Relato porno Viaje de ida xxx

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

3.05 / 5 (19 votos)

Viaje de ida

Categoría: Masturbacion Comentarios: 0 Visto: 6590 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 16/09/2013, por: Anonimo

Nuestras vacaciones iban a comenzar y todavía no sabía lo mejor

Las preparamos con alegría , el caribe era algo soñado y sonaba a exótico y candongo.

Playas de fina arena , música , ron y sexo .

Recién casados como estábamos nuestra alegría era infinita pero aquel día justo tuvimos nuestra primera bronca.

Enfadada como estaba subí la primera al avión y nuestros asientos no estaban en la misma fila .

La casualidad hizo que me tocara un mulato a mi lado.

Entablamos conversación porque con mi marido no había diálogo posible.

Cenamos y pusieron una película .Un licor después de la cena sirvió para contar ambos su procedencia.

Era dominicano y allí nos dirigíamos nosotros.

Convinimos en dormir debido al largo trayecto y nos dieron unas mantas.

Me recomendó que me quitara los zapatos para dormir mejor y así lo hice.

Mis pies sintieron un pequeño roce y además continuado.

Pensé que no era voluntario y  abrí los ojos . Me estaba mirando con una sonrisa pícara y rozó aún más mi pie.

Como no lo apartaba la sorpresa vino después.

Una mano sigilosa se deslizó bajo la manta y mi  rodilla estaba siendo atacada.

Nos miramos los dos e hicimos como si nada , me aconsejó cerrar los ojos y así lo hice.

El ruido del avión adormecía pero mi cuerpo estaba alterado por los roces continuos.

Pero los roces terminaron , su hombro vino sobre el mío y sus manos acariciaron de nuevo mis piernas y muslos.

Mi desasosiego era total pero estaba atacada de pánico por la situación con mi vecino y por nuestra riña con mi marido.

Me dejé llevar al final y ahí empezó un festival .

Hundió sus dedos en mi vulva y tomó mi mano e hizo lo propio hundiéndola en su polla.

Era magnífica y él era un experto.

Con cadencia parsimoniosa acarició mis labios y clítoris , existía penumbra pero algo se veía y  no era cuestión de que se notara.

Apreté mis piernas y sus dedos empezaron una danza terrible que acabó con un estertor por mi parte que despertó a alguno.

La calma llegó y su polla estaba impresionante . la masajeé un poco y lo dejé.

Me pidió saber nuestra dirección en la isla y se la dí.

Una vez allí , se hizo el encontradizo y buscamos un encuentro fugaz donde poder retozar.

La playa estaba cerca y la luz de la luna iluminaba lo que podía .

Con pasión desatada lo hicimos y pude comprobar la habilidad que tenía para salir airoso de situaciones .

Lo hizo rápido y me devolvió  a mis cuarteles. Aquella noche no lo hicimos nosotros , tuve que ducharme para que no sintiera que aquello había estado ocupado.

Pero insistió y tuve que dejarme, mis sentidos se ocuparon de poner otra imagen distinta a la que me cubría. Pero la pasión que puse abrazando le extrañó tanto que arranqué de él un grito debido a mis uñas clavadas en su espalda.

Me reprochó la acción y yo le hice un feo y me dormí.

No hubo más pasión entre nosotros ni con el otro.

La libido a mi no me subía y la poca habilidad de mi marido hicieron el resto.

Al regreso nos separamos

 

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR