Relato porno Placer Gay xxx

Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

2.67 / 5 (21 votos)

Placer Gay

Categoría: Gay Comentarios: 1 Visto: 11420 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 17/06/2013, por: Conde Guillermo

   Yo estaba trabajando normalmente, había ido a comprar unos materiales a una casa de construcción; cuando salgo me cruzo con un hombre, poco mas grande que yo, que no ocultaba su homosexualidad, digamos que tenía modales, miradas, caminar, que hacía que uno se imaginara lo que pasaba en él, simplemente cruzamos la vista y no sé a él pero a mí se me movilizaron cosas, resurgieron sensaciones que tenía guardadas; yo tenía tiempo, ya que nadie me esperaba pronto, subí al auto y lo seguí tan  solo mirándolo, miró como invitándome a seguirlo y mi corazón se aceleró; lo dejé caminar un poco, encendí el auto y muy despacio avancé, llegó a la esquina y dobló mirándome nuevamente; hice una cuadra de más como para dar tiempo que se adelante y al retroceder ya se encontraba en la puerta de su departamento, parado, como esperando.    Este Morocho que no era alguien de gran físico, ni atractivo, pero que me generaba deseos que me gustaba volver a sentir; entró en un pasillo, yo frené el auto sin apagarlo unos metros más atrás, esperé, estuve a punto de irme cuando salió a ver si estaba yo,……… y yo ni me había movido, volvió a mirarme estuvo parado brevemente y entró a su departamento.

Avancé hasta la puerta del pasillo, y sin apagar el auto me quedé un minuto más, lo lógico pasó, se asomó y me hizo una seña para que bajara. Detuve el motor, me aseguré de cerrar bien el auto y bajé, creo que me temblaban las piernas, pero las mismas me llevaban por el pasillo, que no tenía mas de 10 metros pero que me parecía eterno, la puerta estaba abierta, y desde ahí veía todo, ya que era un monoambiente chico, mesa, cocina y cama se apreciaban con total claridad. Ingresé y sin decir una palabra nos empezamos a acariciar, sentir sus manos me calentaba y deseaba más tenerlo cerca de mí, me fue desvistiendo y nos empezamos a besar; mi corazón latía a mil por hora pero sentir su piel hacía que yo no pudiera frenar mis reacciones, nos acostamos y después de un buen franeleo, besos por todo el cuerpo, el acercó sus labios a mi pene que ya estaba bien erecto, luego de jugar con él unos minutos se sentó encima y parecía que se lo tragaba con su cola; suavemente me corrió y se acostó boca abajo a mi lado como esperándome; era la primera vez que estaba en mi rol de activo con un hombre, para nada me disgustaba, todo lo contario, estaba tan excitado y mi pene erecto que realmente deseaba penetrarlo, lo hice sin dudarlo y bombeando sin parar desde el primer segundo que dilaté su ano. Él empezó a gemir, primero suavemente pero a medida que mi excitación se hacía piel en mi miembro y éste aumenta su calor y dureza el Morocho casi llegaba a gritar de placer, no pude aguantar mucho hasta acabar (quizás por mis nervios) por lo que en  unos minutos derrame mi semen en su interior
lo que lo hizo reaccionar como si fuera una mujer en pleno orgasmo. Con delicadeza salí y me recosté a su lado, momento en que él se levantó y me puso boca abajo, sin mucho esfuerzo ya que estaba esperando eso; primero jugó con sus labios en mi cola, la que luego de unos segundos abrió y empezó a llenarla de saliva con la lengua, me tomó por las caderas con delicadeza y al tiempo que me levantaba levemente comenzó con una penetración firme como sabiendo muy bien lo que hacía; sentí tanto o más placer que unos minutos antes, jugó conmigo todo lo que quiso, yo no le ponía resistencia alguna y él notaba mi placer. Su bombeo no hacía más que aumentar el tamaño del pene y mi gozo, duró mas que yo hasta que acabó, cuando se recostó a mi lado me dijo;

-Quiero que vuelvas.

-Bueno; le respondí

Con este Morocho nos vimos varias veces, no muchas, creo que era complicado por la distancia y los tiempos; aunque empecé como activo las últimas veces ya era solo pasivo, algo que fue una constante en mi vida homosexual. Si bien reconozco que antes había tenido sexo con hombres mi relación con éste último había sido la que despertó mi sexualidad a pleno y, desde él, ya casi nunca dejé de hacerlo, por más cargo de conciencia que tuviera; a partir de esta relación hay un antes y un después en mi vida, empecé a buscar la posibilidad de estar con un hombre a investigar y a tratar de conocerme, sí eso era posible.

Últimos Comentarios Agregados

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA TEN CITAS Y CONOCE GENTE EN LA MEJOR RED DE CONTACTOS PARA MUJERES Y HOMBRES, PRUEBALO GRATIS!!
X

Reportar relato

eSedo.com - Compra, venta y registro de dominios y proyectos web infos proyecto: relatosporno.com estadísticas para proyecto: relatosporno.com etracker® web controlling en lugar de analisis de archivos log