 4 de la tarde!!!. Me quede en mi cama acostada por un momento, repasando hechos y palabras de la noche anterior, y de manera increíble, logre empaparme nuevamente, sin embargo mi conchita estaba aún hinchada de tanto haber recibido de todo en una sola noche. No quise tocarme aunque ganas no me sobraban, pero fui muy prudente y rápidamente me levante y continué mi camino hacia el baño. Apenas voltee hacia la cama y note que mi esposo comenzaba igualmente a despertar. Entretanto mi mente se revolucionaba con pensamientos contradictorios y nada claros en lo que abría la regadera.

Comencé a desvestirme en lo que el agua caía deliciosamente y en tanto, detrás de la puerta, escuche la voz de mi esposo, serena y locuaz.

-Ohhhh mi amor……..eres una mujer excepcional…….tal como la deseamos todos los hombres!!-

Escucharlo me hizo sonreír en tanto el agua de la ducha ya estaba caliente, y me metí debajo del potente chorro que de inmediato actuó como fuertes brazos que me hicieron temblar del gusto. Cerré los ojos mientras dejaba que mi cuerpo se fundiera con la lluvia y el vapor por el calor que emanaba; llené mi boca de agua caliente y la expulsé con fuerza como si ello aliviara mis pensamientos y mis manos no dejaban de frotar mi piel, que se mostraba muy sensible por todo….por los recuerdos y por el agua misma.

Inesperadamente la puerta se abrió y la silueta desnuda de mi esposo apareció.

-¿Qué…qué haces? Balbuceé sorprendida por su actitud.

-¿Shhh… mi amor, acaso no tienes un lugarcito para tu esposito?-

Ahogó mis tímidas protestas con un beso, pegando la piel de su cuerpo con el mío.

-¿Mmmmm me tienes encantado, y quiero sentir tu piel untada a la mía, quiero estar contigo así de pegadito, sintiendo tu piel, tu calor, tus mimos!-

Concluimos esa ducha entre roces, provocaciones, probadas y sonrisas y estuvimos después, descansando ampliamente. Más tarde cenamos sin hablarnos demasiado, apenas algunos comentarios vacíos y poco más. Después de un rato de televisión evasiva, nos fuimos al dormitorio a reponer ese desvelo de encanto como pareja.

-¿Estás muy callado hoy?- Interrumpí de pronto.

-No, solo un poco cansado- Contesto sin demasiada convicción.

-Has estado un poco distraído hoy mi amor-

-¿Qué?-

-Digo que has estado un poco distraído hoy…antes, en la ducha, casi me desmayas con tu lengüita sobre mi cosita- Dije con una sonrisa traviesa.

-No sé, no me di cuenta, quizás,…….me refiero a la distracción que dices……..de lo otro, sabes que me encanta tu sabor a mujer sensual!-

– Gracias mi amor…….¿Sabes qué? …….me tienes derretida!!……..anoche y ahora, con todo lo que me has dicho y hecho, me tienes atada!!….encantada!!! no recuerdo si lo habías hecho antes, pero estuve sumamente encantada-

-Bueno, ya sabes que en esos momentos uno dice cualquier cosa y…-

-Mmmmm cualquier cosa no ¡!!……. la excitación te hace decir y hacer muchas cositas…….se te va la lengua y comienzas a decir cosas que no se si son producto de la calentura o me tratas de decir algo más – y entonces, de manera muy traviesa, metí mi mano debajo de la sábana para acariciarle su pene.

-No déjalo por favor, que estoy demasiado cansado-

-Está bien cariño, no te preocupes, de todos modos ya me has acabado hoy y anoche ……..me sacaste toda la fuerza, todo el morbo y todas las inquietudes como mujer, y es que me habías dejado tan cachonda que de pronto, mi cuerpecito pide algo más y no podía quedarme así-

Y con aquellas palabras me dejó un beso en la mejilla y se dio vuelta con un “hasta mañana mi amor……ambos estamos rendidos y hay que tomar fuerzas”.

Esa noche descansé bastante poco, en la penumbra miraba la silueta de mi esposo, desnudo; por una parte quería olvidarme de todo lo demás, pero al mismo tiempo sabía que era difícil apartar las imágenes que me habían dejado los días anteriores.

Se llegó el día lunes, mi esposo comenzó sus actividades normales y yo, tal vez motivada por lo que mi esposo me había dicho, esa semana me atreví a vestir más atrevida que otros días a mi trabajo, y mi esposo, fue claro testigo en silencio desde el primer día, y creo que por ello, decidió llevarme al trabajo diariamente, incluso en algunos días, hasta me llamaba antes para avisarme que pasaría por mí al trabajo….eso si era muy evidente.

A la mañana siguiente durante el desayuno, intercambiamos algunos diálogos de rutina. Mi esposo parecía contento y mientras estaba preparando el desayuno me acerqué a la cocina y solté el comentario que me daba vueltas desde la noche anterior.

-Sabes…..no puedo evitar recordar lo bien que la pasamos hace algunas noches…….todo lo que me hiciste me tiene hasta ahora loquita……y todo lo que me has dicho, no puedo quitarlo de mi cabeza…….me excita mucho escuchar todo lo que dices y todo lo loquito que te pones cuando estamos juntos…….no sé si lo haces en juego o estas tratando de decirme algo más, pero…….no puedo evitarlo……me gusta lo que dices!!! – Dije entre una interrogación y una afirmación.

-Bueno cariño, tú también has estado muy ardiente, tal vez más que otras veces-

-¿Qué fue lo que te puso tan cliente?- Continué.

-¿Qué fue? ¿Una sola cosa? Jaja no…seguramente un conjunto de ellas, fuimos subiendo de tono poco a poco y no te olvides que venía juntando desde hace días-

-Bueno pero tienes que admitir que la fantasía de imaginarme o verme con otro, te puso muy caliente y eso disparó un orgasmo increíble- Ya la semana caminaba y me vi muy osada en abrir el tema que desde hace días, deseaba reactivar en mi esposo.

Yo no podía dejar que mi esposo se fuera a trabajar sin que me dijera nada, por lo que volvía a retomar la plática para motivarlo y me dijera lo que yo quería oírle decir -Pero cuando estábamos en el clímax me dijiste que querías verme coger con otro y era indudable que eso te ponía bastante caliente porque estabas durísimo y no parabas de darme placer!!!!……..eso te daba mucho morbo-

-Cariño…ya me lo habías dicho el otro día después de habérmela chupado en el carro…”en esos momentos uno dice cualquier cosa”. Además, si la fantasía funciona para ambos, tanto mejor…..al cabo es solo una fantasía o no?.-

Sus palabras eran como si les restase importancia o fueran en cierto modo evasivas, al menos así sonaban para mí y nuevamente me ponía entre la espada y la pared, ya que por lo visto, el sí tenía claro el objetivo…….solo fantasía!!.

Eso me apagaba los ánimos, pero el morbo que ya traía conmigo, me dominaba y me hacía buscar un pretexto para lograr cumplir mi deseo. Por ello, me puse de pie y me dedique a servir más café y a recoger algunos platos de la mesa. Volví a sentarme y en esos minutos me quedé en silencio, como si disfrutara mi bebida caliente. Mi esposo tomó su taza y al concluirla, aproveche para volver sobre el tema.

-Volviendo al tema mi amor………te quiero confesar algo……..no puedo negarte que estos pasados días, me has excitado muchísimo y tal vez por ello ves en mi rostro una sonrisa de felicidad……te lo agradezco……pero luego me pregunto qué fue lo que hiciste para satisfacerme?……no encuentro la respuesta…….lo único que tengo presente de ti, es que cuando hacemos el amor……….comienzas con tus fantasías………te pones muy excitado y me excitas a mí también……….pero no puedo negarte que todo lo que me dices, me provoca muchas preguntas………por ejemplo, más allá de la fantasía…¿Qué es lo que realmente te excita?……….Imaginarte cosas…..saber cómo sería si fuera cierto……..verme coqueta…….o…..incluso que todo lo que me dices, se convirtiera en realidad???……….no lo sé mi amor…….no tengo respuesta y pues solo puedo decirte que te veo muy excitado……y eso me gusta mucho……me hace feliz verte feliz.

-Por favor Diana ¿qué te ha dado ahora por hacer ese tipo de preguntas?.- Me inquirió mi esposo, lo que me hizo sentir que ahí lo atrape dejándolo desarmado.

-No lo sé mi amor…..esa noche la pasamos de maravilla…..y en la cama cuando terminamos….me puse a pensar en todo esto y yo no encontré respuesta……tómalo solo como una duda de tu esposita mi amor-

-Cariño, si hiciera algo así supongo que te lastimaría y no tengo esa intención-

-Esa no es la cuestión mi amor…….además imagínate que si fueran realidad tus fantasías, podrías o no enterarte…….o como dice el dicho…….“ojos que no ven…”-

-Me sirves otra taza de café?- Me puse de pie y en tanto le di la espalda a mi esposo, una sonrisa broto de mis labios……creo que lo puse entre la espada y la pared. Regresé a la mesa y me senté, dándole su taza. –Y bien mi amor?……que me dices?- Le solté el anzuelo.

-Que rico café mi amor…….pues…….verás, …..te voy a confesar algo que tal vez nunca lo hemos platicado…….cuando tenía veintitantos años me lo pasé muy bien y no me privé de nada, pero hubo algo que me marcó y mucho, y eso fue que entre esas libertades que tuve, una amiga de la familia, casada ella, me sedujo y me llevó a la cama, haciéndome gozar como con ninguna jovencita en ese entonces……..no sabes lo que pasaba por mi mente, al encontrarme con su marido en las reuniones de familia, y ella coqueteándome mucho, y su esposo sin darse cuenta…….eso me marcó porque me excito mucho el juego y el morbo que eso provocaba, y ahora, aún recuerdo esas escenas, esos rostros y esas actitudes……me pone a mil recordar esa infidelidad y aunque nunca te lo he dicho, es algo que traigo sembrado en mi……….por eso es que no puedo dejar de pensar que una mujer tan hermosa como tú, seas objeto de deseo de otros hombres. Siempre te lo he dicho, pero no te había comentado lo que había dentro de mí. Pero ya que repentinamente estás tan interesada en este tema, que te puedo decir, que a nivel de fantasía es normal creo yo……siempre un poco de dolor en la relación, provoca mayor excitación y tal vez para excitarme, algo de aquellos años viene a mi mente, pero en ese momento, en ti veo reflejado el rostro de la infidelidad y eso me excita muchísimo…….además, he leído y según estadísticas, las mayorías de las gentes, tiene la fantasía al imaginar a su pareja, en la cama con otra persona distinta…….. y no me dirás que eso te sorprende porque muchas mujeres y muchos hombres tienen esa clase de morbo. ¿No lo tienes tú?-

-Fantasía…puede ser- le contesté muy secamente…..en realidad me interesaba sacarle toda la información a mi marido.

-Pues eso es mi amor……. una fantasía…..una fantasía que tengo dentro de mí porque lo viví en carne propia, y no puedo negarte…..me excita mucho ver el rostro de una mujer infiel, cuando es penetrada por otro hombre……….no tienes idea de lo que es ver el rostro de una mujer en esa situación……..te vuelve loco solo ver la expresión de una mujer cuando otro hombre va entrando en ella…….creo que es lo más excitante de todo…….es una imagen que no puedo describirte………es como ver algo que te hipnotiza de por vida……..ese rostro de gusto y placer no puede uno borrarlo de su mente………y por eso, cuando te hago el amor ……….trato de alargar el mayor tiempo posible el momento de metértela……disfruto mucho tu rosto…..disfruto mucho como gozas…….y cuando te la meto lentamente…….me dejas increíblemente extasiado al ver como tu rostro se tuerce de placer……..me gusta ver como disfrutas cuando mi verga se va toda dentro de ti…………ver tu boca abrirse…..tus ojos perderse y como echas tu cabeza hacia atrás en respuesta a una aceptación plena……..no tiene palabras……es mágico simplemente y en ese momento no puedo dejar de imaginar que es el mismo rostro de aquella mujer cuando le era infiel a su esposo!!!!…….me entiendes ahora????…….por eso mi amor…..no puedo dejar de tener esa fantasía contigo y lo único que te pido es que la compartas conmigo…..quiero que tu también goces de esto que es tan divino………., no pasa nada, más aún, quizás tengamos mejores encuentros íntimos, no crees?-

-¿Y cuál es tu fantasía en ese sentido?- Quería ir a fondo con el tema porque me parecía que mi esposo estaba abriéndose para tratarlo.

-Mmmm…bueno……creo que ya te lo expuse……….cuando te hago el amor, me gusta ver tus expresiones y como disfrutas, pero cuando rompemos el amor y empezamos a tener sexo, me enloqueces, y me haces imaginar que así como gozas cuando tenemos sexo…….cuando te veo con los ojos cerrados, tu boca abierta y disfrutando, como si estuvieras perdida, en ese momento, mi mente comienza a imaginar si así sería tu comportamiento si otro hombre te estuviera cogiendo!!! …. y solo ver tu rostro y escucharte, me excita mucho!!!…………cual es mi fantasía?…..esa mi amor……que en tanto hacemos el amor tu y yo, me imagino que estas cogiendo con otro hombre…….me excita verte disfrutando de una buena cogida y me excita imaginarte y eso me prende a tal grado, que me excita mucho en ese momento……y cuando jugamos o te digo mi fantasía y tu juegas también, me encanta escucharte decir que si te gustaría probar a otro hombre, o igual, me excita mucho oírte hablar en nuestro juego, que te gusta ser una puta con los hombres…….me excita escucharte en tanto en mi mente, todas las imágenes tuyas estando con otro hombre, dan vida a una enorme excitación mi amor……..me excita imaginarte que eres infiel con ese hombre que trae ganas de cogerte!!!!………..

-……..te refieres a…………Alfredo?- Le dije seria a mi esposo sin esperar a más. .

-Tu y yo sabemos que ese hombre, desde que te conoció, no deja de mirarte y más ahora que trabajas con él, está más que extasiado de tenerte a su lado…….soy hombre y te puedo asegurar que todos los días, está más que excitado mirándote……debo decírtelo mi amor…….lo traes prendido y contigo en su oficina…..se sacó un diez!!!

-Estás loco mi amor, como crees!!!!. Le mentí

– Eso es lo que tú crees y siempre me has dicho que estoy loco o que estoy viendo cosas donde no las hay…….por eso, me he atrevido, con todo el dolor o celos, como quieras llamarle, a que salgamos un día los tres…….un día de copas…..una noche de copas, para que tú misma te des cuenta de las miradas de tu amigo hacia ti, o de sus pretensiones……..tanta es mi fantasía mi amor, que deseo comprobártelo, en que tu amigo está loco por ti y es más………sabes porque deseo que salgamos los tres un día a tomar la copa?…….

– Nnnnnoooooo……porque? Le conteste ahora si extrañada, pero feliz porque finalmente hice que mi esposo tocara el tema que quería yo, porque los días pasaban y no lo veía con ánimos de reunirnos los tres como me lo había propuesto.

– Porque deseo que ese día, te vistas muy atrevida o si puedes, hasta más atrevida que otros días, incluso hagamos locuras, y más que excitarlo a el…….me excites a mí …..tu sabes que soy muy visual y me excita ver…..y si te veo atrevida y provocativa, puedes estar segura que me tendrás bastante empalmado mi amor……..no tienes idea del gusto que me daría ver sus reacciones de no poder hacer nada, y así mismo, te des cuenta, de que el no necesita más que una señal tuya para llevarte a la cama!…….pero como te digo, quiero que al que excites sea a mí, para que al terminar, nos vayamos tu y yo a hacer el amor a un Hotel, donde ambos sabemos que el simple lugar, ya es morboso de por si…..y ahí, tengamos una noche sexual loca……recordando todo y fantaseando todo……en tanto nos damos un gustazo haciendo el amor tu y yo……hasta rebasar la línea y coger como locos!!!!

-Eso quieres mi amor?………pero…….te…..te has puesto a pensar si algo saliera mal?……te has puesto a pensar si algo se nos saliera de control?…..Ya te dije la noche pasada que en el juego, algo puede salir mal y ……..que haríamos?

-Pues chiquita……….como vamos a saberlo?…….pues atreviéndonos no crees?……además……si algo sale mal…….creo que no sería tan malo no crees?’……finalmente el aparte de ser hombre……creo que es tu amigo no?……y un verdadero amigo……lo demostrará siendo caballerosamente discreto.

-¿Eso significa………que…….si algo sale mal…….en realidad…..no sería tan malo……..o ….o que tratas de decirme cuando dices que si algo sale mal……..con el no sería malo?-

-¡No lo tengo claro mi amor! Solo sé que me pone muy cachondo verte en una situación comprometedora, ………pero……si quieres saber más de mis fantasías, tendrás que averiguarlo cariño, que ya te he dado más información de la que hubiera imaginado, y ahora ya sabes porque no puedo quitarme esa idea de mi mente…….me estoy excitando y además, se me hace tarde……tengo que ir a mi trabajo, nos vamos?- se puso de pie, fue al baño a lavarse los dientes y al tomar sus cosas solo me dijo que me llevaba al trabajo y que me esperaba afuera en el auto.

Mi esposo se fue a trabajar después de dejarme en mi trabajo, pero las palabras de mi esposo, rondaban en mi mente a cada momento. Se llegó esa noche y, estábamos cenando en casa y sin aún mover nada, recibí un mensaje de Alfredo a mi celular. Al leerlo enfrente de mi esposo, note un rostro entre enojado y dudoso: el mensaje decía: “Diana, te informo que mañana, firmaré un importante contrato, con el cual, tendremos trabajo para muchos meses”. Eso hay que celebrarlo a la brevedad!!!!. Te dejo que organices el plan pero si puedes avisarme a la brevedad para no perder más tiempo”.

El mensaje lo leí tal cual, porque afortunadamente, no traía nada comprometedor, y por el contrario, se veía muy institucional. Solo por eso me atreví a leérselo a mi esposo ehhh.

-Como ves mi amor? Tu qué harías?- Le pregunte a mi esposo para que no se sintiera desplazado.

-uhmmmmm………mañana es viernes…….es quincena por cierto verdad?…………pues pudieres proponer que ……les invite una comida a sus trabajadores y en tu caso, como su mano derecha, que …….nos vayamos de copas?- En cuanto dijo eso, tomo su vaso para darle un sorbo prolongado y pararse de la mesa, dándome la espalda, para ir a la barra y servirse más jugo.

Yo me quede con los ojos abiertos, el vaso a medio camino a mi boca, sorprendida por su comentario!. No dije nada, y solo esperé que regresara a la mesa. Me dejo impactada…….tenia bien claro lo que habíamos platicado antes y ahora, me lo estaba reafirmando!!……Que debía hacer yo???

Al sentarse mi esposo, y dando un trago más a su jugo, me preguntó: -Ves bien mi propuesta o tienes algo más en mente?….Yo lo comento porque si es un contrato jugoso, creo que todos los trabajadores deben ser partícipes de ese éxito no crees? …….creo que esa noticia los motivaría aún más!!…….y en tu caso, pues, tú has sido pieza importante en el crecimiento de la empresa, y creo que eso amerita no solo una comida, sino un brindis-

Sin palabras que decirle, me pare de la mesa y llevando conmigo los vasos a la cocina, hice más tiempo para meditar aún más sus palabras y mi respuesta. Regrese y sentándome solo le comenté a mi esposo: – Ok, le propondré tu idea….ahora le mando el mensaje, y espero lo que diga.- Le di la jugada para que estuviera consiente de que la idea, había salido de mi esposo y no de mí.

Sin más, ahí frente a mi esposo, le mande el mensaje a Alfredo desde mi celular, sabiendo que mi esposo quería estar presente: “Muchas felicidades!. Te lo mereces y creo que tus trabajadores también son parte importante de este proyecto. Porque no los invitas mañana a comer y ahí les das la noticia?…….en mi caso, estaré con mi esposo porque me invito unas copas en la noche……a menos que quieras alcanzarnos y ahí, brindamos los tres…….tal vez una noche de copas, como ves?- Este texto ya no se lo leí a mi esposo y solo le dije que le mande lo que había propuesto respecto a los trabajadores.

Alfredo no tardo nada en contestar: -“Excelente propuesta!!….la comida para los trabajadores es buena idea……creo que merecen ser considerados verdad?….. y la idea de alcanzarte con tu esposo para brindar, me encanta la idea, los alcanzo a ustedes y ahí, creo que si amerita una noche de copas……una noche….loca!”-

Sin más, le leí parte del mensaje a mi esposo:-“Ok que le parece bien la idea, y que tú digas, donde nos vemos mañana y él nos alcanza”-

Como nunca, vi un brillo enorme en los ojos de mi esposo y una muy leve pero dibujada sonrisa en su rostro, lo cual trató de ocultar, simulando que bostezaba y se paraba a la cocina!. Que significa ello??…..No supe ni quise preguntar, y solo me puse de pie para beber lo último de mi vaso.

A la distancia, escuche que mi esposo me decía -Ok está bien, dile que mañana le decimos para ver donde conviene…..o si el conoce algún lugar, que es bienvenida su propuesta-.   De mí, solo recibió un ok.

Sin decir nada y apareciendo un silencio inaudito, nos fuimos a la recamara. Ambos nos acostamos y sin decir nada, quedamos de frente el uno al otro. Nos vimos, sin decir más, nos besamos intensamente, tanto así, que sin decir más, terminamos teniendo un polvo igualmente intenso. Más que tener sexo, hicimos el amor….muy relajado, besos y una sola posición.

Finalmente amaneció y nos alistamos para salir ambos, cada quien a su trabajo y nos preparamos para la velada que suponía habría de ser de buen nivel, como en otras anteriores ocasiones que había ido con él a brindis.

Mi esposo en su trabajo, yo en el mío, y Alfredo en su negociación. A eso de las 11 am, recibí la llamada de Alfredo, para avisarme que notificara a los trabajadores, que ese día, las actividades se cerraban a la 1:30 pm, y que los citara en el Restaurant Bar “Fiesta Latina” a las 2 pm. Sobre la reunión de nosotros, no dijo nada y eso me mortificó más. Sin embargo, de inmediato llamé al personal y les transmití el mensaje de Alfredo, y todos felices, pararon sus actividades para irse al lugar citado. Me preguntaron si yo me iba con ellos a lo que les dije que en mi caso había pedido el día desde antes y que ya tenía planeado irme antes de la hora de salida. Así fue y llegada la hora, el personal comenzó a retirarse y yo comencé a cerrar la puerta del taller. Sin embargo me sentía intranquila……Alfredo no me mandaba nada ni me decía que plan con nosotros. Así me tuvo en suspenso cerca de hora y media más. Finalmente cuando recibí un mensaje. Era Alfredo:-“Dianita, te parece si le dices a tu esposo, que te lleve al Bar de mi amigo?….tú sabes cuál verdad?…….ahí los alcanzo más tarde, te parece?- Apenas leer ese mensaje, mi cuquita dio un brinco natural como antes no lo había hecho. Algo presentía y me puso realmente nerviosa pero también excitada!

Tratando de calmar mis ansías, fui por mis hijos a la escuela, y desde ahí llame a mi hermana, para pedirle que me aceptara esa noche a mis hijos. Mi hermana gustosa aceptó y sin esperar más, apenas salieron de la escuela mis hijos, nos fuimos a nuestra casa para que se prepararan su equipaje para ese fin de semana. Al tener mis hijos sus cosas listas, de inmediato se subieron a mi camioneta y nos dirigimos con mi hermana, y para calmar mis ansias, me quede un momento platicando con ella.

Eran ya las 5 pm. Le mande un mensaje a mi esposo del lugar que propuso Alfredo, y mi esposo sin chistar, acepto de inmediato, pero su respuesta no solo fue un “estoy de acuerdo”, sino que mandó un segundo mensaje, diciéndome: -“Mi amor, no sé qué vayas a hacer hoy, pero hoy, más que nunca, quiero que te prepares para que juntos hagamos una noche sumamente especial…….tu sabes lo que me excita, yo sé lo que tienes, y no quiero que te sientas limitada por mi hoy…….por el contario…….quiero que hoy me demuestres porque eres mi esposa y porque eres capaz de seducirme y motivarme”-

No necesité preguntar más…..yo sabía todo lo que tenía que hacer!, Solo le contesté con un emoticons de carita sonrojada y otra con un beso.

Para ello me despedí de mi hermana, encargándoles a mis hijos y partí rumbo a mi casa. Sin esperar a más, me fui directo a la ducha, donde lo primero que hice, fue dejar que mi cuerpo de humedeciera y procedí a depilarme absolutamente todaaaa. Sobre mi piel no había vello alguno!. Me sentía ahora si, absolutamente desnuda. De inmediato, procedí a maquillarme muy hermosa, como si fuera a una cena de gala, y sin esperar a más, me enfunde en un micro vestido blanco de tirantitos y un amplio escote al frente, tan entallado que ni un pliegue se notaba sobre mi cuerpo y tal parecía que estaba literalmente pintado a mi piel. Una brevísima tanga que apenas si cubría mi intimidad pero por lo entallado que me quedaba, si dejaba entrever unas ligeras tiritas que rondaban mi cadera, y para cerrar con broche de oro…..una zapatillas altísimas y una cadenita de oro sobre mi tobillo, haciendo resaltar el atractivo de mis piernas. A pesar de ello, no me vía nada vulgar y por el contrario, muy seductora. Como notarán……no llevaba sostén!…..indudablemente……verme era desearme!!!

En cuanto llegó mi esposo por mí, solo opté por ponerme una gabardina negra que impedía ver cómo iba vestida. Mi esposo al verme, solo me dio un beso pero nunca pregunto que llevaba debajo. En el camino, platicamos de mil temas, como tratando de restarle importancia al momento, aunque tal vez por dentro, ambos íbamos muy nerviosos de lo que esa noche podría pasar.

En cuanto llegamos al Bar del amigo de Alfredo, el dueño nos reconoció de inmediato, pero no hizo ninguna mención…..desconozco si Alfredo le haya llamado o le haya adelantado algo. No quise tampoco investigar más.

El Lugar ya estaba lleno, y el espectáculo incluyó un monólogo bastante bien montado y un número con un grupo de música típicamente alegre, que más tarde apoyó de fondo a la pista de baile. El Bar, parece una plaza de toros, con diferentes niveles e incluso algunos sitios imitando palcos y en el centro la pista, de forma tal que había desniveles. A nosotros nos colocaron en un lugar muy privado, muy discreto y en un nivel un poco arriba de los demás, por lo que, con el juego de luces, no éramos muy evidentes pero nosotros si teníamos la mejor vista, ya que desde que llegamos, el mesero nos reconoció y el mismo dueño del lugar, nos recibió y fue quien nos dirigió a ese lugar.

La noche transcurría tranquila entre diálogos superficiales para pasar el tiempo entre mi esposo y yo, en lo que bebíamos esa botella de whisky. Fue como a las 10 de la noche, entonces cuando a la distancia, vimos que llegó Alfredo. Ambos nos quedamos en silencio. No quisimos decir nada ni mover nada. Solo tomamos nuestro vaso y dimos un gran trago de whisky, lo que hizo que el mesero se acercara a prepararnos otro vaso.

Alfredo de inmediato fue a saludar a su amigo y estuvieron un breve tiempo platicando y de pronto la sangre se me heló, al ver como volteó hacia donde estábamos nosotros, y con su vaso en la mano, comenzó a caminar entre la multitud hacia muestra mesa.

Hasta ese momento ni mi esposo ni yo sabíamos que hacer. El silencio se apoderó de nosotros, esperando que Alfredo llegara a la mesa. Y cuando así se dio, Alfredo llegó hacia mí, y me extendió su mano para saludarme, pero aprovecho para agacharse a darme un beso en la mejilla muy cortésmente; De inmediato se dirigió a mi esposo y extendiéndole la mano, lo saludo. Sin dirigir más la palabra, se sentó a mi lado izquierdo en tanto mi esposo, estaba a mi lado derecho. Como para romper el hielo, alzó el brazo con su bebida y dando el brindis, bebimos el contenido de nuestros vasos. Alfredo tomo la palabra y comenzó las preguntas de rigor, que como estábamos, como nos había ido, como cerrábamos la semana, y a mí, como habían tomado la noticia los trabajadores, y de ahí, aprovecho para informarnos del proyecto recién firmado, y comenzó a darnos detalles de todo lo que ello implicaba, y ello sirvió para extender la plática, romper el hielo y generar plática con mi esposo.

Pensaba que yo estaba manejando la situación, pero cuando los comencé a ver que estaban ya platicando más entre ellos y comenzando a beber más desinhibidamente, supe que en realidad ellos estaban teniendo el control del momento.

No sabía si me arrepentiría de lo que pudiere darse esa noche o no, pero al paso del tiempo, el hielo se había roto un poco más y ya nuestro ambiente era más animado. Mi esposo más abierto y Alfredo, pues no le quedaba más que mostrarse ligero. Ahora no había lugar para dar marcha atrás.

Estaban dando ya las 12 de la noche, y se agotó la botella de Whisky, por lo que Alfredo hizo una seña al mesero, y al acercarse éste, comenzó a platicar con Alfredo, momento en que mi esposo aprovecho para dirigirse a mí y con un aire sensual que yo bien le conocía se acercó a mi oído y me susurró:

-Estas hermosa mi amor………no te has quitado para nada ese abrigo ehhh……eso me hace pensar que vienes muy inquietante ehhhh!……..pero sabes que me gustaría?……….que ahorita que quieras ir al servicio, no nos digas nada, y solo te quites el abrigo y vayas………pero allá adentro, me gustaría que te quites la tanguita que seguramente traes puesta; Quiero admirar a mi mujer……quiero que me tengas empalmado de solo saber que no traes nada abajo………quiero que me hagas sentir desde ahorita, que tendrás hoy una noche llena de verga!! (mi esposo ya mostraba que no estaba en su juicio por el lenguaje que comenzaba a manejar y como arrastraba su lengua me indicaba que estaba ya con el alcohol en la sangre), y que tu tanguita ya no te hará falta-. Me dio un suave beso y se regresó hacia el mesero quien para ese momento le estaba ya sirviendo un nuevo vaso de whisky.

Allí me quedé desconcertada y algo nerviosa, con una sonrisa dibujada pero falsa, para dar otra apariencia, pero en realidad, estaba desconcertada y muy nerviosa, sobre todo porque Alfredo a cada momento, me lanzaba miradas coquetas y cuando mi esposo se distraía, me guiñaba el ojo, o incluso por debajo de la mesa, me rozaba la gabardina. Todo ello, intenté ocultar hablando de otros temas, pero era imposible distraerme de lo que realmente estaba sucediendo entonces, sobre todo porque al igual que ellos, yo comenzaba a sentirme algo mareada, motivada o desinhibida.

Al cabo de unos minutos, no pude evitarlo, y tuve necesidad de ir al sanitario…….estaba levantándome, cuando mi esposo se dio cuenta, pero sin decirme nada, me guiño el ojo, y recordé su recomendación. Ahí, en medio de los dos, me puse de pie y sin ponerles atención, como minimizando la importancia, me fui desabrochando la gabardina, y al abrirla y dejarla sobre mi silla, voltee a ver a mi esposo, quien sin palabras, con los ojos y la boca enteramente abiertos, quedó hipnotizado. Le sonreí y con mi mano, le toque la barbilla, dándole una leve caricia. No quise voltear a ver a Alfredo para no evidenciarlo, aunque sabía que estaría impactado también, y limitado para decirme o verme todo lo que el quisiera por la presencia de mi esposo, pero me di la vuelta y con lentitud pero con seguridad, me dirigí al sanitario ( ya no necesitaba preguntar porque conocía el lugar).

Ya en el sanitario, me metí a un privado y ahí hice pis, pero me detuve más de lo debido, porque justo me llegó un mensaje a mi celular. Era Alfredo:-“Pero que bellísima te ves ahora Dianita!!!. No sé si me estas poniendo a prueba o no, pero, no te aseguro quedarme quieto…….créeme que no respondo de mi ehhh”-

Ese mensaje me puso más nerviosa. Concluí de hacer pis, y me puse de pie, y estando un momento así, solo alce mi pierna para retirar mi tanga. Estaba absolutamente desnuda y mi cuerpo delataba la falta de sostén, mis pezones muy marcados y debajo, no había marca de ninguna prenda……… salí rumbo a la mesa apretando fuertemente mi mano donde llevaba mi tanguita bien envuelta.

Para ese momento, el ambiente estaba ya muy prendido y ya algunas parejas habían salido a bailar y se movían por la pista, haciendo que mi visión fuese confusa. No estaban lejos pero a veces me perdía entre los movimientos de la gente.

Finalmente llegue a mi mesa y mi esposo no me quitaba la mirada de encima, como si estuviera a la expectativa o tratando de darse cuenta que en efecto no traía nada abajo. Alfredo, por su cuenta, se puso de pie y se fue directo a la barra, momento en que mi esposo aprovecho para decirme al oído:-“Mi amor, no sé qué decirte!…….nunca imagine que vestirías así……..no digo que te veas mal……..solo digo que nunca imagine que te atreverías a tanto ehhhh……..pero te ves hermosísima!……me has dejado impactado en verdad…….Me dejas sin palabras……..me tienes sumamente prendido…….nervioso……contrariado……..pero quiero que sepas que me ha gustado mucho verte vestida así………..y creo que a tu amigo también porque en cuanto fuiste al baño, no pudo contenerse y no dejo de mirarte hasta que te perdiste entre la gente!!!….- Cuando me dijo eso mi esposo, yo ya lo sabía……Alfredo me lo había dicho por medio del mensaje!!

Después de algunos minutos, llegó Alfredo a la mesa. Detrás de él, venía el mesero, pero traía en una charola, tres vasos con whisky. En cuanto los vi, algo paso por mi mente. Porque no nos sirvió del whisky de la botella que teníamos en la mesa??. En ese momento supe que esos vasos, ya venían preparados con la especialidad de la casa!!

Mi esposo ni cuenta se dio y en lo que el mesero ponía esos vasos en la mesa, Alfredo aprovecho un instante, para decirme al oído:-“Dianita, esta noche, que sea una noche loca!”-

En cuanto se retiró el mesero, Alfredo tomo el vaso y elevándolo solo dijo: “Mis amigos…..quiero brindar por el éxito hoy logrado…….quiero que bebamos este vaso, de un solo trago, porque bien amerita, que disfrutemos hoy”.

Yo con dudas, pero excitada a la vez, sabía lo que ello implicaba. Mi esposo, en cambio, desconociendo lo que ese vaso podría contener, lo tomo y mirándome, me dio la señal de que tomara el vaso también. No lo dude ya en ese momento. Los tres levantamos los vasos, y tras un largo “Saluuuuddddd”…..nos bebimos todo lo que tenían esos vasos.

En ese momento, Alfredo se paró para ir al sanitario y mi esposo me tomo de la mano para sacarme a bailar. Ya en la pista, y yo con mi mano cerrada, le dije:

-“Recuerdas lo que me pediste?”-

-“hummmmmmm……….recuérdame mi amor!”-

Y sin decirle más a mi esposo, solo le tome de la mano y abriéndola, le deposite mi tanguita en su mano. Mi esposo al sentir eso, bajo su mirada, abrió su mano y descubrió mi regalo. Levantó su mirada, sin decir nada, se me quedo viendo y me dio un beso enorme, que le correspondí sinceramente.

En eso vi que Alfredo llegó y se santo en la mesa y no me quitaba la mirada de encima. Estaba dicho que estaba dándose un gustazo con solo verme a detalle.

Mi esposo estaba empalmado, lo vi y sentí por el constante roce de su entrepierna y la mía. Finalmente termino la canción, y nos fuimos a sentar. Justo en ello, pusieron una canción que me vuelve loca y sin pensarlo, comencé a cantarla y a moverme, pero mi esposo no hizo mucho por seguirme o pararse a bailar nuevamente conmigo, y ese momento, tome mi vaso de whisky y levantándolo les dije que brindáramos- Saluddd!- Y en cuanto dimos el trago, Alfredo se puso de píe, y sin decir nada, me tomo de la mano, para sacarme a bailar, y llevarme así, hasta la pista.

La pista se llenó nuevamente, haciéndonos un poco hacia atrás casi arrinconándonos al final de la pista, pero desde ahí lograba ver a mi esposo, que sin más, no me quitaba la mirada de encima. Yo sabía que estaba espectacular, con aquel vestido ceñido al cuerpo, aquellos tacones  que me alzaban la figura y mis pechos que eran para hipnotizar a cualquiera. Recordé que además me había quitado la tanguita haciendo que mi culo destacara mucho más. ¿Acaso lo habría notado Alfredo ya? Imaginé que ya Alfredo, estaría echándome un ojo, y seguramente deseándome brutalmente. Volví a quedar de frente a donde estaba sentado mi esposo, y lo noté que incluso ahora, se había puesto de pie, con el vaso en su mano, y viéndome con detalle, como si no quisiera perderme de vista. Quise ponerlo nervioso y me acerque a Alfredo para hablar de trivialidades y decírselas cerca de su oído por el alto volumen de la música. A lo que lógicamente mi esposo desde donde estaba, ni sabía que platicábamos pero si me vería seguramente untada a Alfredo y muy cerca de su rostro! Esas imágenes son tan sensuales como provocativas y a todo hombre le gusta sentirse incomodo ante una situación así. Mi esposo dio muestras de ello, ya que en lo que yo le decía a Alfredo, algunas trivialidades en el oído, mi esposo, no dejaba de verme a la distancia y bebía con mayor velocidad su copa.

El juego se había vuelto picante y peligroso. La mezcla de morbo y celos que le provocaban a mi esposo, por la situación era incomparable con nada que había sentido antes. Me estaba excitando y mucho!

No me di cuenta que la pista quedo totalmente llena, y noté que mi esposo, intentaba simular su vista cada vez que nos buscaba entre las parejas de la pista; Nos veía juntos, tocándonos, las manos de él sobre mí, las manos mías sobre él. Parecía que estábamos disfrutando, en tanto nos hablábamos al oído, ¡podía vernos!. Los celos lo mataban, ¿o era placer?. Esa era siempre mi duda, pero en ese momento caí en cuenta de algo……..si fueran celos contundentes, primero no hubiera permitido siquiera ir donde estuviera Alfredo…….menos aún proponerme vestir como iba el día de hoy. El silencio de mi esposo, el brillo en sus ojos al verme, eran más que claros………mi esposo se excita tan solo de verme con mi amigo y siente placer verme en brazos de el mismo, y su fantasía, lo había llevado a poder ver más de cerca, algo que hasta entonces solo se imaginaba. En ese momento vi las cosas de otra forma!

El sonido, el ambiente y el juego de luces, estaba a lo máximo. De pronto, sin saber cuándo, una distracción me hizo perder de vista a mi marido. Alfredo aprovecho un instante de oscuridad en la pista y el alejamiento de la mirada de mi esposo, para hacerme subir las escaleras hacia el segundo piso de ese bar.

Me deje llevar, y los nervios me comían…..nunca había estado en una situación como éstas, donde mi esposo esta tan cerca de mí, viéndome, y siendo testigo de mi cercanía con mi amigo.

No sabía qué hacer. Alfredo solo me tomo de la cintura, y plantándome un enorme beso en la boca, me hizo perder la noción, y sin más, solo me dijo al oído:-“Dianita, hoy vienes súper hermosa,…….no sé qué este pasando ni que piense tu marido, pero no me importa…….estoy decidido a todo esta noche contigo……..con o sin tu esposo aquí, hoy te voy a dar una cogida, que querrás no despedirte!. Es más…….se me ocurre que cuando nos vayamos a despedir, voy a pedir al mesero que nos tome algunas fotografías, y tú vas a posar muy sensual para mi…..que tu esposo vea que otro hombre toca a su mujer………también te sacaremos fotos con tu esposo para que no diga nada, pero con él, te mostraras normal………..-

En cuanto me dijo eso Alfredo, no supe que decir, solo me tomo del talle, bajamos las escaleras y ahí note que mi esposo estaba deambulando entre la pista, seguramente ya estaba buscándome, aun cuando no fue más que un par de minutos, los que nos perdimos de su vista.

Casi estuve a punto de entrar al lavabo de señoras pero no quería alarmar a nadie y menos aún hacer el ridículo, como para disfrazar un poco la situación.

Mi mente volaba a mil por hora; ¿cuánto tiempo había pasado desde que me atrapo Alfredo? Ya dentro del baño, recibí un mensaje. Era de mi esposo:-Donde estas mi amor?……..de seguro estarás por ahí mamando una la verga, como una Puta…..eso eres…… mi esposa y una puta!

Nunca había oído a mi esposo decirme eso y me tenía sorprendida, pero ya el alcohol dentro de su cuerpo y lo morboso del asunto lo justificaba y más que enojarme, hasta me sacó una sonrisita……Casi tropiezo pero me tranquilizo al seguir leyendo: -“jajaja no te preocupes mi amor….. tu amigo está aquí y preguntando también por ti”-.

-Cariño, ¡Estoy en el sanitario! ¿Estás bien?-

-¿Estoy bien, pero dónde estabas? Te estuve buscando – me envió otro mensaje

– bailando con Alfredo y no digas que no me viste porque estuve observando que no me quitabas los ojos de encima-

-Pero eso fue hace tiempo-. Protestó con torpeza.

– ya sabes que el baño de las mujeres hay mucha gente, …..Quieres venir por mí?? ¿Algún problema?-

-No me avisaste nada, y te fuiste con tu amigo ehhh!”-

-Me estuviste viendo ehh!…….o ya no te gusto verme con él??…..si quieres, ahorita me siento, me pongo mi gabardina o mejor aún…..ya nos vamos ehh-

– no supuse que desaparecerías con él-

-El juego no proponía que fueras testigo ¿Verdad?-.

Desarmado de argumentos y derrotado con sus propias dudas, asimilé la situación de mi esposo, buscando tranquilidad y decidí esperar a volver con él, para cerrar el tema.

A pesar que lo ocurrido se me había escapado de las manos, al menos ahora tenía derecho a preguntar directamente.

No fue necesario acudir a ninguna fórmula para volver al tema, apenas llegue a la mesa, donde en efecto estaba Alfredo y mi esposo platicando. Entonces me acerque al oído de mi esposo, y solo le dije:

-Como te dije, fue un éxito porque desde un principio no dejó de mirarme el culo y no te voy a negar que me dijo muchos piropos pero todos muy respetuosos ehhh…..lo que quiero comentarte y a lo mejor ya te lo dijo a ti, que viene contento de la firma de ese nuevo proyecto, pero que quiere detallar algunos puntos conmigo, y aunque ahorita estamos celebrando, que ……….que ojala cuando nos vayamos, permitas que él me lleve a casa aunque tu vayas detrás de nosotros, porque quiere irme dando unas instrucciones para el lunes- Me mostré resuelta, audaz y morbosamente atractiva, ya que le metí mi lengua en el oído de mi esposo, excitándolo más de lo que ya estaba.

Entonces, movido por un irrefrenable alud mezcla de celos y deseo imperioso, mi esposo quedo en silencio, y sin decirme nada, nos pusimos de pie como si fuéramos a bailar pero mi esposo, me empujó contra la pared y se abalanzó sobre mí como un poseso, besándome el cuello y la boca. Dado que estábamos como dije, en un lugar muy privado u oscuro, aprovecho la ocasión para darme un leve jalón de mi vestido por los hombros, provocando que las tiritas de mi vestido, se escurrieran y cayeran sobre mis hombros, dejando un escote tan pronunciado que solo verme, parecía que estaba desnuda. Mis pezones estaban sumamente endurecidos clamando por una boca que los probara ya!.

Pegada así en ese rincón privado, mi espalda a la pared y mi esposo de espaldas a la pista, pudo notar que Alfredo se paró y dijo que iba al baño. Estábamos en pleno agasajo ahí solos, y sinceramente, mi esposo y yo, estábamos ya muy excitados; las manos de mi esposo no dejaban de tocarme toda y su boca de recorrer mi piel, momento en que mi esposo, extrajo su verga totalmente erecta y pude atraparle en una de mis manos para acariciarla, y la mano de mi esposo, tocaba mi culo por encima de la minifalda.

.Ahhh…ohh…asi…así…me gusta…….te ves muy puta mi amor……me tienes loco……me está gustando lo que veo- Mi esposo envuelto en un ardiente deseo, gozaba pero sus palabras dando muestras de que todos estábamos gozando.

Entre espasmos de placer súbito y casi momentáneo, pude ver que venía Alfredo y detrás de él, el mesero, por lo que pude retirar un poco a mi esposo diciéndole que venía gente. No me di cuenta ni me dio tiempo de arreglar las tiritas de mi minifalda que estaban caídas sobre mis hombros dejándolos muy sensuales.

Apenas llegó Alfredo pero con el Mesero: -“Nos puedes tomar unas fotos por favor?-

Y sin decir más, se acercó a mí y a mi esposo, que aún jadeaba pronunciadamente, y nos dijo que nos tomarían unas fotos. El alcohol, la excitación y el momento, nos tenía a todos en llamas. Me puse en medio de los dos, pero Alfredo de inmediato, se colocó detrás de mí, y me enrollo con sus brazos sobre mi cintura, más bien tirando mis caderas hacia las suyas y apretándome contra el mismo. Yo lo único que hice, fue tomar de la mano a mi esposo, en lo que sentía como la hombría de Alfredo, me rozaba por completo mis caderas por detrás. En una de las fotos, no hice mucho, pero sentí como la mano de Alfredo, estaba posada encima de mis caderas, de forma tal que seguro la fotografía había captado el momento en que su mano estaba más por debajo de lo permitido y otro de sus manos, mucho más arriba de mi cintura casi sosteniendo la base de uno de mis senos. Las fotos comenzaron a tomarse en grandes cantidades, y en un momento dado, mi esposo me soltó la mano y se hizo a un lado en lo que el mesero seguía tomando más y más fotos. Mi esposo sentado y mirándome, y yo con mi amigo, abrazándome, adoptando poses, mismas que fueron subiendo de tono al grado de que hubo varias de esas fotos sumamente sugerentes, ya que en algunas, Alfredo estaba sentado, y sus manos enrollándome pero de las caderas, lo que hacía que sus manos estuvieran totalmente postradas sobre mis nalgas, y en otras más, me hacía sentarse en sus piernas. Otras más, totalmente detrás de mí, y ambas manos enrollándome por la cintura, en lo que mis manos elevadas hacia atrás, enrollando su cabeza, y nuestros cuerpos sumamente pegados!!. Yo estaba que escurría de placer, por tanto morbo y la mirada de mi esposo, entre perdida por el alcohol y lo morboso y excitante del momento.

La foto más atrevida, pero creo que ya estábamos desatados, fue cuando totalmente de frente el uno del otro, y abrazados, me tenía con su mano derecha, como abrazada por la axila, pero sus dedos, tocaban mi seno, lo cual se ocultaba por mi brazo mismo, y con la mano izquierda, de plano, encima de toda mi nalga aprovechando que ese ángulo, mi esposo no tenía visibilidad!!. Nuestras mejillas absolutamente pegadas y aunque ambos mirando a la cámara, nuestro aliento se percibía muy muy cerca.

Apenas terminamos esas fotos y Alfredo sin soltarme de la cintura, pago la cuenta, sin esperar a que mi esposo aportara algo, aunque mi esposo, baste decir, estaba ya más borracho que nosotros. Y sin soltarme de la cintura, Alfredo, tomo mi gabardina y dándosela a mi esposo para que él se la llevara, le dijo a mi esposo que ya nos retirábamos. Así, yo sin mi abrigo, mi amigo Alfredo llevándome de la cintura y mi esposo por delante caminando con mi gabardina en sus manos, nos retiramos.

Apenas salimos, pedimos los autos, y sin decir más, Alfredo le dijo a mi esposo que él me llevaba a la casa porque quería darme unas instrucciones para el lunes y que nos fuéramos juntos.

Mi esposo con un poco más de lucidez, se acercó y nos cambió la jugada:

-“Noooooo…….no los sigo……..Alfredo quiero hablar contigo!:-

Baste decir que realmente los tres ya estábamos muy tomados. Yo pensé lo peor, pero cuando los vi alejar, no paso más de 4 minutos, cuando regresaron. Alfredo tomo su celular y me dijo que me tomaría unas fotos con mi esposo. Entonces mi esposo, se me acercó y sentí que quiso imitar las poses que vio adentro cuando nos tomaron las fotos, pero nunca segundas partes fueron buenas y nada fuera de lo común. Sin esperarlo o tal vez mi esposo no recordaba que adentro del Bar ya me había tomado varias fotos con Alfredo, me pidió tomarme una foto con Alfredo. Para este momento, Alfredo iba por todo, y yo, …..yo ya quería todo……estaba demasiado excitada y de plano, Alfredo me abrazó por detrás, repegándose todo el paquete en mis caderas, y una de sus manos, casi al nivel de mis senos. El mismo Alfredo pidió otra foto pero ahora, pidió un tipo selfie, indicándole a mi esposo se pusiera adelante, yo en medio y Alfredo atrás de mí. Solo vi el destello de su celular, más no como salió la fotografía. Mi esposo se subió a su auto y se marchó. Yo me quede estupefacta….con los ojos y boca abiertos!…. no sabía que había pasado pero Alfredo sin pedir permiso, volvió a abrazarme y solo me dijo:

-“Tranquila Dianita……..mas no se puede pedir…..sabes que me dijo tu esposo?…….Que te tiene una sorpresa……que él se adelanta y que yo te lleve…..por cierto, quieres ver la última foto?”. Al enseñármela, no cabía en lo que había tomado…..mi esposo casi con los ojos cerrados, yo en medio de los dos y Alfredo detrás de mí, dándome un beso en el cuello!!

Yo no cabía en mi sorpresa, pero no dije nada. Sin embargo si note que Alfredo hacia más tiempo del debido antes de retirarnos de ese lugar. Sin embargo, vi que recibió un mensaje en su celular y sin decirme nada, solo dijo:-Ya vámonos.

Eran ya las 5 de la madrugada, y me hizo subir a su auto y antes de arrancarlo, me dio tremendo beso y sus manos no dejaron de toquetearme toda, logrando prenderme nuevamente. Yo estaba chorreando de tanta excitación por todo lo vivido, y sin arrancar aun el auto, se bajó los pantalones, y ahí en el estacionamiento, me cargo, poniéndome frente a él, sentada dándole la espalda al volante, y sin decir más, me dejo caer, ensartándome su verga hasta el fondo!.

Ohhhhh…..mi cabeza dio un giro de enorme placer y mi cabello se revolvió al sentir tremenda tranca dentro de mí. Yo al sentir eso, me torcí de placer y sus manos bajaron mis tirantes, para comerme las tetas sabrosamente, en lo que comenzó a bombearme muy rico. No me dio tiempo de reclamar nada, de decir nada, de negarme a nada. Y así ensartada, echó a andar el auto, y lo puso en marcha…….eran ya las 5 de la madrugada………..pero sin decirme nada, apenas salimos del estacionamiento tan lentamente como podía el manejar, llevándome en esa posición, y en ese momento, note que se metió a un hotel!!. Ahí me puse loca porque no era ese el plan, pero en tanto me azotaba yo, más placer le daba a Alfredo por mis movimientos bruscos y yo totalmente empalada por mi amigo……después de unos instantes de gemir ambos, él no me dejo y solo me dijo: “Tranquila”.

Llegamos al estacionamiento del Hotel, y ahí continuó cogiéndome en esa posición, para después darme vuelta y dejarme de frente al volante, mirando hacia afuera, y me estaba dando una cogida de alto nivel dentro de su carro y ahí estacionados.

De pronto, me saco su verga y sin metérsela debajo del pantalón, bajo del auto, para irse al lado de mi puerta y abrirme la misma, quedando el de frente a mí, y jalándome levemente mi cabeza, para que mi boca quedara cerca de su verga, situación que no pude evitar, y le propine tremenda mamada ahí, sentada dentro del auto y Alfredo afuera parado. No sé cuánto duramos así, pero nos separamos y me hizo bajar. Me enrollo en sus brazos y me dirigió hacia el interior del Hotel…..entramos y nos fuimos al elevador, y ahí dentro, aunque rápido, me dio unas metiditas más, recargándome de frente a la pared del elevador y medio agachada, para él desde detrás, darme ese mete-saca!. Apenas salimos del elevador, y me llevo a una habitación, donde ahí afuera, me puso contra la pared nuevamente, poniendo mis manos en la pared, las piernas entreabiertas, y por atrás, me la volvía a meter hasta el fondo, haciéndome gemir de gusto. Yo estaba desbocada, sin saber que hacer pero solo gozando. Me hizo desfallecer ahí en el pasillo al tener los dos un orgasmo intenso y conjunto. En cuanto terminamos jadeantes y muy agotados por la posición, reposamos unos segundos, tras lo cual, de pronto, volvió a abrazarme por entre la cintura y caminamos apenas cinco paso, y toco una puerta. Al abrirse, me quede con los ojos abiertos:- Ahí estaba mi esposo!!!!

Que está pasando!!- paso por mi mente, y sin decir nada, solo escuche decir al Alfredo:

-“Mi amigo, apenas recibí tu mensaje como me dijiste, y te traje a tu esposa, sana y salva…….Dianita………disfruten una noche loca…….su noche de copas!!!!.

Y dándome un beso en la mejilla, se despidió de ambos y se marchó, dejándome con mi esposo ahí, en ese Hotel, quien me tomo de la cintura, me metió y apenas cerro la perilla……nos fundimos en una lluvia de besos llenos de excitación!!

Mi esposo y yo, nos duchamos juntos antes de ir a la cama y volvimos a echarnos otro polvo bajo la ducha, jugando una vez más con nuestras fantasías.

Ya en la cama, con la serenidad que deja el sexo después de disfrutarlo a pleno, le pregunté lo que quería saber, aunque en el fondo conocía la respuesta.

      Mi amor…….porque me dejaste sola con él?……no me dijiste nada!!…….no sabía que hacer!! …..me sentí muy enojada contigo…..te marchaste así como así……– para esto, mi esposo en silencio, vi que volteo su mirada hacia un costado de la recamara de ese Hotel, y vi que tenía colocada su cámara de vídeo, y así de espaldas, lo escuche decir, sin responderme nada:

-¿Te lo has cogido mi amor?-

Me giré con sensualidad y determinación hacia mi esposo.

-Si quieres que te responda, tiene un precio mi amor…….que me dejes cogérmelo y lo haré ahora mismo pero, (hice una breve pausa) ¿Estás seguro que quieres saberlo cariño, estás convencido que necesitas conocer lo que ocurrió esta noche?-

-Ohhh mi amorrrrr…….tengo que confesarte que he luchado hoy contra mí mismo, y no he parado de estar sumamente excitado…….me atreví a dejarte sola con él, en lo que venía a reservar esta habitación porque como te lo dije, quiero que esta noche sea una noche loca y hagamos locuras tu y yo solos……no te negare que los nervios me comían…….no he dejado de estar chorreando de lo excitado que me has puesto hoy!!!!……..definitivamente mi amor…….qué pedazo de mujer tengo; maravillosa, sensual y que placer me das mi chiquita………me tienes loco…..así me gustas y así quiero que seas siempre!!!.

Dudé un instante palpitando sus palabras, pero de inmediato supe lo que realmente deseaba.

-Sabes mi amor,………..hoy he disfrutado como nunca………..y sabes??….. si dudas no me importa………….prefiero seguir jugando……. Prefiero que tu mente sea la que imagine todo lo que pudo haber pasado………….y si gustas, jugamos a que yo te confieso que Alfredo me subió a su carro y no pudo evitar tocarme toda y meter un dedo en mi panochita, y me toco toda…….toco a tu mujer todo lo que quiso……. me cogió muy rico y ese hombre me tiene echa toda una puta……….prefiero que sigamos así……….o….tu qué opinas?…-

-Te amo mi amor……..quiero lo que tú quieras……si quieres confesarme lo que viviste hoy…….te escuchare con atención…….si no quieres decirme nada, no te obligaré, pero si quieres que simplemente sigamos con la duda y nuestras mentes se imaginen todo lo que desean……pues también mi amor………te confesaré que hoy me gusto ver todo lo que ví……no puedo negarte que desde que te vi, estuve empapado y empalmado……me sentiste y supiste hacer todo a manera que me provocaste sentimientos encontrados……me gusto ver como estabas con otro hombre……..pero prefiero seguir jugando…….Quieres tú que sigamos así???…..o quieres probar realmente???

(Continuará…)

¿Estas cachond@ despues de leer el relato y quieres porno? CLICK AQUI

Últimos Comentarios Agregados

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR